¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ISOFIX, ¿qué es y para qué sirve?

    Un punto de anclaje ISOFIX en el asiento posterior de un vehículo.

    Si tenemos pensado comprar un SRI (Sistema de Retención Infantil), es decir, una sillita de bebé, un capazo o un cojín elevador para transportar menores con seguridad en nuestro vehículo, probablemente hayamos oído hablar del ISOFIX. Pero, ¿qué es exactamente?

    El sistema ISOFIX es obligatorio en todos los vehículos nuevos desde agosto de 2010, pero puede que a muchos de vosotros os suene a chino, ¿qué es y qué relación guarda con las sillitas de bebé y demás elementos destinados al transporte seguro de menores de edad?

    El ISOFIX es un sistema de anclaje de dos puntos que permite fijar la silla del bebé al asiento del vehículo de forma sencilla y, sobre todo, segura. Ello es posible gracias a que el SRI (Sistema de Retención Infantil) se ancla directamente a la estructura del asiento o al chasis del vehículo.

    Los dispositivos para niños de hasta 105 centímetros o 18 kg. de peso deben llevar anclaje ISOFIX.

    Con esto se consigue reducir el riesgo de lesiones graves o mortalidad del menor en caso de accidente. Su nombre proviene de la organización ISO (International Organization of Standarization), que es la encargada de crear protocolos estandarizados a nivel internacional.

    ¿Y quién debe utilizar el ISOFIX? En realidad la ley determina que todo niño que no supere los 135 cm de estatura debe usar un sistema de retención infantil homologado, siendo recomendable hasta superar los 150 cm de estatura. La posterior normativa internacional obliga a los dispositivos para niños de hasta 105 centímetros o 18 kilogramos de peso a llevar igualmente anclaje ISOFIX.

    Cómo funciona y para qué sirve el ISOFIX

    Lógicamente, el sistema se basa en la unión entre dos elementos: coche y sistema de retención infantil. En lo que al vehículo respecta, el ISOFIX es en esencia un par de argollas que pueden estar soldadas al chasis del mismo, atornilladas a un subchasis de acero o integradas en el propio asiento.

    En lo relativo a la sillita de bebé o similar, el sistema permite anclar el SRI al vehículo a través de una pinza que tiene por normativa una geometría interior definida para acogerse de ese modo al estándar internacional.

    Así se monta un asiento con ISOFIX.

    El cometido del ISOFIX es el siguiente:

    1. Anclaje seguro y sin puntos débiles
    2. Garantía de instalación óptima por su facilidad de montaje
    3. Instalación rápida
    4. Protección máxima para el bebé y los ocupantes del vehículo

    Para las sillas infantiles de los grupos 0, 0+ y 1 hasta 18 kg. de peso o 105 cm. de altura, la normativa ECE-R129 determina que debe existir un tercer punto de anclaje o apoyo que evite la rotación de la misma en caso de impacto frontal. Este tercer punto puede ser de dos tipos:

    • Top tether: es un cinturón de seguridad que sujeta la parte posterior del respaldo de la silla a la parte posterior del respaldo del asiento.
    • Pata de apoyo: este sistema está indicado para sillas que carecen del sistema top tether y consiste en una pata que sale de la base de la silla y apoya en el suelo del vehículo, impidiendo que esta pueda volcar.
    Base de asiento infantil con para de apoyo incorporada.

    En los sistemas de retención infantil del grupo 2 y 3, el ISOFIX se utiliza combinado con el cinturón de seguridad, pero este sistema ya no es obligatorio. Suele recibir el nombre de ISOCLIC o ISOFIT.

    Tipos de asientos infantiles

    Como ya hemos comentado durante la explicación del sistema ISOFIX, existen diferentes tipos de asientos infantiles que se clasifican por grupos en función de las características del niño al que están destinados. Son los siguientes:

    • Grupo 0: hasta 10 kg. (aproximadamente 9 meses)
    • Grupo 0+: hasta 13 kg. (aproximadamente 15 meses)
    • Grupo 1: de 9 a 18 kg. (aproximadamente, desde los 8 meses hasta los 3 o 4 años)
    • Grupo 2: de 15 a 25 kg. (aproximadamente, desde los 3 hasta los 7 años)
    • Grupo 3: de 22 a 36 kg. (aproximadamente, desde los 6 hasta los 12 años)

    A la hora determinar qué tipo de silla debemos seleccionar para nuestro hijo, el criterio clave es el peso, no la edad, pues es lo que realmente determina la resistencia del sistema de retención infantil.