¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Kubica da espectáculo con un BMW M4 en el Nürburgring: ¡Imperdible!

    Robert Kubica, ya sentado en el BMW M4 con el que completó una vuelta al Nordschleife.

    El Nordschleife es uno de los principales santuarios del mundo del motor y Robert Kubica ha querido disfrutar de sus 20 kilómetros con un BMW M4 de alquiler, lo que animó a su propietario a subirse al asiento de copiloto para disfrutar de una vuelta magistral.

    Rodar en el Nürburgring Nordschleife es uno de esos placeres que todo aficionado al automóvil, sea de competición o no, debe intentar hacer al menos una vez en la vida. El encanto de este circuito reside en cada una de sus 90 curvas y 20 kilómetros de longitud, pues sus pianos a la vieja usanza, los continuos cambios de desnivel y el espectacular entorno en el que se encuentra explican a la perfección el mito y la historia que en él residen.

    Y Robert Kubica, un enamorado del automóvil, actual piloto de BMW en el DTM y reserva de Alfa Romeo en la Fórmula 1 tras competir con Williams en 2019. ha aprovechado uno de sus días libres para pasarse por el circuito alemán para disfrutar de una vuelta a los mandos de un coche de alquiler, aunque no uno cualquiera.

    Espectacular vuelta de Robert Kubica a los mandos del BMW M4.

    El sorprendido propietario del BMW M4 blanco no quiso desaprovechar la oportunidad de acompañar a Kubica cuando este le pidió un coche para dar una vuelta al Nordschleife, improvisando un vídeo en YouTube que incluye la vuelta al trazado con el piloto polaco a los mandos, y no precisamente a un ritmo calmado.

    El BMW M4, un coupé de 431 CV y más de 100.000 euros, proporciona 550 Nm de par máximo a través de su motor de 6 cilindros en línea y 3 litros asociado a una caja de cambios secuencial DKG de 7 velocidades, que sin duda Kubica exprimió al máximo. Y es que el M4, a pesar de su tonelada y media de peso, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,3 segundos. Aunque, sinceramente, es probable que con un utilitario la vuelta de Kubica hubiera sido igualmente espectacular.