¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Lucas Di Grassi prueba el Tesla Model S del Electric GT

    Lucas Di Grassi, piloto de Fórmula E, se ha puesto a los mandos del Tesla Model S P85+ desarrollado para el Electric GT.

    El brasileño, muy implicado en los primeros pasos de la Fórmula E, pretende conocer la tecnología que envuelve al Tesla.

    Lucas Di Grassi ha tenido la oportunidad de probar el Tesla Model S P85+ del Electric GT en un test que ha tenido lugar en Vallelunga. El brasileño, piloto titular de Audi en la Fórmula E y uno de los pilotos con más experiencia en vehículos de competición eléctricos, no ha querido dejar pasar la oportunidad de ponerse a los mandos del GT eléctrico del certamen, para comprobar in situ todas y cada una de sus bondades. Di Grassi completó más de 20 vueltas con el Tesla Model S P85+, para después analizar las diferencias que separan a este GT eléctrico de los monoplazas de Fórmula E.

    En declaraciones recogidas por 'Autosport', Lucas Di Grassi reconocía: "Como sucede con todas las tecnologías nuevas que están surgiendo en el mundo del motor, quiero estar involucrado y entender lo que quieren lograr. La Fórmula E es una categoría con una tecnología compleja y exótica, mientras que el Electric GT es un producto comercial que lleva un coche de calle a las carreras mediante la adición de neumáticos slicks, la instalación de una jaula de seguridad y la eliminación del peso extra. El coche es muy ágil porque la mayor parte del peso está atrás. Además, el centro de gravedad es muy bajo".

    Mientras que el Tesla Model S P85+ tiene unos 510 caballos de potencia máxima, casi la mitad de potencia nominal en ajustes de carrera, el Tesla Model S P100D que finalmente usará el certamen acredita casi 800 caballos, con una potencia nominal de 500 caballos. Un hecho muy a tener en cuenta, como reconoce Di Grassi: "Hay muy poca carga aerodinámica, pero el agarre mecánico es impresionante. Pirelli ha creado unos neumáticos blandos. El problema es que el coche tiene limitaciones térmicas. Es rápido a una vuelta, pero hay que volver a la potencia nominal rápido. El reto será conducir lo más rápido posible sin sobrecalentar el motor".

    Fuente: Autosport / Fotos: Electric GT