¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sale a la luz la conversación entre Hamilton y los comisarios tras su sanción de Monza

    Sale a la luz la conversación entre Hamilton y los comisarios tras su sanción de Monza
    Hamilton cumple su sanción en el pitlane de Monza.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    Lewis Hamilton perdió una victoria que tenía muy amarrada en Monza al cometer una infracción durante uno de los periodos de Safety Car. Uno de los comisarios de aquel Gran Premio ha desvelado la charla entre ambos.

    Cuando el Haas de Kevin Magnussen se quedó parado a la entrada del carril de boxes en Monza, la dirección de carrera del Gran Premio de Italia decretó la salida del coche de seguridad, pero también el cierre del pitlane al considerar que el coche del danés podía suponer un estorbo.

    Algo que casi todos los pilotos y equipos detectaron, pero no Lewis Hamilton y Mercedes, en ese momento líderes de la carrera. Aquello propició una penalización de un stop & go de 10 segundos, lo que dejó a Pierre Gasly y Carlos Sainz en lucha por la victoria y al británico en una séptima posición muy decepcionante para él.

    «Las sanciones obligatorias existen principalmente a petición de los equipos»

    Poco después del suceso, el accidente de Charles Leclerc propició una bandera roja y la interrupción de la carrera, lo que Hamilton aprovechó para visitar a los comisarios deportivos y conocer de primera mano los motivos de la sanción.

    Hamilton pide las imágenes de la infracción

    Garry Connelly, comisario en aquella carrera, ha desvelado cómo se produjo aquella visita, recordando en primer lugar que «Lewis Hamilton condujo hacia el carril de boxes. Una vez que habíamos establecido claramente que el pitlane estaba cerrado, que las luces de advertencia, los paneles de luz, dos de ellos en la entrada del pitlane, mostraban claramente la cruz para indicar que el pitlane estaba cerrado, nos referimos a la regulación apropiada».

    «No teníamos elección y esto es algo que a la mayoría de nosotros no nos gusta, no nos gustan las sanciones obligatorias», admite el australiano. «De hecho, casi todos los presidentes de los administradores de la FIA en F1 y la mayoría de los demás comisarios no están de acuerdo con las sanciones obligatorias, pero existen principalmente a petición de los equipos. Y esta infracción requería una pena para Lewis Hamilton».

    Como el propio Connelly rememora, «Lewis se subió a su scooter durante la interrupción de la carrera y nos visitó. Fue extremadamente educado. Sólo dijo: “Chicos, ¿pueden decirme por qué me han penalizado?”. Y le dijimos: “Sí, porque entraste en el pitlane cuando estaba cerrado”. Me dijo: “¿Puedes mostrármelo?”. Y le mostramos la repetición del video desde su cámara a bordo. Y justo delante de él estaba la luz de advertencia para el primer panel y luego, de nuevo, el segundo panel».

    «Y él dijo: “Oh, está bien. Lo acepto. Pero, ¿por qué una pena tan dura?”. Y le explicamos: “Desafortunadamente, Lewis, es una pena obligatoria. Y no tenemos otra opción que imponer esta pena”. Y aunque no estaba encantado con esto, Lewis lo aceptó y fue extremadamente educado», insiste Connelly.

    «Sin duda, tuvo una charla con su equipo sobre por qué no le advirtieron por la radio. Pero creo que es un ejemplo perfecto de que no importa cuán dolorosa sea la decisión, fue aceptada por Lewis y por su equipo. Esto demuestra que si puedes explicar algo, puedes tomar una decisión difícil aceptable para aquellos a quienes se aplica y para el público en general», concluye.

    Fuente: Motorsport.com / Fotos: Mercedes AMG F1