¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Amores de juventud: el Opel Kadett GSI 16v

    24
    El Opel Kadett cuenta con una longeva historia que se remonta a 1936.Wheelsage.org

    El Opel Kadett GSI 16v se convirtió en el referente de una generación de GTI’s con mucho encanto y personalidad. El compacto deportivo de la firma del rayo ofrecía un motor espectacular, gran equipamiento, aerodinámica muy trabajada e innovaciones como un tablero de instrumentos digital.

    La cartera de iconos de los años 80 es inacabable y los compactos deportivos de la época, los famosos y venerados GTI, forman parte indispensable e importantísima de ella. En un entorno repleto de joyas como el Volkswagen Golf GTI, el Ford Sierra RS Cosworth, el Renault 5 Turbo, el FIAT Uno Turbo o el Peugeot 205 GTI, entre otros, el Opel Kadett supo darle al público sólidos argumentos con los que optar al reinado de este competido segmento.

    Pero lo cierto es que el Opel Kadett GSI 16v fue el último capítulo de un libro que comenzó varias décadas antes, en 1936, y que llegó a contar con un total de seis generaciones repletas de éxito para la marca alemana.

    Larga tradición

    El Opel Kadett se comercializó por primera vez poco antes de la Segunda Guerra Mundial, en 1936, cuando la marca alemana lanzó la primera generación con un motor de un litro que pronto se colocó como líder de ventas en Alemania y cuya producción se interrumpió al comienzo de la guerra en 1941, cuando ya se habían vendido 107.000 unidades.

    Y es que toda la maquinaria de la línea de montaje del Kadett fue enviada a Rusia para servir como reparación de guerra y para la posterior fabricación del Moskvitch 400, un coche ruso lanzado en 1947.

    Un Opel Kadett GSI 16v de 1990 en muy buen estado de conservación.

    El Kadett volvió en 1962 bajo la denominación «A» con una carrocería sedán, berlina de dos puertas o familiar. Utilizaba un motor de 1 litro en versiones de 40 y 48 CV y en sólo tres años se vendieron 649.512 unidades. El Kadett B fue igualmente exitoso y, durante su vigencia comercial entre 1965 y 1973, se vendieron 2,6 millones de unidades gracias a su mayor tamaño, potencia y un estilo más moderno. Además, esta tercera generación fue la primera en ofrecer al público una versión más deportiva, en este caso denominada «Rallye Kadett».

    El Kadett C llegó en 1973 y permaneció en el mercado hasta 1979. Utilizó la plataforma T de General Motors y fue el último en contar con tracción trasera, produciéndose poco más de 1,7 millones de unidades durante ese periodo. En 1975 llegó la variante GT/E, un coupé con motor de 1 o 1,2 litros con inyección electrónica (recordemos, mediados de la década de los años 70) y 105 CV.

    La quinta generación del Kadett, denominada «D», apareció en 1979 y fue la primera con motor transversal, presentándose exclusivamente con dos carrocerías: hatchback de tres o cinco puertas y Caravan (familiar). Los motores eran de culata de aluminio con distribución tipo SOHC y, desde 1981, se ofrecieron también con cambio automático de tres velocidades.

    El Kadett E, la base de los GSI

    Tras un recorrido de 48 años, llegamos a la sexta y última generación, que fue la que sirvió para iniciar la saga GSI. El Kadett E se presentó en el Salón de París de 1984 y pronto continuó con el éxito comercial alcanzado por sus predecesores. Para esta generación, Opel ofrecía carrocerías compactas de tres y cinco puertas, Caravan, Sedán y Cabrio preparada por Bertone, siendo nombrado Coche del Año en 1985.

    Pero, en lo referente a la deportividad, el salto definitivo llegó con los GSI (Grand Sport Injection), que relevaron a los GT/E y ofrecían al cliente un compacto de dimensiones e interior convencional, pero con un motor y otros elementos mecánicos más propios de vehículos deportivos.

    No hay muchas unidades de ocasión a la venta, pero en Motor.es puedes encontrar algunas. Click aquí

    El primer GSI llegó con un motor de 1,8 litros, 115 CV y tracción delantera que se convirtió en el primer vehículo por debajo de los 2 litros de cilindrada en superar los 200 km/h de velocidad punta. Ofrecido únicamente en carrocería de tres puertas, este primer modelo contaba con paragolpes específicos, un alerón posterior y una aerodinámica muy trabajada que arrojaba un brillante Coeficiente (Cx) de 0,30.

