¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Historia Renault ZOE

    Presentado en el año 2012 durante el Salón del Automóvil de Ginebra, el Renault Zoe es un pequeño coche eléctrico con carrocería tipo hatchback de cinco puertas y una autonomía que, en la actualidad, roza los 250 kilómetros con una sola carga. Dentro de la gama de vehículos eléctricos de Renault, se sitúa como el único vehículo eléctrico enfocado a particulares que pueda ser usado en el día a día por una familia tras la marcha del Renault Fluence Z.E. de Europa.

    Anticipado mediante tres prototipos

    Antes de que el Renault Zoe de producción fuera presentado de manera oficial en el Salón del Automóvil de Ginebra 2012, la compañía fue mostrando durante los años anteriores diferentes modelos conceptuales que nos anticipaban la versión de producción. En concreto, hablamos de un total de tres prototipos:

    • Renault Zoe City Car. Fue mostrado en el año 2005 durante el Salón de Ginebra y, a diferencia de modelo comercial, usaba un motor de combustión interna de 1.2 litros con 100 CV y una caja de cambios de cinco relaciones con levas en el volante. En su interior podíamos ver una extraña configuración de asientos ya que sus cuatro plazas estaban distribuidas en 3+1.
    • Renault Zoe Concept. Cuatro años después de que el prototipo anterior fuera mostrado, durante el Salón del Automóvil de Frankfurt 2009 pudimos ver al Renault Zoe Concept, un prototipo que ya anticipaba algunas de las formas del nuevo Zoe. Estaba propulsado por un motor eléctrico de 96 CV y podía alcanzar los 140 km/h de velocidad máxima.
    • Renault Zoe Preview. En el Salón de París de 2010 pudimos ver al prototipo denominado como Zoe Preview. Un modelo conceptual que ya nos dejaba a la antesala del Zoe definitivo. Una vista previa del aspecto que tendría el modelo de calle.

    Actualmente la gama del Renault Zoe está compuesta en España por un total de tres terminaciones: Life, Zen e Intens. La primera de ellas, situada como versión de acceso, cuenta con un equipamiento de serie compuesto entre otros elementos por cierre centralizado, climatizador automático, espejos retrovisores eléctricos, sistema de acceso y arranque sin llave, llantas a modo de embellecedores de 15 pulgadas “Hélice”.

    Por su parte, el acabado Zen añade a lo citado anteriormente unas llantas de aleación de 16 pulgadas Aerotronic, elevalunas eléctricos, sensor de lluvia y encendido automático de luces, sensor de aparcamiento trasero, radio con sonido 3D by Arkamys y antena dual.

    Y en tercer y último lugar, el acabado Instens completa la dotación anterior con la cámara de visión posterior y los espejos retrovisores completamente eléctricos.

    La mecánica y autonomía del Renault Zoe

    El Renault Zoe está propulsado por un motor eléctrico de 65 kW (88 CV) y 220 Nm de par máximo disponible desde las 250 rpm. La potencia generada por el bloque eléctrica es transferida al eje delantero y se maneja con una caja de cambios automática. El Renault Zoe puede alcanzar una velocidad máxima de 135 km/h.

    Junto con el motor, encontramos una batería de iones de litio con una capacidad de 22 kWh. Una batería que, a diferencia de otros fabricantes de vehículos eléctricos, debe ser alquilada por un coste mensual de casi 80 euros. Con esta batería, el Renault Zoe dispone de una autonomía de casi 250 kilómetros. Aunque, evidentemente, la autonomía varía de manera importante dependiendo de las condiciones y estilo de conducción.

    En lo que respecta a la recarga de la batería, se podrá realizar tanto en nuestro hogar como en un punto de recarga rápida exterior. En primer lugar y situándonos en una toma de corriente convencional de nuestro hogar, podremos conseguir el 100% de la recarga en un plazo de 10 horas. Y en segundo lugar, si hacemos uso de un punto de recarga rápida habilitado en un centro comercial o estación de servicio (por ejemplo), podremos recargar el 80% de la batería en una hora si el poste de recarga funciona a 22 kW. Si se trata de una toma de recarga rápida a 43 kW, dicho tiempo se reduce a la mitad, media hora.