¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Tesla pierde calificaciones de seguridad en Model 3/Y por suprimir el radar frontal en EEUU

    Las principales fuentes de calificación en materia de seguridad de los coches nuevos en EEUU no han acogido de buen grado la decisión de Tesla de suprimir el radar frontal en los Model 3 y Model Y en favor de la visión por cámaras.

    Recientemente os contamos la última jugada de Tesla en Estados Unidos, suprimir el radar frontal de los Tesla Model 3 y los Model Y destinados a ese país. De momento, el cambio no afecta a las unidades que se envían a Europa.

    En su lugar, el fabricante ha mantenido las ocho cámaras que generan una imagen de 360 grados alrededor del coche, pero mejorando el tratamiento informatizado de las imágenes mediante redes neuronales. Según Tesla, los coches perciben mejor su entorno y a mayor distancia.

    Pero no coinciden en esa apreciación las principales fuentes en las que el consumidor estadounidense se fija para calificar la seguridad de los vehículos. En primer lugar tenemos a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), que ha modificado la ficha de los nuevos modelos.

    Página web de la NHTSA

    Por ejemplo, en su página web podemos ver cómo para el 2021 Tesla Model 3 (actualmente a la venta) se distinguen dos versiones, «Early Release» (primeras unidades) y «Later Release» (producción a partir de finales de abril).

    Estas últimas no tienen marcado el sistema de aviso de colisión frontal (Forward Collision Warning), ni la frenada automática (Crash Imminent Braking) ni la asistencia a la frenada (Dynamic Brake Support), matizando que es a partir del 27 de abril de 2021, luego no afecta a modelos previos.

    La NHTSA considera que solo con cámaras de televisión y sistemas de procesamiento de imágenes (visión artificial) no se pueden considerar tales sistemas de seguridad como funcionales. Las cámaras no miden de forma precisa las distancias, y los 12 sensores de ultrasonidos del coche tienen poco alcance.

    El IIHS matiza que el TSP+ no aplica a las últimas unidades de Model 3 en «Midsize Cars»

    Consumer Reports, otra de las vacas sagradas de la prescripción en el país, retiró la etiqueta «Top Pick» para la producción de Model 3/Y posterior al 27 de abril. El razonamiento es el mismo que el de la NHTSA, sin radar no se puede obtener la calificación más alta.

    Por otro lado, el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) también ha retirado el galardón «Top Safety Pick+» a los nuevos modelos, el cual distingue a los vehículos más seguros a la venta en Estados Unidos y casi tiene valor de bendición papal.

    A corto plazo, este retroceso en la calificación de seguridad de ambos modelos de Tesla puede tener un impacto en sus ventas, bien porque se anulen pedidos o porque haya consumidores que no confíen inmediatamente en el sistema. Otra cosa es que confíen en Elon Musk a un elevado nivel, por encima de la NHTSA, Consumer Reports y el IIHS.

    En la página web de Tesla para EEUU, ni Model 3 ni Model Y tienen ya publicitado su radar frontal, y salen de fábrica sin él

    Se supone que el fabricante ha hecho sus pruebas y la visión artificial mediante cámaras percibe mejor los peligros en la carretera y la ciudad que el humano más atento y experimentado. Por otro lado, la competencia prefiere usar radar y sistemas LiDAR para medir distancias.

    De hecho, la próxima generación de radares de microondas se denominan 4D porque son capaces de ubicar objetos con más precisión, a más distancia, determinar su rumbo, velocidad, posición y también altura. De esta forma, el piloto automático puede tener reacciones más rápidas y más suaves, o avisar con mayor margen al conductor.

    Por otra parte, las cámaras están limitadas a las condiciones ambientales y lumínicas, perdiendo eficacia en condiciones de oscuridad o ciertos fenómenos metereológicos. Una vez más, Tesla decide llevar la contraria a la industria, jugada que puede salirle bien o mal.