    Además, el interior del Kadett GSI sorprendía con un espectacular tablero de instrumentos digital, toda una novedad para la época y que le permitió ganar popularidad de inmediato en el competido mercado de los compactos deportivos. Sin embargo, al brillante motor no le acompañaba de igual modo el bastidor, que en opinión de muchos tenía cierta tendencia a una trasera excesivamente ligera y traicionera.

    Sólo dos años después, en 1986, Opel decidió darle un poco más de picante a un coche ya de por sí muy atractivo, introduciendo el bloque de 2 litros y 130 CV que ofrecía un par motor de 179 Nm. Además, el coche ofrecía llantas de aluminio de 14 pulgadas de serie, un escape modificado y mayor capacidad en el depósito de combustible, que llegaba hasta los 52 litros.

    Eso sí, a nivel de prestaciones el avance no era demasiado notable, pues ya de por sí las cifras eran espectaculares de inicio. En cualquier caso, con una velocidad punta de 206 km/h y 8,5 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, el Kadett GSI seguía siendo el referente de su segmento.

    La bestia «parda»

    Si bien los GSI contaban con un indiscutible atractivo, la versión de 16 válvulas lanzada en 1987 supuso el avance definitivo que instauró al Kadett en el Olimpo de los GTI de los años 80 y 90.

    La clave de ello radicaba en el nuevo motor, un bloque de 2 litros y culata de 16 válvulas que ofrecía una potencia de 156 CV, permitiendo incrementar la velocidad punta hasta los 217 km/h y acelerando hasta los 100 km/h desde parado en unos vertiginosos 7,7 segundos.

    El Opel Kadett contaba con una carrocería muy aerodinámica.

    Cifras de locura para un compacto deportivo de corte modesto que contribuyeron a considerar este motor uno de los mejores de la historia, pues combinaba fuerza con excelentes recuperaciones, una curva de par motor fantástica y unos consumos realmente bajos.

    El Opel Kadett GSI 16v ofrecía, además, un interior cuidado al más puro estilo alemán, asientos RECARO y un equipamiento espectacular, pero a nivel dinámico las cosas no funcionaban del mismo modo.

    Aunque existe cierta controversia en este punto, la corriente de opinión generalizada sobre el Kadett GSI 16v iba en la línea de ser un coche excesivamente nervioso del tren trasero, lo que comprometía la motricidad y su comportamiento en curva. Otros, como Arturo de Andrés (reputado periodista de la época para Autopista), aseguraban que dicha fama venía dada por un periodistas francés que, tras sufrir un trompo y su posterior salida de pista en la prueba de presentación del modelo, tachó al coche de «asesino», lo cual fue reproducido por otros medios que no habían probado el vehículo.

    En cualquier caso, el GSI 16v no eran tan noble ni eficaz de comportamiento como otros rivales, pero su imponente motor compensaba con creces muchas de sus limitaciones, haciéndole rapidísimo en toda circunstancia. Esta versión cumbre incorporaba ya los frenos de disco en las cuatro ruedas, doble barra estabilizadora en el tren trasero y, eso sí, los mismos neumáticos 185/65 R14 de las unidades menos potentes, lo que sin duda le penalizaba en las curvas.

    Para finalizar, la inyección electrónica de tipo secuencial permitía unos consumos ridículos para un coche de este potencial, lo que sin duda dejaba muy clara la calidad y talla tecnológica del bloque de 2 litros de Opel.

    En 1991, el Opel Kadett cedió el testigo del segmento de los compactos al Opel Astra, finalizando a lo grande una tradición de 55 años de antigüedad que tuvo en el GSI 16v a un digno y último exponente que, sin lugar a dudas, es considerado uno de los reyes del los 80 y 90, además de uno de nuestros mayores amores de juventud.

    El cuadro de mandos digital fue todo un acierto de Opel.

    CARACTERÍSTICAS GENERALES

    La gran joya del Kadett GSI 16v, su extraordinario motor.

    ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

    Fotos: Wheelsage.org

    Amores de juventud: el Opel Kadett GSI 16v