¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Tesla prescinde del radar frontal en los Model 3/Y americanos, lo cambia por cámaras

    Se han suprimido las referencias al radar frontal en EEUU

    A partir de este mes, los Tesla Model 3 y Model Y que salgan de la factoría de Fremont (California, EEUU) dejarán de tener radar frontal. Su funcionalidad quedará reemplazada por las cámaras de visión artificial, al mejorar la capacidad de procesamiento de las mismas.

    Hasta la fecha, los Tesla Model 3 y Model Y producidos en Estados Unidos para su mercado doméstico contaban con un arsenal de sensores para «ver» el mundo que les rodea: ocho cámaras de TV que cubren 360 grados, 12 sensores de ultrasonidos y un radar frontal con 160 metros de alcance.

    Este sistema no terminaba de ser del agrado de Elon Musk, el CEO de Tesla, por su falta de precisión en determinados momentos. Por ejemplo, a veces se produce el fenómeno de «frenado fantasma» cuando el radar cree que hay un obstáculo delante y se trata, por ejemplo, de un puente.

    La página web de Tesla en EEUU se ha actualizado, retirándose la mención al radar frontal. En su lugar, se meciona una distancia visual de 250 metros con capacidad de procesamiento mejorada. Esto viene a cuenta de que las imágenes de las cámaras proporcionan más información que el radar frontal.

    El otro día hicimos mención a los radares 4D como un avance significativo en conducción semiautónoma, ya que permiten una mayor resolución, más puntos de detección, más alcance y el dato adicional de la altura para situar objetos. Tesla no cree en esa visión, visto lo visto.

    Elon Musk tuiteó hace unas horas que en el mercado norteamericano se va a instaurar el Autopilot con «Pure Vision», confiando en la visión más que en el radar. También confirmó que la beta V9.0 del sistema «Full-Self Driving» (FSD) se activará pronto, así como la suscripciones pagadas.

    En otras palabras, el sistema FSD tiene una parte hardware (componentes) y software (programas). Los coches pueden tener el sistema FSD si se paga por él, en caso contrario los componentes no hacen nada más que añadir peso. Esto, obviamente, se refiere al mercado estadounidense.

    De momento estos cambios no se van a aplicar en el mercado europeo, aunque no es de extrañar que acabe sucediendo también. Tesla confía en que las imágenes captadas por las cámaras permitan una mejor percepción del entorno.

    En cualquier caso, use el coche el sistema que use, seguimos hablando de conducción semiautónoma de nivel 2, por lo que el conductor no debe ni retirar las manos del volante ni mucho menos los ojos de la carretera. El objetivo de Tesla es llegar a un nivel de autonomía total con el sistema FSD.

    Hasta hoy son varios los episodios en los que, puntualmente, algún coche de la marca Tesla ha tenido una reacción inesperada por un fallo del sistema Autopilot. En unos casos muy contados, han acabado en muerte del conductor, estando detrás probablemente una gran distracción del mismo.

    A rasgos generales no se puede decir que el sistema Autopilot sea un peligro para la Seguridad Vial, es más, se puede decir lo contrario en base a los accidentes sufridos en relación a las millas recorridas. En teoría, el sistema funcionará mejor sin el radar frontal.

    La duda que queda, evidentemente, es cómo se comportará el sistema en situaciones en las que las cámaras no permitan captar un objeto o peligro porque son «invisibles». Un radar puede «ver» algo que una cámara no, véase objetos a través de la niebla, o en condiciones de baja iluminación.

    Los competidores de Tesla han estado utilizando, al igual que este fabricante, varios sensores al mismo tiempo para poder «ver» el mundo exterior con más precisión. Se puede dar el caso de que los sensores se contradigan entre ellos ante la misma realidad, luego hay un riesgo evidente al suprimir un tipo de sensor en el elenco.