¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Dakar 2020Alonso, cuarto en Neom: "Siempre quiero un poco más, ojalá ganar una etapa"

    Tras ser cuarto en la tercera especial, Alonso se permitió soñar con quedar entre los tres primeros en alguna etapa o incluso con lograr una victoria.

    A pesar de quedar ralentizado por una accidente en el segundo día del rally, Alonso asegura que no se ha visto afectado por dicha avería.

    La diversidad de superficies en Arabia Saudí llamó la atención de Alonso.

    A medida que avanza el Dakar y se suceden las respectivas etapas, el piloto asturiano va haciendo uso de la experiencia adquirida en los más de 1.000 kilómetros que lleva recorridos en la que está siendo su primera experiencia en la carrera más dura del mundo. Si bien Fernando Alonso y Marc Coma sufrieron un aparatoso accidente en la segunda etapa que les hizo perder más de dos horas para reparar los daños mecánicos, en la tercera etapa han sido capaces de rodar en tiempos competitivos y terminar cuartos -sanción a Al-Attiyah mediante- después de los 427 kilómetros correspondientes.

    Del 47º en la general en el día de ayer, Alonso ha saltado al puesto 32º, posición en la que ahora 'únicamente' cede 2 horas y 40 minutos con Carlos Sainz, el nuevo líder del Dakar. “Hemos tenido una etapa sin contratiempos, con buena visibilidad. Saliendo atrás, cada coche que íbamos cogiendo en ese momento o tenía un pinchazo o se perdía un poco. Siempre pasaba algo que volvíamos a tener pista delante sin coches y sin polvo. Hemos podido disfrutar de un buen ritmo, la etapa ha sido también preciosa, los sitios por los que hemos pasado, así que he disfrutado".

    "El único a lo mejor contratiempo fue el último split, en la última parte, los últimos kilómetros, que nos hemos perdido un poco en algún río, que no encontrábamos el camino, pero en general ha sido un buen día, con buen sabor de boca. Ayer fue un poco una sorpresa, ya dije que estaba contento con el ritmo y con las sensaciones que teníamos. El resultado fue la parte negativa, perder esas horas no era lo esperado. Las sensaciones eran buenas ayer, siguen siendo buenas hoy; me encuentro bien con el coche", agregó.

    Alonso incidió en lo que ha cambiado su vida en los últimos meses: "Si hace 7 meses no me había subido nunca a un coche de estos, ahora poder estar entre los cinco primeros, por segundo día, es una nota positiva y me alegra, pero quiero siempre un poco más y ojalá pueda aprovechar la buena posición de salida mañana o en los próximos días para intentar algo más, estar entre los 3 primeros u ojalá ganar una etapa, que sería mágico”.

    "No vine aquí para ganar el Dakar este año, ni vine aquí para hacer podios. Soy consciente de mis limitaciones"

    “No vine aquí para ganar el Dakar este año, ni para hacer podios. Entiendo mis limitaciones, sobre todo en este año. Como digo, hace unos meses nunca había subido a un coche de raids, nunca había salido del asfalto, hace 5 meses no conocía a Marc Coma... Hay muchas cosas que tengo que recuperar tiempo, pero poder cambiar de disciplina, de la resistencia, la Fórmula 1, a Indianápolis, a los óvalos, a los rally-raid, poder estar entre los mejores del mundo siempre es el desafío más grande que tengo”, detalló.

    El ovetense niega que su moral se haya visto afectada por el accidente del segundo día.

    Fortaleza ante la adversidad

    El piloto español mostró su euforia al percatarse de que, nuevamente, su compatriota Carlos Sainz había realizado una gran etapa que le ha permitido auparse hasta lo más alto de la clasificación. “Sí, sí, lo sé, lo vi ahora, así que doble alegría: la personal, de haber tenido una etapa sin contratiempos, y la alegría de que Carlos haya conseguido ganar hoy", explicó.

    "Ayer fue un día difícil, en un primer momento pensaba que igual había incluso que abandonar, en un segundo que había que esperar a unos camiones que había de asistencia que había detrás y que íbamos a llegar a bivouac de noche, y luego el tercero que sólo perdíamos 2 horas. Por lo tanto había sido un buen día dentro de la problemática que habíamos tenido, pero no tenía el objetivo de ganar el Dakar, no estaba entre los grandísimos favoritos", comentó Alonso analizando su recorrido hasta ahora.

