¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarPrimer test en óvalo para Jimmie Johnson, «el primer paso hacia la Indy 500»

    Johnson superó por primera vez la barrera de las 220 millas por hora en TexasIndyCar Media

    El veterano heptacampeón de NASCAR realizó su esperado debut en el Texas Motor Speedway durante un test de siete horas.

    «Cogí velocidad rápido y marqué algunos tiempos veloces. La forma de atacar el óvalo es muy parecida en NASCAR»

    Centrado en un programa de circuitos, Johnson mantiene la puerta abierta a disputar toda la temporada 2022.

    En la jornada de ayer, Jimmie Johnson volvió por un momento a tener 30 años. Tras afeitarse la barba que le ha acompañado durante la última década, el heptacampeón de NASCAR puso rumbo al Texas Motor Speedway este lunes para una jornada de test. Esa estampa se repitió muchas veces en su momento, pero en esta ocasión su herramienta de trabajo distaba mucho de ser un stock car de 1.500 kilos. Allí le esperaba el #48 de Chip Ganassi Racing, con el objetivo de que Johnson efectuase su primer test en óvalo como piloto de IndyCar, algo que hasta hace muy poco parecía impensable.

    Casi 10 años después de sus polémicas declaraciones a raíz de la muerte de Dan Wheldon, en las que aseguró que "los IndyCar no debían correr en óvalos", el piloto estadounidense se ha lanzado al más peraltado del calendario, con hasta 24 grados en las curvas. El plan inicial era hacerlo en Homestead-Miami Speedway, un óvalo que está en las quinielas para regresar al calendario en los dos próximos años. Sin embargo, dado que la última vez que se corrió allí fue en 2010, y con un coche muy distinto a los actuales, Ganassi y Johnson optaron por realizar el test en un recinto presente en el calendario, en el que el Dallara DW18 contase con referencias válidas de setup.

    Debido a unos compromisos publicitarios en otro estado, el test tuvo lugar a horas muy tempranas para permitir el mayor rodaje posible, celebrándose entre las seis de la mañana y la una de la tarde para poder completar los criterios del 'rookie test' en óvalo. Para asistir a su compañero en su iniciación oval en monoplaza, se encontraban en el recinto Scott Dixon y Tony Kanaan, amén de un Dario Franchitti que ejerce de coach desde su retirada forzosa en 2013. Los tres acumulan un impagable experiencia de seis victorias en Texas, un escenario en el que Johnson ha ganado en NASCAR en siete ocasiones, incluyendo una racha entre 2012 y 2017 en la que se impuso en seis de las 10 veces que se corrió allí.

    Aunque no se ha filtrado información al respecto de los tiempos que registró, Johnson salió satisfecho de la aventura: «La experiencia general ha sido increíble. Aprendimos mucho, cogí velocidad rápido y marqué algunos tiempos realmente veloces. Estar en un circuito en el que ya he corrido en el pasado ha sido de ayuda», aseguró el veterano campeón de 45 años, para el cual la introducción del aeroscreen ha jugado un papel fundamental. «La forma en la que IndyCar ha avanzado su seguridad, y lo que los circuitos han hecho para mejorarla, hacen que mis preocupaciones sean mucho menores, y por eso estamos hoy aquí. Saber que puedo venir aquí, probarlo y experimentarlo como piloto era importante para mi. Hacerlo por mí mismo, y en el óvalo difícil».

    Pese a haber disputado casi 800 carreras en óvalo a lo largo de su trayectoria, su experiencia no tenía que trasladarse necesariamente a lo necesario para ir rápido en un IndyCar, algo que el propio piloto ha podido calibrar. «Las vueltas que he dado hoy me ayudan a encajar las similitudes que existen entre IndyCar y NASCAR, y hay algunas diferencias que también he sido capaz de comprender hoy. La forma de atacar el óvalo es muy similar a mis días en NASCAR. Las herramientas que usamos son algo diferentes, y el ritmo del coche es un poco más rápido, así que tengo mucho que ajustar en mi campo de visión. La velocidad de los ajustes en el coche, y las fuerzas G laterales en las curvas, son muy altas en comparación a lo que estoy acostumbrado».

    Johnson, sin experiencia competitiva alguna en monoplazas hasta este año, disputa su primera temporada de IndyCar con un programa centrado en los circuitos permanentes o urbanos, sin haber pasado en nueve citas del 19º puesto obtenido en su debut. Por tanto, no ha participado en las cuatro carreras de óvalo, incluidas las 500 millas de Indianápolis, pero las posibilidades de que compita en el 'Mayor Espectáculo del Automovilismo' parecen más y más altas. La duda reside en si se atreverá también con un programa completo y competirá en el resto de óvalos: Texas, Gateway y la cita doble del retornado Iowa. Al igual que en su contrato, Tony Kanaan también firmó con Ganassi por dos temporadas para hacerse cargo del #48 en esos trazados

    «Hoy es el primer paso para correr en la Indy 500, y potencialmente en los óvalos. Percibo que tengo que trabajar en las cosas que me hacen estar cómodo en el coche, y esta es una. Necesito más sesiones en pista antes de poder tomar una decisión, y tener más conversaciones con mi familia, con Chip y con los sponsors», apuntó Johnson. «Hay muchas piezas móviles en todo esto, pero le estoy muy agradecido al equipo por encontrar unas fechas y decir: 'Hey, vamos a conseguirte unas vueltas, a ver qué te parece'. En cuanto haya tenido un par de días para digerirlo, sabremos cual puede ser el siguiente paso, si vamos a otro óvalo e intentamos conseguir más experiencia de cara a una carrera más adelante».

    Fotos: IndyCar Media