¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Referencias para aparcar: trucos para dejar bien el coche a la primera

    Tener referencias para aparcar implica contar con soluciones que nos ayuden a saber cuándo echar marcha atrás, cuando mover el volante, cuando parar y enderezar y, en definitiva, saber dónde o qué debemos mirar para hacer nuestras maniobras. Así será mucho más fácil, rápido y seguro.

    Aparcar el coche es lo que más trabajo suele costar a los conductores, sin importar la experiencia que tengan, y aunque lo hagan siempre con el mismo vehículo. Sin embargo, si contamos con una serie de referencias para aparcar, puntos en los que fijarnos para hacer nuestras maniobras y trucos a los que recurrir, nos será mucho más fácil.

    Y no solo se trata de hacerlo más rápido, sino también de evitar los pequeños choques cuando estamos maniobrando con el vehículo para aparcar, y los posibles arañazos en los paragolpes. Y además, estas referencias para aparcar nos van a servir al hacerlo en línea,en batería y en oblicuo.

    Deja espacio para que se puede entrar y salir del coche y para evitar arañazos.

    Referencias para aparcar: trucos y maniobras clave

    A priori, aparcar marcha atrás debería ser lo más sencillo para todos y por norma general, aunque hay situaciones en las que resulta más fácil hacerlo hacia delante. Y hay conductores a los que no les resulta más sencillo. Por otro lado, aparcar en oblicuo -y en este caso hacia delante- es la maniobra más simple, pero no la más segura. Será en línea, aunque nos cueste algo más, como mejor protegido tendremos nuestro coche de posibles impactos de otros vehículos.

    Referencias para aparcar en línea

    Al aparcar en línea avanzaremos en paralelo al coche que está justo por delante del hueco en el que queremos aparcar y daremos marcha atrás en línea recta. Para hacer el aparcamiento utilizaremos las siguientes referencias:

    • La clave está en parar justo cuando veamos la esquina trasera del coche -el que está justo delante del hueco donde queremos aparcar- desde la ventanilla trasera. Ahí será cuando hagamos el giro completo de volante para entrar en el hueco.
    • También podemos dar marcha atrás hasta que el eje trasero de nuestro coche esté a la altura de la esquina trasera del otro vehículo. En este punto, de nuevo, giraríamos por completo la dirección para entrar en el hueco.
    • Otra opción es girar el volante por completo cuando el morro de nuestro vehículo coincida con el espejo retrovisor del otro coche. A partir de ahí, giraremos para acceder al hueco.

    Optemos por la referencia que optemos, de entre las dos anteriores, la siguiente referencia será para cambiar la dirección del volante y enderezar nuestro vehículo, de modo que quede perfectamente 'encajado' en el hueco que hemos escogido. Pero ¿cuándo tendremos que dejar de dar marcha atrás y mover el volante para enderezar?

    • Cuando veamos, por el retrovisor izquierdo, el faro delantero del vehículo trasero -el más cercano-.
    • O bien, cuando nuestro retrovisor coincida con la parte final del vehículo que está justo por delante de nosotros.
    Comprueba antes de aparcar que hay espacio suficiente para tu coche y mantener distancias de seguridad.

    Después de esta maniobra, utilizando una referencia o la otra, continuaremos marcha atrás hasta antes de tocar con el vehículo trasero. El nuestro ya estará correctamente enderezado y, si corresponde, podemos avanzar en línea recta hacia delante para centrar el vehículo en el hueco que nos corresponde.

    Referencias para aparcar en batería

    En este tipo de aparcamiento tendremos que avanzar hasta colocar nuestro coche en perpendicular a los que ya están aparcados, pero a una distancia de un metro, aproximadamente. Deberíamos alinear la zona final de nuestro paragolpes posterior con el coche que nos quedará a la derecha cuando estemos dentro del hueco que hemos escogido.

    Ahora tendríamos la parte trasera del vehículo 'encarando' de forma directa el hueco en el que vamos a aparcar. Así que solo nos quedaría avanzar hacia atrás con cuidado de no rozar el retrovisor derecho -sobre todo- y haciendo las correcciones necesarias en la dirección para no impactar tampoco con el retrovisor exterior izquierdo.

    Referencias para aparcar en oblicuo

    En este caso, la referencia para aparcar que utilizaremos es colocar el retrovisor de nuestro vehículo -el que más cerca esté de los vehículos cercanos a nuestro aparcamiento- a la altura de la esquina trasera izquierda del coche que nos quedará al lado al aparcar -derecha, si aparcamos a la derecha; izquierda, si aparcamos a la izquierda-.

    Señaliza siempre con el intermitente dónde vas a aparcar y frena progresivamente.

    Habiéndonos colocado de este modo, ahora tocará girar el volante por completo hacia el lado en el que vamos a aparcar y circular marcha atrás vigilando, sobre todo, no rozar con el coche de al lado y controlando la esquina delantera izquierda como referencia.

    Cosas que siempre debes hacer al aparcar

    Cuando vayas a aparcar, frena progresivamente hasta colocarte en la posición de 'inicio' de la maniobra teniendo en cuenta los vehículos que circulan por detrás, y que te vean correctamente. Antes de esto ya deberías haber puesto el intermitente indicando a qué lado vas a aparcar y, por supuesto, deberías estar circulando por el carril más cercano al hueco de aparcamiento.

    Deja hueco. Siempre que aparques, comprueba antes que el vehículo cabe y con espacio de sobra por delante y detrás, o a los lados, para que el resto de vehículos puedan salir y para que lo hagan sus ocupantes. Es decir, para que puedan entrar y salir en el vehículo, o del propio hueco, sin golpearte o arañar tu coche.