¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa Hyundai Ioniq 5 vs Skoda Enyaq, la elección sensata (con vídeo)

    Comparativa Hyundai Ioniq 5 vs Skoda Enyaq, la elección sensata (con vídeo)
    18
    Oscar Magro
    Oscar Magro22 min. lectura

    El Hyundai Ioniq 5 y el Skoda Enyaq son dos polivalentes SUV 100% eléctricos con aspiraciones familiares. Son una elección lógica y sensata en su categoría porque prometen buenas prestaciones, espacio, practicidad en sus versiones con mayor autonomía ¡No te pierdas el vídeo con nuestro análisis!

    Dos SUV eléctricos destinados a triunfar

    En esta ocasión hemos enfrentado a dos coches eléctricos en formato SUV y corte familiar: el Hyundai Ioniq 5 y el Skoda Enyaq. Son rivales entre sí pero ofrecen características muy distintas y algunas cosas sorprendentes que vamos a ir repasando en esta comparativa.

    Estos dos modelos son todocaminos eléctricos que rondan los 4,65 m de longitud. Son bastante grandes pero en el Ioniq 5 su tamaño pasa muy disimulado. Hyundai ha apostado por un diseño muy peculiar porque a primera vista este coche parece un compacto pero cuando lo ves al lado de otros coches te das cuenta de las verdaderas dimensiones que tiene.

    Las notables dimensiones del Hyundai Ioniq 5 son disimuladas por su interesante diseño

    Es realmente atractivo con este aspecto en cierto modo retrofuturista que tiene como fuente de inspiración un coche de los años 70, en concreto en el Hyundai Pony Coupé Concept que fue un prototipo muy importante para la marca coreana. Algunas características curiosas del diseño exterior del eléctrico de Hyundai son las manillas de las puertas completamente enrasadas o la posibilidad de equipar un techo con paneles solares para aumentar su autonomía.

    Con el Ioniq 5, el fabricante coreano ha inaugurado un nuevo lenguaje de diseño y es distinto a cualquier otro Hyundai actual. Skoda por su parte ha ido en la dirección opuesta, ha decidido que su coche eléctrico estrella tenga un aspecto similar al de los modelos de combustión de la marca para que sea fácilmente identificable como un producto del fabricante checo.

    El diseño general del Enyaq es más convencional que el de su oponente aunque eso no quiere decir que no haya decisiones de estilo arriesgadas como es el caso de la parte trasera que resulta algo singular por su verticalidad. El Enyaq Coupé muestra una zaga más atractiva. Sin duda el rasgo estético con el que se quiere llamar la atención es la parrilla Crystal Face con un acabado trasparente y una barras iluminadas que le dan un toque muy atrevido.

    El Enyaq aumentará su gama con una carrocería en formato SUV coupé recientemente presentada

    Buscando el confort y la practicidad

    Echemos un vistazo al interior. Debo reconocer que en general me gusta el salpicadero del Enyaq porque su disposición es práctica, es bonito, tiene un toque minimalista y además transmite mucha calidad. Admite una cierta personalización puesto que hay varios acabados para escoger con diferentes materiales y estilos bajo los ambientes Loft, Ecosuite, Lodge, Lounge y Suite.

    Una de las partes más controvertidas de este interior es el cuadro de instrumentos. Aquí la marca checa ha ido a contracorriente y si bien otros fabricantes van poniendo grandes pantallas con muchas posibilidades de individualización y mucha información en este Enyaq pasa lo contrario porque es una pantalla bastante pequeña y simple con sólo 5,3 pulgadas.

    Hay dos formas de entender la propuesta de Skoda. Habrá gente que le guste porque da la información básica que uno necesita para conducir y nada más porque para saber más detalles de cualquier cosa ya está la pantalla de infoentretenimiento. Encaja con la propuesta de estilo minimalista.

