¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Quién será el primero en superar los 500 km/h y firmar el nuevo récord de velocidad?

    La confirmación de la fabricación del primer ejemplar funcional del nuevo Hennessey Venom F5 anima aún más la carrera por el nuevo récord de velocidad máxima para vehículos de producción. Para el cual tenemos varios candidatos, aunque todavía ninguno ha sido capaz de homologar una velocidad superior a los 500 km/h. ¿Quién llegará primero?

    Ayer nos hacíamos eco de unas recientes declaraciones de John Hennessey que afirmaba que no solo está a pocas semanas de presentar la variante definitiva de su espectacular Hennessey Venom F5, sino que además confirmó que ya han ensamblado el primer ejemplar funcional y definitivo del modelo, que precisamente va a ser empleado para las pruebas de desarrollo de este radical proyecto.

    El objetivo de Hennessey con el Venom F5, un proyecto que fue anunciado hace ya 6 años, no es el de fabricar el hiperdeportivo más caro o espectacular, sino el más rápido del mundo, y para ello ha desarrollado un auténtico misil tierra-tierra con ese único propósito en mente. Concretamente, la meta declarada de Hennessey Performance es que su nuevo deportivo se convierta en el primer modelo de calle capaz de homologar una velocidad máxima superior a los 500 km/h (311 mph).

    Teaser publicado por Hennessey en 2017.

    A pesar de haber sido el primero en declarar dicho objetivo, lo cierto es que la compañía de John Hennessey ha estado a punto de perder esta batalla antes incluso de intentarlo, y además no una, sino en dos ocasiones.

    Como bien sabrán nuestros lectores habituales en los últimos tiempos ha habido dos marcas que han anunciado nuevos récords de velocidad con cifras muy cercanas o superiores a los 500 km/h. Sin embargo, en ambas ocasiones y por muy distintas circunstancias, dichas marcas no han podido ser homologadas, por lo que el récord de velocidad actual continúa en manos del Koenigsegg Agera RS, que en 2017 logró alcanzar 447,24 km/h (277.90 mph) en el tramo entre Pahrump y Las Vegas de la Ruta 160 de Nevada.

    SSC Tuatara

    Precisamente en ese mismo tramo de carretera tuvo lugar el pasado mes de octubre el último y polémico intento de récord, en el que SSC North America afirmó haber alcanzado una media de 508.7 km/h (316.11 mph) con el nuevo SSC Tuatara de 1.774 CV (1.750 hp) y el piloto Oliver Webb al volante. Lamentablemente, a pesar de que la compañía estadounidense había cumplido escrupulosamente con todos los requisitos necesarios para poder homologar el récord, el vídeo presentado como prueba mostraba que el vehículo iba considerablemente más lento que lo anunciado. Esto inició una enorme polémica en la red que se saldó con la negativa de Guinness a verificar el récord e incluso unas declaraciones de la compañía responsable del aparato GPS usado para medir la velocidad en las que se desentendían del intento, alegando que no habían tenido personal durante la prueba y por tanto no eran capaces de verificar cómo había sido calibrado el sistema.

    El SSC Tuatara en Nevada.

    Esto fue un jarro de agua fría para los chicos de SSC North America, quiénes habían realizado un inmenso despliegue de medios que incluían un helicóptero y un jet que hacían las veces de vehículos cámara. La decisión final de la compañía fue olvidarse de este intento y anunciar que en un futuro indeterminado van a repetir la prueba con otros parámetros de supervisión.

    Bugatti

    Desde el relanzamiento de Bugatti por parte del Grupo Volkswagen, el récord de velocidad máxima ha estado indiscutiblemente asociado a los modelos de la marca francesa. El Bugatti Veyron logró alzarse con el récord en dos ocasiones, con el Veyron estándar de 1.001 CV y con el Veyron Super Sport de 1.200 CV, marcando una cifra máxima de 431.07 km/h (267.85 mph).

    Desde el lanzamiento del Bugatti Chiron hemos asistido a la aparición de numerosos informes que afirmaban o desmentían que el nuevo deportivo de 1.500 CV de la marca iba a tratar de recuperar el récord de velocidad. A lo que se sumaron los informes procedentes de Michelin, encargados de realizar unos neumáticos específicos para esta prueba, ya que Bugatti afirmaba que las velocidades que era capaz de alcanzar el Chiron no podían ser soportadas por los neumáticos disponibles en el mercado en ese momento.

    El extraño Bugatti Super Sport 300+ en Ehra-Lessien.

    Como es habitual en la firma de Molsheim, el intento de récord tuvo lugar sin ningún anuncio previo y además con un prototipo de una variante inédita, el espectacular Bugatti Chiron Super Sport 300+, dotado de una nueva configuración de bastidor y aerodinámica que incluye una nueva zona trasera ampliada tipo cola larga y la eliminación del alerón trasero hidráulico. Aunque lo cierto es que los prototipos de desarrollo de la futura variante de producción de modelo sí van a contar con ala trasera.

    Este prototipo del Chiron Super Sport 300+ realizó su intento en el circuito de Ehra-Lessien en 2019 y aunque logró alcanzar 490.84 km/h (304.77 mph), velocidad medida por inspectores del instituto TÜV alemán, el récord no pudo ser homologado porque la compañía realizó solo una pasada al circuito. Para homologar un récord de este tipo es obligatorio realizar dos pasadas seguidas en sentidos opuestos para poder así eliminar la posible ventaja de la inclinación de la pista o el viento. Estas dos pasadas son medidas y luego se toma una media entre ambas, cuya cifra resultante es el récord homologado.

    Según los responsables de Bugatti, debido a la textura del asfalto del trazado de Ehra-Lessien es peligroso realizar pasadas en sentido contrario. De ahí que solo realizaran las pruebas en un solo sentido.

    Koenigsegg Jesko Absolut.

    Estos problemas de Bugatti y SSC North America han permitido que el récord actual continúe en los 447,24 km/h (277.90 mph) marcados por Koenigsegg y que el equipo de John Hennessey siga teniendo oportunidades de ser los primeros en homologar una velocidad máxima superior a los 500 km/h. Porque es conveniente recordar que alcanzar esa velocidad no es sencillo, pero más complejo es poder homologarlo, y los intentos fallidos no pasan a los libros de historia.

    Contrincantes

    Por el momento desconocemos si Bugatti va a volver a realizar un intento de récord con el Chiron, pero SSC North America ya ha confirmado que lo van a intentar de nuevo. A estos se sumarán Hennessey con el nuevo Venom F5 de 1.842 CV (1.817 hp) y Koenigsegg con su nuevo Jesko, que cuenta incluso con una variante especialmente desarrollada para intentar mejorar su propio récord de velocidad máxima, el Koenigsegg Jesko Absolut de 1.622 CV (1.600 hp) que supuestamente cuenta con una velocidad máxima teórica de 532 km/h (330 mph).

    A estos se les pueden añadir nuevas marcas en el futuro, pero por ahora ninguna otra compañía ha expresado deseos de pelear por este récord de velocidad. De la misma manera, ninguno de los interesados ha revelado una posible fecha para un nuevo intento, por lo que nos tocará seguir esperando a que una de estas marcas nos vuelva a sorprender con un nuevo anuncio, por normal general siempre después de haber roto el récord.