¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • El sistema de filtración de aire de Tesla lo convierte en una defensa contra armas biológicas

El sistema de filtración de aire de Tesla lo convierte en una defensa contra armas biológicas

Ya no vamos a decir que Tesla está cambiando el mundo de la automoción. Es una realidad. Sin embargo los americanos no dejan de sorprendernos con nuevos accesorios y sistema de seguridad. Y es que Tesla hará de sus coches verdaderas armas de defensa biológica.

Una gran burbuja de aire contaminado ha sido empleada para las pruebas de calidad de aire

Imaginaros un mudo post apocalíptico. Un mundo tan contaminado donde la vida fuera difícil de concebir. La OMS asegura que la contaminación del aire provoca al año más de tres millones de muertes. Con estos datos en la cabeza el equipo de Tesla ha decidido desarrollar un sistema de filtración de aire que puede competir con las mejores defensas de armas biológicas.

A día de hoy los coches incorporan filtros de aire que son capaces de eliminar y captar gran cantidad de elementos perjudiciales para la salud, como polen, partículas pesadas, e incluso ciertos alérgenos. Pero no parecen ser suficientes para una marca como Tesla, que ha desarrollado un sistema que es capaz de elevar el nivel de filtración varios cientos de veces.

Tomando como base los sistemas de hospitales, centros de seguridad e incluso de la NASA, los ingenieros del fabricante americano han ido un paso más allá, y han logrado desarrollar un sistema de filtración que podría rivalizar con el del Ejército Americano. Las pruebas se han llevado a cabo en condiciones reales, en carreteras de China, donde todos sabemos el alto grado de contaminación existente.

La efectividad del sistema es impresionante. De un aire tóxico pasamos a uno bueno

Pero no parecía suficiente, así que fabricaron una gran burbuja de plástico en cuyo interior situaron un Tesla Model X. Éste tenía que hacer frente a niveles extremos de contaminación, de 1.000 μg por metro cúbico de aire. En este punto hay que tener en cuenta que la EPA segura que una buena calidad del aire no debe superar los 12 μg de partículas contaminantes por metro cúbico de aire.

El resultado salta a la vista. Nada más pulsar el botón de arma de defensa biológica, el sistema de filtración empieza a reducir drásticamente la cantidad de partículas contaminantes hasta situarlas en cero. Es decir que con este equipo podríamos sobrevivir a un ataque militar biológico. Otra cosa es lo que pasaría una vez abriéramos las puertas del coche.

Lo mejor de todo es que no estamos ante una maniobra de marketing o publicidad. Tesla ha desarrollado este sistema para integrarlo realmente en sus coches. No sabemos cómo se medirá esto en los test de seguridad mundial, pero la verdad es que impresiona con solo decirlo. Esperemos que nunca entre en funcionamiento semejante dispositivo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto