¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Así es el primer 'BoP' para las 24 Horas de Daytona 2019

IMSA ha publicado el primer 'Balance of Performance' de cara a las 24 Horas de Daytona con una clara diferenciación entre DPi y LMP2.

En lo que respecta a las clases GTLM y GTD, todos los coches Corvette C7.R GTE y el Mercedes-AMG GT3 mantienen su configuración de 2018.

Junto a la lista de inscritos del 'Roar Before the Rolex 24', IMSA ha publicado el primer 'Balance of Performance' de cara a las 24 Horas de Daytona. Si bien se pueden hacer ajustes después de este test, en líneas generales se ha buscado aumentar la diferencia entre los DPi y los prototipos LMP2, así como asegurar la mayor igualdad posible en las clases GTLM y GTD. En el caso de los prototipos, este primer 'BoP' dicta que los DPi ganan en potencia y ven su peso reducido, ampliando así su ventaja respecto a unos LMP2 que ven limitados su régimen de vueltas y aumentado su peso mínimo.

Los cuatro DPi que compiten en IMSA han visto su peso reducido. Los Acura ARX-05 y Cadillac DPi-V.R pierden 10 kilogramos hasta situarse en 930 kilos. Misma reducción de peso sufre el Mazda RT24-P para situarse en los 905 kilogramos, mientras que el Nissan DPi se queda en 935 kilogramos. A nivel de potencia, el V8 de Cadillac tendrá una brida 0,3 mm. más grande, además de alcanzar las 7.600 rpm. El propulsor V6 Biturbo de Acura gana presión en su turbo desde las 5.600 rpm, mientras que el Nissan lo hace desde las 5.800 rpm. Por su parte, el Mazda gana potencia en casi todo su régimen de vueltas.

Los LMP2 de Dallara, Riley, OnRoak y Oreca ganan 10 kilogramos para situarse en los 940 kilos, mientras que ven limitados sus motores a las 8.250 rpm. Por su parte, en la clase GTLM los BMW M8 GTE y Porsche 911 pierden 20 y 10 kilos respectivamente, mientras que los Ford y los Ferrari ganan 20 y 5 kilos. El Chevrolet Corvette C7.R mantiene su configuración de 2018 a todos los niveles, mientras que el BMW M8 GTE gana presión en el turbo desde las 5.000 rpm, mientras que los Ford GT la pierden desde las 5.500 rpm. Por último, todos los GT3 salvo los Mercedes-AMG GT3 reciben cambios en su peso, sus bridas o la presión del turbo.

Fotos: IMSA

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto