Las claves del descenso a los infiernos de Williams y cómo Lowe pretende salir de él

La historia cuenta que Williams es el tercer equipo más exitoso de la historia de la Fórmula 1, pero sus resultados de este siglo sólo reflejan destellos de épocas pasadas. Paddy Lowe, el hombre destinado a invertir la tendencia, afirma que Williams ya ha solucionado sus problemas y está preparado para nadar hacia la superficie.

Williams ha pasado por muchos momentos delicados a lo largo de su historia desde que, en 1977, Frank Williams y Patrick Head se embarcaran en una aventura que ha dado como resultado 16 títulos mundiales, 114 victorias y 308 podios. Entre todos esos logros, Williams Grand Prix Engineering vivió periodos de dominio absoluto salpicados con otros en los que aparecieron las limitaciones propias de un equipo privado, que en el fondo es lo que siempre ha sido con la excepción de breves asociaciones en exclusiva con Honda, Renault y, ya en este siglo, BMW.

De hecho, en este siglo Williams únicamente ha conseguido 11 de esas 114 victorias y ningún título mundial. La marcha de la mencionada BMW sumió al equipo en una progresiva decadencia que consumió las energías de un veterano Patrick Head en 2012 y también la salud de un castigado Frank Williams, que a pesar de todo resiste en un segundo plano tras ceder su liderazgo a su hija Claire.

Williams creyó revivir en 2014 apoyada en un motor Mercedes absolutamente dominador en el inicio de la era híbrida y dos pilotos fiables. Mediocres quizá, pero fiables al fin y al cabo. Pero la realidad era otra, pues los coches basados en el concepto de baja carga aerodinámica -intencionado o no- sólo funcionaban en condiciones muy específicas y, cuando Ferrari se empezó a poner las pilas y Renault consiguió darle a Red Bull un motor al menos decente, Williams comenzó a caer paulatinamente en la clasificación de constructores.

Lowe llega para cambiar viejos vicios

Paddy Lowe se convirtió el fichaje estrella tras su exitosa contribución en Mercedes y lo hizo no sólo convirtiéndose en el director técnico, sino también en accionista de Williams. Su objetivo a medio plazo pasaba por renovar el equipo a nivel organizativo, pero el primer cometido urgente consistió en cambiar radicalmente la filosofía de diseño del coche de 2018, abandonando la filosofía de la eficiencia aerodinámica para tratar de buscar la mayor generación de carga posible. El motor Mercedes haría el resto.

Pero el resultado ha sido nefasto e, independientemente de la influencia que Lowe haya podido tener en ello, lo cierto es que no le falta razón al británico cuando hace referencia a tiempos pasados. “Nuestra última victoria fue en 2012 y la anterior en 2004. Mi conclusión es que nuestro rendimiento ha sido pobre durante años. Hacen falta cambios en la organización, pero no surten efecto inmediatamente”, afirmó en declaraciones a SpeedWeek.

El Williams FW41 escenifica el descenso a los infiernos de un equipo que llegó a dominar la Fórmula 1 en los años 90.

Nada parecía estar a favor de Williams este año, con Martini anunciando su marcha, con Mercedes perdiendo la hegemonía en lo que a motores respecta y una pareja de pilotos inexperta con la que intentar reconducir la situación en los circuitos. “2018 ha sido un año extremadamente difícil para Williams, pero lo bueno es que hemos detectado los problemas y trabajamos duro en ellos”, señaló Lowe. “No voy a hacer predicciones y decir que mejoraremos en el campeonato, pero sé que seremos mejores. Ya hemos completado el cambio de tendencia”, afirmó.

Un cambio de tendencia que llevará tiempo escenificar en resultados realmente acordes a la historia del equipo, pues según Paddy Lowe estos han debido afrontarse en muchas áreas distintas y no guardan relación directa con el aspecto financiero. “No se trata de falta de inversión, sino de flujos de trabajo, de diseño, de cultura corporativa”, aseguró Lowe.

No es cuestión de dinero, sino de cultura

Inversión que no será boyante a corto plazo tras la pérdida de 15 millones de Martini, 25 de los Stroll y alrededor de 13 de Sirotkin. A buen seguro Kubica podrá compensar en gran medida lo aportado por SMP para subir a Sirotkin y Mercedes hará algún tipo de descuento en los motores como compensación por la presencia de George Russell, pero no cabe duda de que el presupuesto tendrá que ser más ajustado en 2019.

Lowe hacía referencia a un cambio de cultura, una modernización desde el núcleo de todo equipo de Fórmula 1: la gente que construye los monoplazas. “Las cosas están cambiando en Williams, pero llevan tiempo. Antes que nada, necesitas cambios en el departamento técnico. Sólo así puedes construir un coche mejor. Hay cientos de razones (por las que 2018 fue tan negativo): en el coche, en el modo en que lo diseñamos y evolucionamos. Trabajamos en todo ello”, apuntó el ingeniero británico.

Necesitamos trabajadores preparados con los conocimientos adecuados para un nuevo enfoque

Durante los últimos meses, Williams se ha desprendido de varios ingenieros veteranos y ha buscado contratar personal que contribuya al cambio de filosofía. Somos el tercer equipo más veterano de la Fórmula 1 y algunos empleados han estado con nosotros muchos años, pero eso puede ser también una desventaja. En ocasiones necesitas sangre fresca y debemos asegurarnos de tener a trabajadores preparados con los conocimientos adecuados para un nuevo enfoque. Estamos en ese punto actualmente”, confirmó Lowe.

Paddy Lowe tiene sobre sus hombros la responsabilidad de reflotar Williams.

Ahora Williams debe iniciar una regeneración palpable en los resultados deportivos, algo que no será fácil con equipos tan potentes como Renault y McLaren echando el resto para ascender en la parrilla y otros como Sauber, Racing Point y Toro Rosso contando con mayor inversión y recursos. “Tenemos gente leal y experimentada, también una gran fábrica, somos dueños del terreno y de los edificios -que no ocurre en todos los equipos-. Tenemos un túnel de viento de primera clase. Todos los ingredientes están ahí, ahora depende de cómo los usemos, concluyó Paddy Lowe.

La tendencia en la parrilla parece ir en contra de Williams y Lowe tendrá que hacer malabares para devolver al equipo a los puestos intermedios de la misma, no hablemos ya de los puestos de cabeza. Claire Williams nunca ha ocultado su ansiedad por ver hecho realidad el límite presupuestario, pero lo cierto es que este equipo lleva años demostrando carecer de lo necesario para brillar compitiendo en igualdad de condiciones. ¿Cambiará eso Paddy Lowe? En 2019 deben verse los primeros indicios.

Fotos: Williams Racing

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto