¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Tras los cierres, ¿cómo se quedará Nissan en España a nivel industrial?

Nissan e-NV200

En el plazo de solo cinco años hemos visto un proceso de encogido de la huella industrial de Nissan en España. Hablamos de una marca que ha estado en los últimos años entre las 10 más vendidas, aunque no por modelos de producción nacional.

Los modelos de Nissan que más se venden son los crossover, no admite discusión. ¿Problema? No se fabrican en España. Del Reino Unido han estado viniendo los Juke, los Qashqai y los X-Trail, que se han vendido como pan caliente hasta que los rivales se han puesto las pilas. Este último llegará desde Japón como modelo nuevo por la tontería del «Brexit».

En España se fabricaban los Patrol y Pathfinder, que tenían su hueco en el mercado, pero ahora no hay equivalentes a los mismos en nuestro país. Nissan apostó por otros modelos que se vendían bastante menos, como los pick-upNavara -y derivados-, las furgonetas compactas (NV200, e-NV200) y el ya fracasado compacto Pulsar. También hacían camiones ligeros, NT400 y NT500.

Nissan emplea actualmente a 4.500 personas en España

Ya a la entrada de 2020 era evidente que eso no podía seguir así, la fábrica de la Zona Franca de Barcelona estaba infrautilizada (un pozo de pérdidas), y con o sin crisis del coronavirus la única salida era el cierre o la asignación milagrosa de otro modelo. Eso no se ha producido. Nissan ha optado por el downsizing para dimensionar su presencia nacional. En todo el mundo también, le sobra capacidad productiva por todas partes.

Línea de producción de Nissan e-NV200 en la Zona Franca de Barcelona

Nissan en Cataluña

El 28 de mayo la multinacional anunció el cerrojazo a final de año de la fábrica principal en la Zona Franca, así como las auxiliares en Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca. Además, hay que citar instalaciones en El Prat de Llobregat y las del puerto de Barcelona que se usan para exportación por vía marítima.

Nissan Motor Ibérica ha llegado a la conclusión de que va a seguir necesitando el almacén de recambios en El Prat, por lo que esas instalaciones se han propuesto para mantenerse y no prescindir de sus 110 trabajadores. Esta semana se va a reunir la directiva con el comité de empresa para buscar una solución.

El resto de centros productivos de Barcelona y alrededores siguen sin futuro, 3.000 empleos directos en el aire

Los trabajadores siguen protestando, la mayoría en huelga desde el 4 de mayo, y muchas concesiones de Nissan están pagando el pato (ni pinchan ni cortan en este asunto). Y mientras tanto, Nissan saca una nota de prensa a favor de la e-NV200, que habrá 13.100 unidades producidas este año, un 120 % más que en 2019, pero es insuficiente para mantener la fábrica. Si fuesen 10 veces más... se podría hablar.

Instalaciones en Los Corrales de Buelna (Cantabria)

Nissan en Cantabria

En Los Corrales de Buelna Nissan tiene unas instalaciones que fabrican piezas mediante fundición y mecanizado. Gran parte de sus piezas se destinan a modelos producidos en el Reino Unido, como el Qashqai, que llegó a tener un 30% de piezas de origen español. Esta planta no peligra, pero habrá ajustes.

La semana pasada Nissan presentó un plan al comité de empresa para mantener las instalaciones pero con rebajas salariales de hasta el 40%. Los representantes de los trabajadores elogaron el dedo, se niegan a «financiar» con sus nóminas «la inversión y el mantenimiento ficticio» de la planta.

Trabajan allí 535 personas, en 2019 produjeron 39.000 toneladas de componentes

Si Nissan no pasa por el aro, los trabajadores se movilizarán para evitar la aplicación de un ERTE hasta 2023 en estas instalaciones. Por su parte, Nissan quiere que la planta sea más competitiva y se reduzca el coste por pieza en un 28% en ese plazo de tiempo. Y no solo eso, buscarían dar a la planta más trabajo si es más competitiva.

Vista aérea del Polígono Industrial de Las Hervencias (Ávila)

Nissan en Ávila

Tras finalizar la producción de camiones ligeros NT400 y NT500, que no cumplían la normativa Euro VI para vehículos industriales, las instalaciones se salvaron como centro de fabricación y recambios para la Alianza Renault Nissan Mitsubishi. La planta abulense sigue ligada al plan industrial aprobado en 2017 y no tiene relación con la reciente política de recortes.

Es más, se están preparando instalaciones nuevas, una planta de estampación en la que la Junta de Castilla y León colabora con 27 millones de euros. Cuando dicha planta esté en funcionamiento, la viabilidad de estas instalaciones estará asegurada al menos durante el tiempo que dure esta mala racha para Nissan.

La plantilla de la planta abulense es de 430 trabajadores. La reanudación de la actividad no esencial fue el 4 de mayo, cuando se reincorporaron 135 trabajadores. No hubo trabajo durante mes y medio. En 2024 el emplazamiento contará con plena capacidad, 80.000 piezas al mes. El fantasma del cierre quedó espantado durante una buena temporada.

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto