¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Honda NSX Type S sirve para despedir al deportivo con su versión más potente y rápida

    El Honda NSX Type S sirve para despedir al deportivo con su versión más potente y rápida
    15
    El nuevo Honda/Acura NSX junto al NSX originalHonda
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera4 min. lectura

    La firma japonesa ha presentado durante los eventos de Monterey el nuevo y mejorado Honda NSX Type S, la última versión que será comercializada de la segunda generación del deportivo y que llega para ser la versión más potente, rápida y maniobrable hasta la fecha de la saga NSX.

    Además de anunciar el regreso de la enseña Integra al catálogo de Acura, lo que tendrá lugar durante el año que viene, Honda se ha guardado para los eventos de la Monterey Car Week una presentación muy especial, el nuevo Honda NSX Type S. Una versión fuertemente renovada del deportivo híbrido que llega para convertirse en la versión más potente y prestacional hasta la fecha del deportivo nipón.

    El nuevo Honda NSX Type S es una edición limitada que llega para rendir homenaje al fin de la producción del deportivo híbrido japonés, que en estos momentos solo está disponible en unos pocos mercados y el más importante de ellos es precisamente el de Estados Unidos. Por eso, de las únicas 350 unidades que van a ser fabricadas de esta edición nada menos que 300 están destinadas a ese mercado, donde el modelo es comercializado bajo los emblemas de Acura. Esta edición limitada será fabricada en la misma planta estadounidense donde se ha producido hasta ahora esta nueva generación del NSX, en las instalaciones de Marysville, Ohio.

    Más potente y rápido que la versión base.

    Type S

    El nuevo Honda NSX Type S no es simplemente una versión modificada o dotada de una nueva configuración estética, pues ha recibido numerosas modificaciones en varios apartados para convertirse en la versión más potente, rápida y maniobrable de la historia del modelo.

    Incluso a nivel estético cuenta con un diseño diferenciador, tanto que parece pertenecer a un facelift, más que a los rasgos propios de una versión potenciada. El frontal cambia considerablemente gracias a un paragolpes más agresivo con líneas más angulosas que incluye nueva parrilla. Según Honda, estos cambios no son simplemente estéticos, pues ayudan a mejorar la refrigeración del modelo y a aumentar su carga aerodinámica.

    A nivel mecánico encontramos una configuración más potente del V6 de 3.5 litros, que en combinación con los 3 motores eléctricos y gracias a los turbocompresores tomados directamente del NSX GT3 de carreras ahora entrega 608 CV (600 hp) y 667 Nm de par máximo, lo que suponen 27 CV y 22 Nm más que el modelo base. Además de la nueva cifra de potencia han sido recalibradas las respuestas de la transmisión automática de 9 relaciones y de los motores eléctricos, para afinar el efecto Torque Vectoring que son capaces de generar.

    Esta será la última versión fabricada del modelo.

    Para los clientes más puristas y deportivos hay disponible un Lightweight Package opcional que incluye frenos carbocerámicos Brembo y numerosos elementos realizados en fibra de carbono vista en el exterior. De manera paralela, también hay disponible un paquete de carbono solo para el interior, que gana un aspecto algo más racing con nuevos revestimientos de Alcántara.

    En cuanto a las prestaciones, a pesar de haber confirmado que esta nueva edición limitada es más rápida, Honda no ha querido revelar aún sus cifras, limitándose a decir que es 2 segundos más rápido que el NSX 2019 en el circuito de Suzuka.

    El Honda NSX Type S sirve para despedir al deportivo con su versión más potente y rápida