    En el Hyundai la consola central se puede desplazar hacia atrás dando más espacio y movilidad a los ocupantes de las plazas delanteras
    Skoda presenta un interior de buena calidad y diseño clásico

    Pero por otro lado, habrá gente que lo vea demasiado sencillo para un vehículo de un precio notable del que os hablaré más tarde. Reconozco que yo estoy en este grupo porque la información es tan escueta que no te da ni el porcentaje de batería que queda, pone un icono de un tamaño diminuto en el que cuesta hacerse una idea precisa de la carga que queda.

    Al menos se ofrece un head-up display que sí resulta muy interesante sobre todo porque tiene información con realidad aumentada, algo que también propone Hyundai. Esta tecnología resulta llamativa pero no se le ha sacado demasiado jugo y en la práctica no aporta demasiado más allá de algunos iconos virtuales adicionales en el parabrisas para la navegación.

    Por su parte, el salpicadero del Hyundai Ioniq 5 me deja un poco frío porque por diseño es algo soso y a la vista no da tanta sensación de calidad. Está bien hecho, sí, pero no entra tanto por el ojo como el Skoda. Mi impresión es que la marca coreana ha tratado de ofrecer una imagen más tecnológica y buen ejemplo de ello es que en estas plazas delanteras hay dos pantallas de 12,3 pulgadas correspondientes al cuadro de instrumentos y al sistema multimedia.

    La instrumentación es muy completa, mejor que la de Skoda, porque ofrece mucha información y se puede personalizar el contenido. Es similar al panel que se puede encontrar en otros modelos de Hyundai aunque en el eléctrico añade una funcionalidad curiosa. A la izquierda hay una superficie magnética para poder poner fotos o notas.

    El cuadro de instrumentos del Hyundai Ioniq 5 tiene varias opciones de visualización y personalización
    La instrumentación del Skoda Enyaq iV peca de ser excesivamente escueta

    El salpicadero del Skoda me gusta mucho pero en el resto del interior me atrae más la propuesta de Hyundai. Los asientos son muy confortables e incluso en el tope de gama se pueden tumbar y cuentan con reposapiés. Otro aspecto inédito es la consola central deslizante que se puede mover longitudinalmente hasta 14 cm para ganar espacio.

    Aunque no tiene un diseño de interfaz especialmente llamativo, el sistema multimedia de Hyundai está bien resuelto. Propone una pantalla de 12,3 pulgadas, es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, incluye sistema de navegación con información del tráfico en tiempo real o información de puntos de recarga, entre otras cosas, y permite configurar muchas cosas tanto del vehículo en general como la gestión del apartado eléctrico.

    En un módulo a parte hay un mando físico para ajustar el volumen del sistema de sonido, hay botones de acceso directo a las funciones principales y la climatización cuenta con sus propios mandos. Todo un acierto que no se haya integrado todo en la pantalla ya que resulta mucho más rápido y fácil de manejar mientras se conduce.

    El interfaz del sistema de infoentretenimiento de Hyundai es sobrio pero efectivo
    El sistema multimedia de Skoda obliga a transitar por varios menús para hacer la mayoría de acciones

    El sistema de infoentretenimiento de Skoda también es compatible con Apple CarPlay y Android Auto y la pantalla es ligeramente más grande, tiene 13 pulgadas. Muestra una fantástica calidad de imagen, una buena respuesta táctil y un diseño muy colorido pero la usabilidad no termina de convencer. La estructura de menús es un poco confusa sobre todo porque hay que hacer demasiados pasos para cualquier función. Además, salvo un control de volumen táctil en la parte inferior, absolutamente todo está integrado en esta pantalla.

    El espacio en las plazas traseras de estos dos SUV es muy amplio y se agradece en coche de carácter familiar. El Enyaq destaca por altura dando cabida sin problemas a pasajeros de más de 1,90 m de estatura. Incluso la plaza central trasera, que esconde un reposabrazos abatible en el respaldo, proporciona un confort razonable.

    Ambos modelos pueden tener una zona climática propia en esta segunda fila de asientos. Por cierto, la climatización en los dos modelos emplea una bomba de calor, ya sea de serie o en opción dependiendo del acabado. El todocamino checo también propone unas cortinillas enrollables integradas en la puerta, asientos calefactables, dos tomas USB-C e incluso un enchufe de 230 V.

