¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Jaguar Land Rover aplicará un severo plan de ahorro hasta 2021

Jaguar Land Rover aplicará un riguroso plan de ahorro en los próximos 18 meses. La situación de los dos grandes fabricantes británicos no ha sido la mejor durante el pasado 2018 cortando una racha de continuo crecimiento desde 2011 hasta 2017, obligando a recortar costes innecesarios además de trazar un nuevo enfoque en la venta de modelos y optimizar la producción en sus plantas.

Línea de producción del Jaguar XJ en la factoría británica de Castle Bromwich

Que no corren buenos tiempos para Jaguar Land Rover no es una novedad, sino una realidad. El consorcio de marca británicas ha cortado la racha positiva que tuvo hasta 2017, con un pasado año 2018 que casi se puede considerar como desastroso y al que se tiene que enfrentar con una fuerza bruta para salvar los trastos.

No solo el asunto del Brexit afecta a las dos marcas del gigante indio de Tata. Hay otras cuestiones encima de la mesa que están tensando la cuerda más de lo debido y que ha obligado a trazar un plan de ahorro cifrado en 2.500 millones de libras para los próximos 18 meses, una cantidad muy importante pero que muchos analistas expertos en la industria consideran insuficientes.

Tanto que el máximo dirigente -y propietario de las marcas británicas- se ha visto obligado a salir del paso ante los rumores que en los últimos meses circulan sobre la venta de las dos marcas y desmentir. "No es cierto que Tata esté intentando deshacerse de su participación en Jaguar Land Rover o acabar con la marca Jaguar. Creemos en el potencial de los productos de JLR, así como en las capacidades de diseño y diseño de JLR", ha apuntado el presidente de Tata Motors, Natarajan Chandrasekaran.

El Land Rover Discovery, el modelo fabricado en la nueva factoría de JLR en Eslovaquia

Pero lo que sí es tan cierto como real es que la baja demanda de determinados modelos obligó a los dos fabricantes a realizar paros de producción el pasado año. La mayor parte de las plantas de producción de las dos firmas no funcionan al nivel más óptimo de capacidad de producción. Es el caso de la factoría de Castle Bromwich, sede de la fabricación de los Jaguar F-Type, XE, XF y XJ, de donde salen unas 50.000 unidades anuales.

¿La solución? Despidos y reducir el número de empleados de JLR. Casi lo mismo ocurre con la nueva factoría de Eslovaquia donde se fabrica el Land Rover Discovery, muy por debajo de la capacidad óptima y que no llegará a tal nivel hasta que el nuevo Defender no llegue al mercado, para lo cual queda un largo año por delante. Y, mientras tanto, la marca del felino produce más modelos con menos demanda: berlinas. Mala estrategia.

Hay un punto medio a favor y es que la marca de SUV está introduciendo la tecnología híbrida para reducir las emisiones promedio de la flota. Y es que el Jaguar I-PACEno es suficiente, otro frente más que no está logrando las ventas estimadas al inicio como para considerarse un modelo rentable, y es que sus márgenes de beneficio son más bajoscomparado con un F-PACE y a pesar de que el precio del eléctrico es un 15 por ciento mayor.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto