¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Kubica da espectáculo con un BMW M4 en el Nürburgring: ¡Imperdible!

    Kubica da espectáculo con un BMW M4 en el Nürburgring: ¡Imperdible!
    Robert Kubica, ya sentado en el BMW M4 con el que completó una vuelta al Nordschleife.
    David Plaza
    David Plaza2 min. lectura

    El Nordschleife es uno de los principales santuarios del mundo del motor y Robert Kubica ha querido disfrutar de sus 20 kilómetros con un BMW M4 de alquiler, lo que animó a su propietario a subirse al asiento de copiloto para disfrutar de una vuelta magistral.

    Rodar en el Nürburgring Nordschleife es uno de esos placeres que todo aficionado al automóvil, sea de competición o no, debe intentar hacer al menos una vez en la vida. El encanto de este circuito reside en cada una de sus 90 curvas y 20 kilómetros de longitud, pues sus pianos a la vieja usanza, los continuos cambios de desnivel y el espectacular entorno en el que se encuentra explican a la perfección el mito y la historia que en él residen.

    Y Robert Kubica, un enamorado del automóvil, actual piloto de BMW en el DTM y reserva de Alfa Romeo en la Fórmula 1 tras competir con Williams en 2019. ha aprovechado uno de sus días libres para pasarse por el circuito alemán para disfrutar de una vuelta a los mandos de un coche de alquiler, aunque no uno cualquiera.

    Espectacular vuelta de Robert Kubica a los mandos del BMW M4.

    El sorprendido propietario del BMW M4 blanco no quiso desaprovechar la oportunidad de acompañar a Kubica cuando este le pidió un coche para dar una vuelta al Nordschleife, improvisando un vídeo en YouTube que incluye la vuelta al trazado con el piloto polaco a los mandos, y no precisamente a un ritmo calmado.

    El BMW M4, un coupé de 431 CV y más de 100.000 euros, proporciona 550 Nm de par máximo a través de su motor de 6 cilindros en línea y 3 litros asociado a una caja de cambios secuencial DKG de 7 velocidades, que sin duda Kubica exprimió al máximo. Y es que el M4, a pesar de su tonelada y media de peso, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,3 segundos. Aunque, sinceramente, es probable que con un utilitario la vuelta de Kubica hubiera sido igualmente espectacular.