    La fila trasera del Ioniq 5 tiene una banqueta deslizante y con respaldo regulable en inclinación
    En las plazas traseras ambos SUV brindan un espacio abundante y muchas soluciones de confort

    En el Ioniq 5 también se disfruta de mucho espacio pero en dimensiones diferentes. En altura hay un poco menos de sitio para la cabeza de los ocupantes que en el Enyaq aunque la diferencia es pequeña. Longitudinalmente son muy similares y en anchura el espacio es más desahogado siendo más apropiado que su rival para llevar a tres adultos detrás.

    En esta fila hay algunas diferencias en cuanto a comodidades. También puede llevar asientos calefactables, hay un enchufe de 230 V, hay dos tomas USB en este caso de tipo A en lugar de tipo C, y hay climatización específica pero con las salidas de aire situadas en los pilares laterales en lugar de en la consola.

    Son pequeñas diferencias, aunque Hyundai se ha guardado algunos trucos más. El respaldo de los asientos posteriores se puede ajustar y dejarlo en una posición bastante reclinada que invita a descansar unos minutos mientras se realiza una recarga de la batería, por ejemplo. Además en el todocamino asiático es posible deslizar la banqueta longitudinalmente hasta 135 mm para jugar con el espacio que se brinda a los pasajeros o la carga.

    Hyundai complementa el espacio de carga con un compartimento adicional bajo el capó delantero
    El maletero del Skoda Enyaq es grande y está muy bien tapizado

    Siendo vehículos polivalentes y con vocación familiar, el volumen de carga es notable en estos coches. El Hyundai Ioniq 5 ofrece un maletero con 531 litros de capacidad, un tamaño bastante bueno en este segmento. Además hay un doble fondo muy práctico para colocar objetos pequeños y se puede tumbar el respaldo de los asientos traseros para conseguir hasta 1.591 litros de capacidad. Extrañamente, carece de tiradores para abatir los asientos posteriores desde el maletero, algo que sí tiene su rival.

    Al igual que ocurre en otros coches eléctricos, el modelo coreano tiene un pequeño compartimento bajo el capó delantero con 57 de capacidad, ideal para colocar los cables de carga. En las versiones con tracción total este hueco es más pequeño con apenas 24 litros.

    El Skoda Enyaq no cuenta con un compartimento delantero pero a cambio el maletero tiene una capacidad superior a la de su rival y que puede presumir de estar muy bien rematado. Son 585 litros de volumen muy aprovechables tanto por las formas regulares del espacio de carga como por las soluciones prácticas que brinda Skoda, que incluso integra una rasqueta para el hielo en el portón. Abatiendo los asientos posteriores llega hasta los 1.710 litros de capacidad.

    El Hyundai Ioniq 5 brilla por su eficiencia

    La gama mecánica de estos dos coches ofrece varias opciones de potencia, tracción y capacidad de baterías y en esta ocasión probamos y comparamos las dos variantes que a priori concentrarán la mayor parte de las ventas: Hyundai Ioniq 5 73 y el Skoda Enyaq 80. Estos números reflejan de manera aproximada la capacidad de sus baterías de iones de litio, que por cierto llevan refrigeración líquida como es de esperar, y en ambos casos tenemos las versiones de tracción trasera aunque también hay opciones de tracción total.

    El Ioniq 5 73 kWh tiene 217 CV mientras que el Enyaq 80 presenta 204 CV, algo menos. La batería del modelo coreano es un poco más pequeña al brindar una capacidad neta de 72,6 kWh por los 77 kWh de su oponente y es uno de los motivos que hace que homologue una autonomía ligeramente más reducida, 481 km frente a 520 km.

    El todocamino de Hyundai tiene menos autonomía homologada pero más rapidez para cargar su batería porque la potencia de recarga llega a los 220 kW mientras que el eléctrico de Skoda se queda en 125 kW. Esos valores suponen el pico de potencia máxima que se alcanza sólo en determinadas circunstancias, la mayoría de las veces la recarga será más lenta dependiendo de parámetros como la temperatura de las baterías en el momento de enchufarlo al punto de carga.

