¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Se abre una muestra de la obra de Dan Gurney, uno de los pioneros del automovilismo moderno

    El Museo Petersen abre la próxima semana una muestra de la obra del piloto y constructor Dan Gurney, uno de los más destacados de la historia.

    Aunque en Europa es más conocido por sus victorias en F1 o Le Mans, Gurney fue el responsable de la costumbre de rociar con champán durante la celebración en el podio.

    El Eagle mkII GTP de la Imsa en 1991. Ganó 11 de 10 carreras.

    Dan Gurney es un nombre que solo los más veteranos aficionados europeos pueden llegar a recordar, pero en los Estados Unidos es toda una leyenda del automovilismo. Piloto y constructor, pocas categorías hubo que se le resistieran a este californiano de adopción.

    El Museo Petersen de Los Ángeles abrirá el próximo día 27 una exposición llamada “The Eagles Have Landed: Dan Gurney’s All American Racers”, en honor a la extensa y prolífica carrera del piloto y constructor, nacido en 1931.

    Fue el primer piloto de la historia que logró ganar carreras en los campeonatos de Formula 1, Sports Cars (el antecesor del actual WEC) incluyendo las 24 Horas de Le Mans, NASCAR y la Indy Car. Hasta el día de hoy, solo otros dos pilotos han logrado esta gesta, Mario Andretti y Juan Pablo Montoya.

    El Plymouth AAR 'Cuda de 1970 de la Trans Am.

    A Dan Gurney se le debe la costumbre de rociar con champán a los presentes durante la celebración del podio, la primera vez que se tenga constancia de este gesto fue cuando Gurney y A.J. Foyt celebraban la victoria en las 24 Horas de Le Mans de 1967, la segunda victoria consecutiva de un Ford GT40.

    Así mismo, Gurney fue el responsable de un tipo de flap que lleva su nombre, el “Gurney flap”, el primer avance aerodinámico de un automóvil trasladado al sector aeronáutico. Durante unas pruebas siendo ya director de equipo, su piloto, en aquel momento Bobby Unser, se quejaba del rendimiento del nuevo vehículo que estaban probando, y para mejorar su estabilidad a Gurney se le ocurrió instalar un pequeño flap en el extremo del alerón trasero, a modo de spoiler fijo en el extremo del alerón.

    Este dispositivo no mejoró instantáneamente el coche, ya que ofrecía mucha más downforce, pero Gurney y Unser lograron controlarlo retocando el apoyo delantero. Este sistema fue empleado por el equipo de Gurney durante años, con la excusa de que servía para que los mecánicos no se hicieran daño con el alerón cuando empujaban o manipulaban el vehículo. No fue hasta unos años después fue descubierto el secreto.

    Disposición del "Gurney flap".

    El “Gurney flap” aumenta el coeficiente de arrastre y este avance pasó años después al sector aeronáutico, gracias al ingeniero de Douglas Aircraft, Bob Liebeck, que lo denominó de esta manera.

    El piloto estadounidense también fue el primero en emplear en Formula 1 un casco integral y fue el último en vencer un Gran Premio de F1 con un coche propio, el GP de Bélgica de 1967 a los mandos del Eagle T1G con motor V12 Weslake.

    Aunque la fama de Dan Gourney en Europa se debe a su rendimiento en pista en Formula 1, donde corrió para varios equipos incluidos la Scuderia Ferrari, BRM, Porsche o McLaren, y el Campeonato del Mundo de Constructores, donde venció en las 24 Horas de Le Mans.

    Eagle Weslake T1G V12.

    Fue el fundador del equipo All American Racers, que competía en Europa bajo el nombre Anglo American Racers y con sede en Inglaterra, y que desarrollaba sus propios vehículos, los Eagle.

    El palmarés de All American Racers en Estados Unidos fue impecable. Participando en disciplinas tan dispares como las USAC y la CART Champ Car, venciendo la Indy 500 en tres ocasiones además de otras 48 pruebas, la Trans Am o la IMSA GTP. En este último caso además, el rendimiento del equipo es popularmente conocido como el motivo de la desaparición de las series, ya que AAR las dominó por completo.

    El equipo de Gurney entró en 1983 en la IMSA con los espectaculares Toyota Celica, y en 1988 se pasaron a la categoría GTP. En este campeonato ganaron 21 de las 27 carreras en las que tomaron parte, siendo 1991 su mejor temporada.

    Eagle mkIII IMSA GTP #99, 8 victorias en 11 carreras.

    Ese año participaron con el Eagle mkIII de motor Toyota, un 4 cilindros en línea sobrealimentado que entregaba unos800 CV y más de 13.500 Nm de par máximo. Compitieron con dos unidades, una de ellas obtuvo 8 victorias y la segunda solo dos, para un total de 11 carreras.

    En el Museo Petersen serán expuestos algunos de los modelos más míticos de la carrera del piloto, como los Eagle de la Indy con los que lograron el doblete Bobby Unser y Dan Gurney en la Indy 500 de 1968. También veremos el Plymouth AAR ‘Cuda, la versión de calle del modelo que preparó para correr AAR en la Trans Am de la época y del que se fabricaron unos 2.700 ejemplares.

    Uno de los vehículos más extraños que se podrán ver es una de las 36 Gurney Alligator A6 fabricadas. Un extraño diseño de motocicleta en el que el piloto y constructor estuvo trabajando durante años.

    Alligator A6, una de las obras más extrañas de Gurney.

    Cuenta con asiento con respaldo situado a la misma altura del motor, bajando al máximo el centro de gravedad de la moto. Un extraño diseño que no tuvo repercusión en el mercado, pero que es otra de las particulares creaciones del piloto, al que parece que descansar no era de sus objetivos en al vida.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto