¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mercedes Clase E 2016, primer contacto

    Mercedes Clase E 2016, primer contacto
    18
    Oscar Magro
    Oscar Magro

    El nuevo Mercedes Clase E (generación W213) se presentó en Madrid haciendo alarde de su elegancia, refinamiento y tecnología. Más cerca que nunca del buque insignia Clase S, la berlina alemana está disponible en los concesionarios españoles desde 48.500 euros.

    Mercedes-Benz Madrid, el mayor concesionario del grupo Daimler en España, presentó por todo lo alto la nueva generación del Clase E en la capital española. Platea, un espectacular espacio gastronómico que toma el relevo de lo que hace siete décadas comenzó siendo el Cine Carlos III, cogió a un millar de invitados que se reunieron en sus balcones y el patio de butacas. En el escenario, el nuevo Mercedes Clase E 2016.

    Semejante despliegue tiene su motivación en uno de los modelos más importantes de este año para la marca de la estrella. La berlina intermedia de Mercedes ha dado un salto hacia delante en diseño, calidad, tecnología y eficiencia. Así, el Clase E W213 sigue estando a medio camino entre el Clase S y el Clase C, pero ahora está mucho más cerca del primero que del segundo para seguir siendo una de las referencias en su categoría.

    Hemos aprovechado la presentación madrileña para tener nuestro primer contacto con la berlina alemana. Para ver, subirnos, tocar. Ya te adelantamos que nos ha dejado un muy buen sabor de boca aunque también hay pequeños aspectos que no nos han terminado de convencer.

    Diseño exterior

    La imagen exterior del Clase E destila elegancia por los cuatro costados, una presencia propia de un vehículo de representación. Llama la atención su tamaño, coqueteando la barrera de los cinco metros. Con sus 4,92 metros de longitud, el sedán de la marca de la estrella tiene 19 centímetros menos que el Clase S y 24 centímetros más que el Clase C.

    Esta nueva generación ha dejado atrás las líneas rectas y cuadradas del modelo anterior para ofrecer un lenguaje de diseño más fluido y redondeado. Los detalles de diseño heredan elementos de la Clase C y quizá eso le haga perder un poco de personalidad. Una diferenciación y personalidad mayores habrían sido de agradecer pero los fabricantes prefieren ofrecer una clara imagen de marca, un diseño claramente reconocible.

    De serie todas las versiones vienen vestidas con la línea Avantgarde, quedando en opción los acabados Exclusive y AMG Line. Todas las unidades que estaban a disposición del público en esta presentación disfrutaban de este último pack, que le confiere un aspecto más dinámico gracias al kit de carrocería y las llantas de aleación de 19 pulgadas específicas.

    Diseño interior

    La nueva generación presentada al público en el Salón de Nueva York 2016 trae grandes cambios por fuera, pero no son menos importantes los que encontramos en el interior que recuerda al señorial Clase S. Un acabado refinado, más lujoso y tecnológico que nunca, especialmente en las unidades expuestas en Platea que gozaban de un elevadísimo nivel de equipamiento.

    El volante multifunción forrado en napa, los asientos de cuero negro y microfibra, las formas de los altavoces del equipo de sonido Burmester High End 3D o las molduras de aluminio grabado en efecto panal proporcionan una atmósfera acogedora. Además, según la versión, la iluminación de ambiente ofrece hasta 64 colores diferentes para elegir.

    La doble pantalla digital -una para la instrumentación y otra para el equipo multimedia- de 12,3 pulgadas cada una deja clara que la tecnología no ha sido olvidada. Todo lo contrario, el Clase E W 213 apuesta por ella de manera contundente y el caso más evidente es que se trata del primer coche de producción autorizado para circular de forma autónoma sin conductor. Por el momento, sin embargo, habrá que conformarse con gadgets innovadores como el Active Lane Change Assist, que ejecuta de manera automática la maniobra de cambio de carril.

    Habitabilidad y maletero

    En cuanto a habitabilidad, las plazas delanteras disfrutan de una gran comodidad y espacio en todas las cotas. Las múltiples regulaciones de asientos y volante permiten adoptar una postura de conducción adecuada con mucha facilidad. Todos los mandos quedan a mano y en general resultan intuitivos salvo el controlador que maneja el sistema multimedia, que no nos termina de convencer y requiere un cierto tiempo de adaptación y aprendizaje.

    En las plazas traseras se echa en falta algo más de espacio para la cabeza cuando los pasajeros superan el 1,80 de estatura aproximadamente, si bien es cierto que la unidad a la que nos hemos subido contaba con techo solar y este detalle siempre resta algunos centímetros. El espacio para las rodillas sí es suficiente. La forma del respaldo central trasero y el voluminoso túnel central sugieren que la quinta plaza es para un uso ocasional.

    El maletero tiene una capacidad de 540 litros, un volumen muy generoso que le sitúa entre los mejores del segmento aunque, curiosamente, es 10 litros inferior al de la generación precedente. Entre el equipamiento opcional se brinda un sistema de apertura y cierre eléctricos que nos ha sorprendido por su rápida velocidad de actuación.

    El nuevo Clase E llega a los concesionarios con una oferta inicial de tres motores y carrocería sedán. Más adelante se añadirá la versión prestacional Mercedes-AMG E 43 4MATIC, el híbrido enchufable Mercedes E 350e e incluso una exquisita variante firmada por Maybach. Tras el verano se sumará una versión con carrocería Estate y ya en 2017 veremos los Clase E Coupé y E Cabrio. La gama se completará con su primera versión todocamino, el Clase E Allroad.

    Mercedes Clase E 2016, primer contacto