    Según su punto de vista, lo que debía hacer en el día de hoy era "aprender la lección" e "intentar reparar el coche y encontrar el ritmo", algo "que no era fácil cuando salimos" tras lo ocurrido. "Sobre todo ayer, después de hacer 130 km. sin frenos de delante, porque los habíamos desconectado, hoy se notaba el coche bastante raro en los primeros kilómetros. Me costó un poco coger el ritmo, pero creo que hemos hecho dos buenas etapas, y ojalá que mañana siga así”, afirmó.

    Las dunas esperan a los dakarianos en la segunda semana.

    'Top 3' o llevarse una etapa, un sueño

    De no haber impactado contra aquella roca que destrozó el frontal de su Toyota Hilux V8, Alonso y Coma estarían en torno a los 10 minutos del liderato, una diferencia positiva en su primera aventura en el Dakar. Sin embargo, el bicampeón en Fórmula 1 no se deja llevar por ese hecho. “No, no creo, porque sólo llevamos 3 días y va a llegar mucho más drama aún de lo que hemos vivido", advirtió. "Me ha pasado a mí ayer, hoy hemos visto a Al Qassimi el Peugeot que lo pasamos y estaba hecho trizas, porque había dado varias vueltas de campana, y pasarán aún más cosas a mucha gente".

    "Esperemos que a nosotros las mínimas posibles y llegar a la etapa 12 con ese objetivo de acabar y de vivir toda la experiencia, pero si en alguna etapa puedo encontrar un buen ritmo, una buena visibilidad y como decía antes ojalá hacer un ‘Top 3’ o el sueño de ganar una etapa, que parece imposible, pero… después de estas dos últimas etapas tengo un poco más de moral”, espetó.

    Sobre la afirmación que realizase tras los primeros kilómetros acerca de que tenía "más ritmo en el bolsillo", Alonso desveló que hay más potencial por explotar. Hay más, hay más en el bolsillo, pero creo que todo el mundo lo tiene. Te dan el 'roadbook' por la mañana, sales… Marc, los copilotos en general pasan esos 15 minutos que tienen pues pintando sus colores, sus notas, sus recordatorios, y siempre vas a un 90%, porque no tienes la confianza de saber lo que te llega", continuó.

    "Sobre todo esta última parte me ha dejado un sabor agridulce, porque nos hemos perdido un par de veces y era una zona de muchas rocas. Yo como nunca las he pasado estas zonas no sé la velocidad a la que hay que pasarlas. Había alguna zona como de trial, con rocas sueltas grandes y había que ir en primera despacito. Hay tantos cambios de ritmo durante la etapa. A veces vas en sexta a tope durante kilómetros y kilómetros y otras veces que vas en primera a 15-20 km/h, y yo con la falta de experiencia no sé si puedo ir a 40 km/h cuando voy a 15 km/h. Voy fiándome un poco de lo que me va diciendo Marc”, puntualizó.

    "Hay veces que vas en sexta a tope durante kilómetros y kilómetros y otras veces que vas en primera a 15-20 km/h"

    A la hora de señalar la mayor dificultad que ha afrontado por ahora, Alonso se mostró indeciso. “No sabría decir, un poco los cambios de ritmo quizás, lo que estaba ahora comentando. El no poder decir “oye, este es el ritmo que tenemos que llevar y vamos hacia adelante”. De repente haces diez kilómetros a tope por unos valles de arena, luego pasas por unas montañas que cabe justo justo el coche… pero la dificultad mayor que me encontré tanto en Marruecos como aquí yo creo que la visibilidad", esgrimió.

    "Es una disciplina que tiene eso, lo coges o lo dejas; lógicamente no se va a cambiar ahora después de tantos años y tienes que acostumbrarte, pero más o menos vas a la velocidad que va el coche de delante. Si no tiene ningún problema en ese momento y justo consigues adelantarlo le sigues y vas a la velocidad que vaya él, así que intento aprovechar seguramente mañana la posición de salida. La segunda semana, cuando hay dunas, que ahí sí que no hay tanto polvo, intentar ahí con mejor visibilidad disfrutar un poco también de la carrera”, atisbó Alonso, fijando su punto de mira en desplegar todo su potencial entonces.

    "He tenido esos 3 o 4 momentos de poca visibilidad, pero no más"

    Por último, el piloto del coche con dorsal #310 dejó caer que únicamente había podido realizar unos pocos adelantamientos reales más allá de aquellos consecutivos por fallos mecánicos.“Pasar pasar yo creo que a 3 o 4, los demás siempre nos los hemos encontrado parados con un pinchazo o perdidos. He tenido esos 3 o 4 momentos de poca visibilidad, pero no más”, concluyó Alonso.

    Fotos: Toyota Gazoo Racing