¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Según el RACE, los españoles seguiremos utilizando el coche pese al aumento de precios en un 82,4%

    Según el RACE, los españoles seguiremos utilizando el coche pese al aumento de precios en un 82,4%
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    El último estudio del club de automovilistas pregunta a los conductores por temas tan controvertidos como el aumento de los precios, peajes en las autovías, el uso que hacen del vehículo privado y si piensan cambiarlo. Estaremos bastante de acuerdo con ellos.

    El Real Automóvil Club de España (RACE) ha publicado la última oleada de su estudio periódico «Presión impositiva sobre el sector automovilístico», en el que toma la temperatura de la opinión de los conductores. La muestra es de 3.500 personas, suficientemente representativa del censo de conductores.

    En primer lugar, el estudio constata que los encuestados han notado «mucho» y «bastante» el alza de los precios y costes para moverse con sus vehículos, siendo el 95,4% de las respuestas en su conjunto. Solo el 4,1% dijo que lo notó «poco», y el 0,5% dijo que «nada».

    La subida más notoria es la de los combustibles y la electricidad, yendo a continuación el precio del mantenimiento, el coste de asegurar, los recambios, y ya minoritariamente, el impuesto de matriculación (que en realidad no ha subido, sino que se ha congelado medio año). Sobre las causas, lo achacan a la «actualidad política» (43%), el alza de las materias primas (26,2%) y la crisis energética (21,8%).

    Por un lado, el 82,4% de los conductores declaró que va a seguir usando su vehículo privado y afrontando los costes por no tener más remedio, y un notorio 16,5% hará menos uso del mismo por no poder hacer frente al coste. Al 1,1% le da igual.

    Destaca el hecho de que el 83% considera que los impuestos relacionados con el automóvil son excesivos y se consideran hartos. Es más, el 84% está en contra de la implantación de peajes generalizados en autovías y autopistas que actualmente son gratuitas y de la red pública. Este porcentaje va en la línea de la encuesta del año pasado.

    Hay consenso en la finalidad de dichos peajes o «sistema de tarificación», que es el «puro afán recaudatorio» (86,5%), pocos piensan que es por «mejorar la sostenibilidad y el medio ambiente» (8,4%), y menos aún que va a «mejorar la movilidad» de cualquier forma (3%). ¿Y a dónde irá ese dinero? El 65,5% coincide en que será para cualquier cosa que no sea el automóvil.

    En consecuencia, el 68,6% de los encuestados no está dispuesto a pagar esos peajes, por lo que creen que habrá más uso de las vías secundarias (79,2%), aumentará la siniestralidad y las víctimas de tráfico (85,2%), así como un efecto colateral desagradable, aumentarán las primas de los seguros por la mayor tasa de accidentes (73,1%).

    Hay que aprovechar un inciso para recordar que los más de 30.000 millones de euros que pagamos los españoles en impuestos relacionados con el automóvil son capaces de sufragar, sin ningún margen a la duda, la red entera de carreteras, así como su perfecto mantenimiento. Es dinero que, simplemente, se destina a otras cosas.

    Otro tema peliagudo es cambiar de vehículo. En los próximos 12 meses el 42,8% de los encuestados se mueve entre el «probablemente» y el «seguro que sí», mientras que el 46,1% declaró que «no», y el 11,2% lo deja en el genérico «depende», en función de diversos factores como la coyuntura.

    Las opciones mayoritarias de los que sí pretenden cambiar de coche son los híbridos no enchufables (47,5%), diésel (34,6%), híbridos enchufables (33,7%) o gasolina (29,1%). Los eléctricos quedan relegados al quinto puesto, 20%. Esta pregunta se hizo con multirrespuesta, así que podían valorar varias tecnologías a la vez.

    Existe una falta de información percibida por los encuestados, el 36,4%, más de un tercio del total, creen que no tienen conocimiento del estado de la técnica. Más de la mitad se informan principalmente en Internet (56,6%), en medios especializados convencionales (54,9%) y en prensa generalista (49%). A los fabricantes, en general, poco caso se les hace como fuente.

    En definitiva, a las puertas del 2022 los resultados de la encuesta pintan un panorama muy gris, en el que hay que resignarse a seguir pagando impuestos y precios aunque suban, ya que necesitan moverse en coche, y que mantendrán sus vehículos actuales. Si se implantan los peajes, harán todo lo posible por evitarlos, así que ya conocemos el resultado: más heridos graves y más muertos.