¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP HungríaLa explicación que propició una imagen histórica: ¡Hamilton solo en parrilla!

    Lewis Hamilton protagonizó una situación surrealista.

    El Gran Premio de Hungría nos ha dejado muchos momentos históricos. Uno de ellos ha sido la primera salida de la historia con un único coche en la parrilla: el Mercedes #44 de Lewis Hamilton. Esto es lo que pasó.

    Cuando toda la parrilla excepto Lewis Hamilton se dirigía hacia boxes instantes antes de reiniciarse una carrera que había sido detenida a consecuencia de dos accidentes múltiples, nadie daba crédito ante la imagen formada en la parrilla.

    El piloto situado en la primera posición de la misma no tenía a nadie detrás y, cuando los semáforos se apagaron, el británico arrancó sin oposición. Mientras, el resto de pilotos supervivientes cambiaba sus neumáticos intermedios por los de seco y esperaba al final del pit-lane para poder reincorporarse a la pista.

    «Informé al equipo del estado de la pista y ellos pensaban que la lluvia iba a volver»

    Se había consumado el grave error estratégico de Mercedes y, cuando Hamilton imitó a sus rivales una vuelta más tarde, volvió a pista en última posición y se vio obligado a comenzar una trabajada remontada en dirección al podio. Pero, ¿por qué Mercedes fue el único equipo en mantener a su piloto con los neumáticos intermedios en una pista seca?

    El radar

    La explicación reside en la imagen del radar meteorológico, que indicaba lluvia dirigiéndose hacia los alrededores del circuito. Pero, mientras todos los equipos supieron interpretar que esta pasaría de largo sin tocar el Hungaroring, Mercedes pensó que llovería de nuevo y mantuvo a Hamilton con los neumáticos intermedios a pesar del estado de la pista.

    «Informé al equipo del estado de la pista y ellos pensaban que la lluvia iba a volver», apuntó Lewis Hamilton. «Creía que tenían más información, hasta que he visto a todos irse al pit-lane. Pero son cosas que suceden y de las que debemos aprender. Lo he dado todo, no me queda nada. No sabíamos cómo iba a ir el fin de semana, pero al final todo ha salido bien».

    Toto Wolff, por su parte, mantuvo que la decisión había sido la adecuada teniendo en cuenta los datos que tenían en ese momento. «Creo al 100% que fue la decisión correcta y la mantengo. Al final hay que tomar la decisión y juzgar si está lo suficientemente seco. No pensé que en una vuelta podía secarse como lo hizo. Y al final tenemos que asumir que fue el resultado equivocado, pero la decisión fue correcta».

    Cuando se decretó la bandera roja, la pista estaba mojada, pero minutos después el viento y el calor la habían secado casi por completo. Lewis Hamilton lo sabía, pero se puso en manos del equipo, que erró en su apreciación.

    Mareos

    Finalmente, Lewis Hamilton consiguió subir al podio y recuperar el liderato del Mundial, pero tras la carrera se sintió muy indispuesto y no llegó siquiera a celebrar el podio, debiendo posteriormente visitar a los médicos.

    Un portavoz de Mercedes confirmó que Hamilton sufría «fatiga y mareos leves», mientras que Wolff explicaba que pensaba que estaba «relacionado con el calor y la carrera que tuvo, con toneladas de adelantamientos, eso es agotador. Creo que debería estar bien, pero es mejor prevenir que lamentar», concluyó.

    Fotos: Mercedes AMG F1