¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Chase Carey, Ross Brawn y Sean Bratches toman el control de la Fórmula 1

Tras la salida de Bernie Ecclestone, Carey controlará el aspecto financiero del deporte, Brawn se hará cargo del apartado de competición y Bratches toma el mando a nivel comercial y digital.

Brawn considera que tienen ·una oportunidad casi sin precedentes para trabajar juntos con los equipos y promotores".

Bratches habla de "crear experiencias de carrera de nueva generación, digitales y presenciales".

En el día más relevante de la Fórmula 1 a nivel interno en los últimos años, y puede que en muchas décadas, se ha consumado el fin de la era de Bernie Ecclestone como principal jefe y responsable de la Fórmula 1, toda vez que Liberty Media ha confirmado y hecho efectiva la compra de la categoría. Con Ecclestone en un nuevo rol como jefe emérito, donde su labor será básicamente la de un consultor, Chase Carey pasa a ser el nuevo mandamás y cara visible.

Pero el empresario estadounidense no estará sólo en esta aventura, y ha decidido delegar parte de sus funciones con otras dos personas, con las que confomará un triunvirato de poder que se encargará de tomar todas las decisiones empresariales y deportivas de la categoría, abarcando así todos los campos en los que Ecclestone tenía competencias. Los elegidos para ser su mano derecha e izquierda son Ross Brawn y Sean Bratches.

Brawn es un nombre de sobra conocido en el paddock de Fórmula 1. Sus éxitos como director técnico en Benetton, Williams y Ferrari ayudaron a definir la Fórmula 1 de los 90 y 2000, y se aventuró con notable fortuna en la labor de jefe de equipo, llevando a su propia estructura a ganar el campeonato del mundo, y sentando las bases para que Mercedes estableciese su actual dominio sobre la parrilla. El británico dejó la Fórmula 1 a finales de 2013, y había negado en repetidas ocasiones la posibilidad de ocupar un hueco prominente en la nueva dirección de la Fórmula 1. Brawn será Director de Competición en esta nueva era, ocupándose de la parte deportiva del negocio: los equipos, pilotos y reglamentos.

"He disfrutado siendo consultor de Liberty Media estos últimos meses, y estoy deseando trabajar con Chase, Sean y el resto del equipo para ayudar a la evolución del deporte", dice Brawn. "Tenemos una oportunidad casi sin precedentes para trabajar juntos con los equipos y promotores por una Fórmula 1 mejor para ellos y, más importante aún, para los aficionados". Para Chase Carey, "en sus 40 años en el deporte, (Brawn) ha traído su toque mágico a cada equipo en el que ha trabajado, tiene experiencias, relaciones y conocimientos técnicos casi inigualables, y ya me he beneficiado enormemente de sus consejos y conocimientos".

Múltiples oportunidades de crecimiento

En cuanto a Bratches, su posición en el nuevo organigrama será la de Director de Operaciones Comerciales. Este ejecutivo norteamericano ha sido una pieza clave para el crecimiento del canal deportivo ESPN, y su expansión como franquicia de deporte a nivel mundial, desde principios de los 90. Entre sus muchas responsabilidades como Vicepresidente Ejecutivo de Ventas y Marketing, Bratches se encargaba de los ingresos por publicidad, análisis de marketing, video bajo demanda y distribución de contenidos en alta definición, con lo que se espera que su llegada suponga un impulso para la apertura de la categoría al mundo digital y para aumentar el atractivo de la Fórmula 1 a nivel de patrocinadores.

Bratches dice estar "encantado de poder contribuir al crecimiento continuado de esta extraordinaria marca global y deporte. La Fórmula 1 es uno de los pocos verdaderos deportes globales de primera fila, y estoy alentado por las múltiples oportunidades de hacer crecer materialmente el negocio, trabajar de cerca con actuales y futuros patrocinadores, circuitos y poseedores de los derechos de televisión, además de crear experiencias de carrera de nueva generación, digitales y presenciales, para servir mejor a los aficionados". Carey, por su parte, afirma que "Sean fue una figura clave en convertir a ESPN en una de las franquicias deportivas líderes en el mundo. Su conocimiento y experiencia en el mundo de las ventas, marketing, medios digitales y distribución será inestimable para hacer crecer la Fórmula 1".

Con la adición de dos figuras clave para comprender el terreno deportivo y digital que deberá afrontar la Fórmula 1 del siglo XXI, Carey 'sólo' tendrá que preocuparse del aspecto financiero, algo en lo que trabajará codo con codo con "Duncan Llowarch, nuestro director de finanzas, Sacha Woodward Hill, nuestro consejero general, la FIA, Bernie y Liberty, mientras trabajamos juntos para hacer la Fórmula 1 lo mejor posible para los equipos, promotores y aficionados en años venideros". Se inicia, por tanto, un periodo de incertidumbre tras el largo reinado de Bernie Ecclestone, cuyas consecuencias aún sólo pueden intuirse. Se inicia la "era Carey".

Fotos: Liberty Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto