¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches sin carnet: todo lo que hay que saber y modelos más interesantes

    El Citroën AMI ha sido el último microcoche en llegar al mercado.

    Los popularmente llamados coches sin carnet, los cuatriciclos, se han convertido en un segmento en alza en los últimos años. ¿Te has planteado alguna vez adquirir uno? Esto es todo lo que tienes que saber sobre ellos.

    Para muchos, los cuatriciclos -o los que muchos conocemos como ‘coches sin carnet’- son una alternativa ideal para el desplazamiento diario en entornos urbanos. Cuentan con algunas ventajas y también varios inconvenientes, pero cada vez más son los elegidos para realizar las tareas rutinarias en las ciudades.

    Tal es así que incluso en la actualidad no es escasa la oferta de cuadriciclos eléctricos, por lo que cada vez es más sencillo encontrar un modelo que se ajuste a nuestras necesidades, generalmente asociadas a la agilidad en entornos urbanos y congestionados, así como un coste de adquisición y mantenimiento inferior al de un vehículo convencional de carnet B.

    No pueden rebasar los 45 km/h de velocidad máxima y sólo pueden llevar a dos personas

    Pero, ¿realmente son coches que pueden conducirse sin carnet? A esta y a otras muchas preguntas vamos a contestar a continuación.

    ¿Hace falta carnet para conducir un cuadriciclo o microcoche?

    Lo primero que debemos aclarar es que, técnicamente, estos vehículos no son coches y sí, necesitamos un carnet expedido por la DGT para conducirlos. Resulta más apropiado llamarlos cuadriciclos ligeros o microcoches, pues deben ser vehículos de cuatro ruedas cuya masa en vacío es inferior a 350 kg (excluidas las baterías si son eléctricos) y que no pueden rebasar los 45 km/h de velocidad máxima. De igual modo, en ellos sólo pueden viajar dos personas como máximo.

    Además, es necesario contar con el carnet AM, o lo que es lo mismo, el carnet de ciclomotor para poder circular con ellos por las vías españolas. Y no sólo eso, también tendremos que haber cumplido al menos los 15 años de edad. Resumiendo, el proceso para conseguir dicho carnet sería el siguiente:

    1. Edad mínima de 15 años.
    2. Rellenar un impreso oficial que recogeremos en la Jefatura de Tráfico o conseguiremos en la página web de la DGT.
    3. Solicitar fecha de examen.
    4. Realizar un test psicotécnico.
    5. Presentar DNI, pasaporte o Tarjeta de Residencia en vigor.
    6. Presentar fotografía actualizada de 35-25 mm. la misma presentada para el test psicotécnico.
    7. Declaración por escrito de no ser titular de cualquier otra clase de permiso de conducir ciclomotores.
    8. Declaración por escrito de no estar privado por resolución judicial del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, o tener carnet en suspensión.
    9. Aprobar un examen teórico y uno práctico en circuito cerrado (circular entre carril de conos y en zig zag).

    ¿Por dónde puede circular un microcoche?

    Ya tenemos claro qué tipo de vehículo tenemos entre manos, pero es igualmente relevante saber por dónde podemos circular con ellos, pues sus especiales características hacen que no sean aptos para cualquier tipo de vía.

    Y es que, tanto por su tamaño, como por su potencia y velocidad máxima (recordemos, 45 km/h) -sin olvidarnos de los menores conocimientos potenciales de sus conductores-, los microcoches tienen prohibida su presencia en vías rápidas como autopistas y autovías (estas últimas serán un recurso sólo si no existe otra alternativa). De tal modo que son aconsejables para vías urbanas y se les permite circular en carreteras convencionales, aunque siempre lo más pegados posible al margen derecho o incluso por el arcén transitable si es que está presente en la vía.

    ¿Tengo que pasar la ITV con un microcoche?

    Efectivamente, al igual que en el caso de los turismos, motocicletas y demás vehículos convencionales, los llamados ‘coches sin carnet’ deben pasar la Inspección Técnica de Vehículos, en su caso la primera a los tres años y, posteriormente, cada dos. Dicha obligatoriedad se instauró en 2007.

    ¿Son seguros los ‘coches sin carnet’?

    Una vez conocidos los requisitos necesarios para poder circular con un microcoche o cuadriciclo ligero, debemos tener claro hasta qué punto es seguro circular con ellos conjuntamente con el resto de vehículos.

    Al igual que estos, los microcoches deben pasar test de choque Euro NCAP, aunque en su caso las pruebas son menos exigentes. Actualmente, Euro NCAP basa las valoraciones de estrellas de los cuadriciclos en la protección que ofrecen a los ocupantes adultos de los asientos delanteros. Más adelante, es posible que se añadan otros componentes a la evaluación, como la protección para peatones e infantil y las funciones de asistencia a la conducción, requisitos que sí se valoran en el resto de vehículos.

    Test del Chatenet CH30, que consiguió dos estrellas en el test Euro NCAP.

    El ensayo consta de dos pruebas de choque: un impacto frontal completo a 50 km/h contra un elemento deformable y un impacto lateral a esa misma velocidad, en el cual se impulsa una barrera deformable contra el lateral del vehículo.

    La puntuación máxima es la misma en cada prueba: 16 puntos. Se añaden las puntuaciones y se calcula el porcentaje de la máxima. En base a este porcentaje, se determina la valoración de estrellas. Aunque sean pruebas duras para los cuadriciclos, son mucho menos exigentes que las de los turismos, por lo que las valoraciones de estrellas de los cuadriciclos deben utilizarse sólo para realizar comparaciones entre vehículos de esta categoría. No se puede considerar válida una comparación con otras valoraciones de estrellas».

    Así pues, y dejando de lado el hecho de que pueda conducirlo una persona que sólo cuenta con el carnet AM, lo cierto es que los microcoches no son excesivamente seguros si nos atenemos a las pruebas Euro NCAP. Y es que la máxima puntuación conseguida por uno de estos vehículos ha sido de dos estrellas de cinco posibles, siempre teniendo en cuenta que dicha puntuación ha sido conseguida con pruebas específicas menos exigentes que la del resto de vehículos. Incluso, algunos de los vehículos ni siquiera obtuvieron una estrella.

    Si bien marcas como Aixam cuentan ya con elementos de seguridad activa y pasiva como ABS o airbag, lo cierto es que los microcoches tienen aún mucho camino por delante en materia de seguridad, creando en ocasiones una excesiva sensación de protección por el hecho de contar con carrocería y techo.

    Los cuatro coches sin carnet más destacados

    Si tras leer nuestro artículo dedicado a los ‘coches sin carnet’, microcoches o cuadriciclos ligeros piensas que son una opción interesante para cubrir tus necesidades, te interesan los siguientes cuatro modelos, que destacan sobre el resto por diferentes razones.

    Ligier JS50 DCI

    Fue el vehículo más vendido de este segmento en 2019 y ofrece una relación calidad-precio muy interesante, tanto por estética, como por prestaciones y equipamiento. El JS50 dispone de un motor diésel de origen Lamborghini con 8 CV de potencia, además de airbag, luces diurnas LED y frenos de disco en las cuatro ruedas.

    En el apartado del equipamiento, también destaca la presencia de sistema de sonido Pioneer, Bluetooth, pantalla táctil de 6,3 pulgadas o cámara de visión trasera, además de varias versiones y colores a elegir.

    Su consumo ronda los 3,6 l/100 km y tiene un precio de partida de 10.990 euros.

    Aixam Crossline

    Este modelo de la marca que más vehículos de este tipo vende en el mundo es, en cierto modo, el Crossover de los microcoches, pues es el más grande de todos. Además de espacio, ofrece bastante equipamiento y monta un motor Kubota diésel que desarrolla una potencia de 8,15 CV y un consumo medio de 3,1 litros a los 100 km.

    Su maletero es considerable, pues tras las dos plazas disponemos de 1100 litros de capacidad, además de luces diurnas LED, pantalla TFT de 3,5 pulgadas, ordenador de a bordo en pantalla multifunción, puertas reforzadas contra impactos, apertura eléctrica de maletero o llantas de aleación de 14 pulgadas.

    Citroën AMI

    Con una longitud de 2,41 m y una anchura de sólo 1,39 m, este nuevo modelo de la marca francesa quiere hacerse con el liderato del sector de los microcoches a través de su apuesta eléctrica y estéticamente rompedora. Su lanzamiento está al caer y ofrece modalidades de uso muy innovadoras con el objetivo de facilitar la introducción de la electrificación en el mercado.

    A nivel estético, es posiblemente el más atrevido y actual -además de personalizable-, mientras que a nivel técnico destaca por ser 100% eléctrico, contando con una batería de iones de litio de 5,5 kWh para alimentar un motor de 6 kW, que equivale a 8 CV de potencia.

    Entre las opciones de personalización, además de los colores o los niveles de equipamiento, encontramos la posibilidad de incorporar elementos como red de separación central, gancho para bolsa, compartimento de almacenamiento en la parte superior del tablero de instrumentos, clip para smartphones o bluetooth.

    Finalmente, Citroën tiene pensado ofrecer la opción de venta online con entrega a domicilio, además de alquiler de larga duración (24 a 36 meses) por 19,99 € al mes (importe confirmado para Francia) que incluye la batería y un coste de uso reducido. Si lo queremos comprar, el precio rondará los 6900 euros.

    Minauto Acces

    Esta es, posiblemente, la opción más barata de cuantas existen en el mercado de los microcoches. Se trata de la gama económica de Aixam y podemos conseguirla desde los 8999 euros, disponiendo con ello de muchos de los elementos mecánicos y la tecnología de la marca mayor.

    Su motor diésel de 8,15 CV no viene acompañado de tanto equipamiento como el de los modelos anteriores, pero sigue ofreciendo algunos ‘lujos’ como el elevalunas eléctrico, advertencia de pastillas de freno desgastadas o faros halógenos con luz diurna integrada.