¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El primer Shelby GT350 que ganó una carrera postula a Mustang más caro de la historia

    15
    Shelby GT350R #5R002Mecum Auctions

    El primer prototipo del Shelby GT350R será subastado por Mecum Auctions el próximo mes de mayo. Este fue el primer ejemplar del Ford Mustang que ganó una carrera, lo que tuvo lugar en 1965 cerca de Dallas, con Ken Miles al volante. Debido a su extrema rareza e historial único, esta unidad promete romper todos los registros anteriores del modelo y convertirse en el nuevo Ford Mustang más caro de la historia.

    El pasado mes de enero fue subastado el que por el momento es oficialmente el Ford Mustang más caro de la historia, el ejemplar ex Kiernan de los Ford Mustang Bullitt originales. Uno de los dos ejemplares utilizados durante el rodaje de la película de Steve McQueen y que fue mantenido oculto durante décadas, ya que su propietario se negó sistemáticamente a mostrar en público este ejemplar clásico del Mustang GT 390. Su peculiar historial permitió que alcanzará la increíble puja de 3.74 millones de dólares durante el reciente evento de Mecum Auctions en Kissimme, Florida.

    Sin embargo, parece que el reinado del Mustang Bullitt va a ser efímero, puesto que acaba de ser anunciada la puesta a la venta de un ejemplar aún más raro y especial del modelo, el prototipo #5R002 del Shelby GT350R, uno de los primeros Shelby Mustang fabricados y goza de un palmarés único, fue el primer Mustang que ganó una carrera.

    El estado del prototipo #5R002 es magnífico.

    La relación de Shelby y Ford dio comienzo con el programa Total Performance de la marca estadounidense, que dio lugar no solo al Shelby Cobra o las distintas evoluciones del Ford GT40, sino que también supuso el inicio de las sagas de los Shelby GT350 y Shelby GT500, que han logrado sobrevivir hasta nuestros días.

    El primero de ellos fue el Shelby GT350, que nació no como vehículo de calle sino como un modelo de competición, por lo que los primeros ejemplares fabricados por Carroll Shelby fueron verdaderas unidades destinadas a circuito, los célebres, raros y caros Shelby GT350R.

    Una de estas primeras unidades fue el prototipo #5R002, la que aparece en estas fotografías y que pasa por ser una mula de pruebas del modelo que fue empleada en competición por el equipo oficial de Shelby American, convirtiéndose en el primer ejemplar R de competición fabricado por Shelby y el primer Shelby Mustang en ganar una carrera. Tras su primera victoria, este ejemplar recibió el apodo “The Flying Mustang” (el Mustang volador) debido a la fotografía que podéis ver bajo estas líneas.

    Ken Miles volando con el #5R002 en Green Valley Raceway el 14 de febrero de 1965.

    Esta imagen fue tomada durante el transcurso de la primera carrera que ganó, en el circuito Green Valley Raceway cerca de Dallas en 1965. El piloto que va al volante no es otro que Ken Miles, ya que esta unidad fue usada habitualmente por el piloto británico en aquella temporada. Aunque también hubo otros pilotos que la emplearon, como fue el caso de Jerry Titus, que ganó el campeonato nacional de la SCCA en la categoría B-Production compitiendo primero con el prototipo #5R002 y más tarde con el #5R001, el segundo prototipo fabricado por Shelby.

    Debido a su naturaleza de mula de pruebas, el prototipo #5R002 sirvió como banco de pruebas móvil para testar numerosas soluciones que luego fueron implementadas en las distintas variantes de competición y los 34 ejemplares GT350R que fueron destinados a clientes. Por lo que este primer prototipo cuenta con una configuración única, ligeramente distinta a la del resto de ejemplares fabricados debido a las diversas soluciones y elementos que monta.

    Este ejemplar fue empleado extensamente en competición y cuenta con un palmarés envidiable. Además del campeonato de Jerry Titus, fue pilotado por Ken Miles, Bob Bondurant, Chuck Cantwell y Peter Brock. Logrando más de 10 primeras plazas en la categoría B-Production de la SCCA en distintas pruebas de la temporada 1965. Como es lógico, Carroll Shelby también empleó este ejemplar con fines promocionales, por lo que fue protagonista de varias portadas de la época y fue expuesto en distintos eventos.

    Esta pieza cuenta con una configuración única.

    El #5R002 fue vendido en marzo de 1966 a Bill Clawson, un ingeniero afincado en Michigan que trabajaba para la división Ford Performance en Dearborn. Este lo empleó en competición hasta que el motor murió, exhausto tras miles de kilómetros de pruebas y carreras. Gracias a sus relaciones laborales, Clawson se las ingenió para hacerse con un motor de Ford GT40 con especificaciones de competición. Un bloque que además resultaba ser un motor experimental, que en teoría no debería haber abandonado nunca la factoría. Ese bloque V8 es el mismo que podemos encontrar bajo el capó del Shelby GT350R #5R002.

    Clawson compitió con cierto éxito las siguientes temporadas con sponsors de la red comercial de Ford, cosechando alguna victoria y varios podios de su categoría. En 1968 vendió el prototipo a Dale Woody y Russell Fish, ambos de Texas, que arrasaron durante años en la división suroeste de la SCCA con Fish al volante. En solo dos años obtuvieron 18 victorias, de las que 10 fueron victorias absolutas. En 1970 Luis Blanq-Cacaux les compró el ejemplar y su vehículo de transporte para llevarlos a México, donde compitió con un razonable éxito en la Trans-Am Series durante un par de años, tras los cuales el vehículo y su transporte fueron aparcados en un descampado, donde precisamente fueron descubiertos en 1989.

    En ese momento el vehículo fue devuelto a los Estados Unidos, pasando por varias manos hasta que terminó como parte de la exhibición del Shelby American Museum de Boulder Colorado, donde fue expuesto en la misma condición en la que fue descubierto en México. Tras varios años en el museo, el ejemplar fue vendido a su propietario actual, John Atzbach, célebre coleccionista de modelos Shelby, quien lo devolvió a su condición original tras 4 largos años de trabajos de restauración en las instalaciones de Thoroughbred Restorations en Oklahoma.

    Momento de la presentación del prototipo durante las recientes subastas de Glendale.

    Tras recuperar su estado original, este prototipo del GT350R ha participado en numerosos certámenes de clásicos, ganando importantes premios tanto en Amelia Island como en Pebble Beach. El próximo mes de mayo será puesta a la venta en Indianápolis parte de la colección de John Atzbach, con el prototipo #5R002 como principal estrella, de la que no han sido reveladas sus estimaciones de precio, pero se espera que supere los 3.74 millones de dólares que alcanzó el Ford Mustang Bullitt ex Kiernan y que por lo tanto se convierta en el nuevo Mustang más caro de la historia.

    El primer Shelby GT350 que ganó una carrera postula a Mustang más caro de la historia