    El Ioniq 5 presume de eficiencia y buenas prestaciones
    El Enyaq puede proporcionar un gran confort de marcha

    Los modelos de Skoda siempre suelen tener un gran confort de marcha y este Enyaq es bastante cómodo aunque hay que poner un pequeño asterisco aquí. El Enyaq es el primer Skoda que puede montar llantas de 21 pulgadas y es la configuración que tenemos en la unidad de pruebas. Sí, quedan muy chulas, pero hacen el coche mucho más seco al pasar por irregularidades así que mi recomendación es elegir llantas de un diámetro menor.

    El radio de giro es fabuloso así que moverse por sitios estrechos es más fácil con el Enyaq que con el Ioniq 5. Además lleva una suspensión adaptativa DCC con amortiguadores que pueden regular su dureza y se nota mucho la diferencia entre la posición más blanda y la más dura. Cuando ponemos un tarado firme es sorprendente la agilidad y estabilidad de este modelo, dinámicamente va muy bien.

    El comportamiento es fantástico y el Hyundai Ioniq 5 se mueve igual de bien e incluso ofrece mejores prestaciones tanto en aceleración como en velocidad punta. Corre mucho pero transmite poco así que la conducción está lejos de ser emocionante. También hay otra diferencia interesante y es que el checo lleva frenos traseros de tambor mientras que el coreano recurre a los discos, siempre más deseables, para el eje posterior.

    Con el Ioniq 5 es fácil lograr un consumo eléctrico bajo
    El Enyaq 80 supera el medio millar de kilómetro de autonomía en el ciclo WLTP

    El consumo, evidentemente, va a depender mucho de nuestro estilo de conducción. Haciendo trayectos variados y una conducción normal es posible gastar menos con el Hyundai que con el Skoda. Con el modelo checo habitualmente estaremos en el entorno de los 21 kWh/100 km, mientras que con el coreano se consiguen cifras próximas a los 20 kWh/100 km. En conducción eficiente es más fácil bajar los registros del Ioniq 5 que del Enyaq dejando claro que el eléctrico de Hyundai es particularmente eficiente.

    Así que a pesar de que las cifras de homologación sean favorables para el Skoda, lo cierto es que en la práctica ambos modelos tienen una autonomía bastante similar que se sitúa en la frontera de los 400 km reales. Lógicamente si hacemos mucha ciudad y una conducción tranquila conseguiremos superar esa cifra y si hacemos una conducción más agresiva por carretera nos acercaremos más a los 300 km reales.

    A la hora de hablar de precios hay que mencionar que el precio de partida de las gamas de estos dos modelos muestra una ventaja para Skoda, que se muestra más accesible: 41.800 euros para el Enyaq 60 kWh de acceso frente a los 45.120 euros del Ioniq 5 58 kWh más básico. La diferencia es notoria si miramos los precios de lista pero teniendo en cuenta las ofertas y descuentos que ofrece cada una de estas marcas obtendremos tarifas por debajo de los 40.000 euros y la diferencia será más escueta con unos 1.000 euros a favor del eléctrico checo.

    El eléctrico de Hyundai tiene carga ultrarrápida de hasta 220 kW

    Las cosas se ajustan aún más si nos fijamos en estas dos versiones de gran autonomía son las que van a acaparar el mayor volumen de ventas, es decir, el Ioniq 5 73 y el Enyaq 80. Aquí ambos cuestan 47.800 euros pero una vez tenidos en cuenta los descuentos que ofrecen las marcas el Ioniq 5 puede resultar más ventajoso.

    Con todos los datos en la mano ¿Cuál elegir? El Skoda Enyaq es un coche eléctrico interesante y racional pero mi elección en esta comparativa sería el Hyundai Ioniq 5. Tiene un diseño exterior más sugerente, ofrece mejores prestaciones, tiene un consumo más bajo y un precio competitivo. Fuera de la categoría de los modelos premium, es posiblemente uno de los mejores coches eléctricos que uno pueda comprarse hoy en día.

    Comparativa Hyundai Ioniq 5 vs Skoda Enyaq, la elección sensata (con vídeo)