¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Renaulution transforma Alpine en una marca de coches eléctricos

    Renault acaba de presentar las líneas maestras del nuevo plan estratégico «Renaulution». Un ambicioso plan que tiene por objeto devolver los beneficios a la marca del rombo, y que comprende una actuación en las cuatro marcas que le pertenecen. Alpine jugará un papel muy interesante, transformándose en una marca de coches eléctricos.

    Si ambiciosos son los objetivos que Luca de Meo ha presentado para Renault, Dacia y LADA, no son menos para Alpine. La marca deportiva, que parecía condenada a desaparecer, no lo hará. De hecho, se le ha asignado uno de los papeles más interesantes de todo el grupo transformándose en una marca de coches eléctricos deportivos, y muy exclusivos.

    La marca también asume las divisiones deportivas de Renault Sport -Cars y Racing- por lo que las versiones de altas prestaciones de los modelos del Rombo ahora pasarán directamente a la marca de Dieppe, y serán completamente eléctricas, como también una nueva generación de nuevos modelos deportivos. Los ingenieros de Alpine tendrán libertad absoluta para participar de las plataformas del grupo, por lo que la marca tendrá plenas facultades para disponer de la arquitectura CMF-EV.

    Teaser Alpine 2025
    Teaser de los tres modelos eléctricos más inmediatos de Alpine

    El futuro de Alpine se transforma en eléctrico, una nueva oferta para los deportivos

    Sin embargo, los franceses han dejado al descubierto un detalle sumamente interesante. Y es que Renault ha señalado que Alpine también podrá utilizar la plataforma CMF-B, una plataforma de combustión y adaptada para híbridos enchufables, incluso eléctricos, por lo que se abren nuevas posibilidades en el horizonte de un modelo de este segmento con ambiciones muy deportivas.

    Y es que la firma ya ha dejado caer un teaser en que aparecen tres modelos, cada uno con un propósito diferente, para el día a día o para los fines de semana, más familiar o más deportivo, y con unas siluetas muy interesantes. Porque, de izquierda a derecha, el primero se intuye con un estilo de turismo, por lo que abre la puerta a un heredero más moderno para el Clio RS o incluso al rumoreado ZOE RS.

    El segundo presenta una forma de SUV, con los faros dispuestos en forma de «X» o de la bandera de cuadros de las carreras, lo que da una idea de un Captur firmado por Alpine o el congelado SUV rival del futuro Porsche Macan. El tercero es claramente un deportivo, una nueva variante del A110 totalmente eléctrica. La firma también asume la responsabilidad de la producción de un coche de competición eléctrico junto con Lotus. En suma, grandes proyectos con los que Alpine tiene que ser una marca rentable en 2025, incluyendo también las operaciones a nivel de competición.