¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Amores de juventud: el Talbot Horizon

    16
    El Talbot Horizon, uno de los modelos más populares de nuestro país en los 70 y 80.

    Este exitoso compacto del segmento C estuvo presente en el mercado desde finales de los años 70 a mediados de la década de los 80, convirtiéndose en Coche del Año en Europa en 1979 y 1981.

    A todos nos vienen a la cabeza mitos como el Ferrari F40, el Lamborghini Countach o el Ford Escort RS Cosworth cuando pensamos en los coches más icónicos de los años 80 y 90, pero la historia de nuestra juventud también está plagada de mecánicas más modestas como las del R5, el SEAT Panda o el protagonista de este artículo: el Talbot Horizon.

    En una época en la que predominaban los utilitarios y compactos, el Horizon fue uno de los más populares del parque móvil español durante la fase de expansión del mismo en los hogares y familias de nuestro país y nos trajo, entre otras cosas, colores metalizados inconfundibles y en aquella época nada habituales como el plateado y el dorado. Conozcamos su historia.

    Clément, Talbot, Chrysler, Peugeot…

    La historia del Talbot Horizon no se entiende sin la de la propia marca británica, que pasó por numerosas manos antes de desaparecer finalmente en 1986.

    En 1903, Talbot fue creada como plataforma para vender los Clément-Bayard, vehículos franceses importados del país galo a las islas británicas. El nombre se debe al Conde de Shrewsbury y Waterford, Charles Henry Chetwynd-Talbot.

    En la década de los años 20, Talbot comienza a crecer gracias al éxito comercial de varios de sus modelos y en los años 30 llegan los éxitos deportivos

    Este noble británico estuvo siempre ligado a los coches de caballos y, posteriormente, a la naciente industria del automóvil. En 1905, los vehículos importados adoptaron el nombre de Clément-Talbot, creando más adelante su propia fábrica en North Kensington, Londres, destinada al montaje de automóviles vendidos bajo el nombre ‘Talbot’ a partir de piezas importadas de Francia.

    Ya en 1906, la marca Talbot diseñaba y producía sus propios automóviles y una de sus creaciones fue la primera en cubrir 100 millas (160 km.) en una hora en 1913. Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, Talbot sobrevivió construyendo ambulancias, hasta que en 1919 la empresa Darracq adquirió la compañía y los Talbot fabricados pasaron a comercializarse bajo el nombre de Talbot-Darracq. Al año siguiente, una reestructuración empresarial finalizó con la creación del conglomerado Sunbeam-Talbot-Darracq.

    En la década de los años 20, Talbot comienza a crecer gracias al éxito comercial de varios de sus modelos y en los años 30 llegan los éxitos deportivos. Pero a mediados de esa misma década el grupo quebró y Rootes tomó el control de la compañía, beneficiándose de su ingeniería y renombrando los modelos existentes.

    Así era el nuncio del Talbot Horizon EXD.

    Las factorías francesas fueron adquiridas por Antonio Franco Lago (empresario italiano afincado en Francia), creándose la marca Talbot-Lago. Por su parte, las instalaciones británicas se asociaron con Sunbeam, creando Sunbeam-Talbot.

    Durante la Segunda Guerra Mundial, la actividad cesó de esta última cesó, retomándose en 1946 y volviéndose a abandonar nueve años después. En Francia, la marca Talbot-Lago continuó activa hasta 1960, ya en propiedad de Simca, que la había comprado dos años antes.

    En 1967, Chrysler compra Rootes y la fusiona con Simca, creando Chrysler Europe. En ese momento, la marca Talbot deja de utilizarse y todos los modelos son renombrados con la marca de la estrella de cinco puntas.

    Ya en 1978, Peugeot toma el control de la filial europea de Chrysler, resucitando el nombre de Talbot. En ese momento, el Horizon ya era una realidad, saliendo al mercado inicialmente con diferentes nombres, dependiendo del mercado al que fuera destinado. A finales de 1977, el Horizon se introduce en Europa y Estados Unidos simultáneamente, llamado Simca Horizon en Francia, Chrysler Horizon en el resto de Europa, y Plymouth Horizon y Dodge Omni en Estados Unidos.

    Un coche familiar con buen equipamiento

    En 1976, Chrysler inicia el proyecto de desarrollo del Horizon para hacer frente al crecimiento de los modelos japoneses en Europa y el éxito del Volkswagen Golf. A ello hay que sumarle las nuevas legislaciones anticontaminación en Estados Unidos derivadas de la Crisis del Petróleo de 1973, lo que propicia una mayor demanda de vehículos con motores más pequeños y ahorradores.

    El Horizon es concebido como un automóvil compacto para el mercado estadounidense y familiar para los países europeos, más acostumbrados a coches de menor tamaño. Su carta de presentación era la fiabilidad y comodidad, además de un equipamiento nada despreciable para la época.

    En 1981, Pam Rhodes pone a prueba el ordenador de a bordo del Talbot Horizon para medir su consumo.

    A España llega en 1980 con las versiones LS y GLS, de 59 y 83 CV respectivamente y con un precio inferior a las 500.000 pesetas. Ya en 1981 se lanza el GL de 65 CV con la opción de caja de cambios automática de tres velocidades y el primer modelo con aires deportivos: el S1 y poco después el S2, ambos sobre la base del GLS y este último con cambio de cinco velocidades.

    Las primeras versiones diésel llegan también a primeros de los 80 a través de las versiones LD y GLD, con mecánicas 1.9 de 65 CV. La tercera versión de gasóleo -de lujo- se lanza en 1983 con la denominación EXD, dirección asistida y cambio de cinco velocidades. La última versión reseñable en el mercado español fue la GT, lanzada ese mismo año con un motor de 90 CV, potencia nada despreciable para un vehículo de menos de una tonelada de peso y 3,9 metros de longitud.

    Cómodo y de buenas prestaciones

    El Horizon era un coche dirigido al conductor medio, pero no por ello dejaba de ser cómodo y eficaz a nivel mecánico. Sus asiento mullidos y su suspensión blanda lo convertían en adecuado para el día a día, siendo capaz de alcanzar los 175 km/h con el motor de 90 CV y de moverse en no más de 6 o 7 l/100 km de consumo de combustible.

    En 1986, el Horizon se despidió del mercado tras haberse vendido un total de 167.642 unidades, destacando por su estabilidad, consumo y la respuesta del motor, así como de su cambio preciso y buen comportamiento de los frenos.

    No, el Talbot Horizon no es uno de los grandes iconos del automovilismo, pero sí uno de los fijos en nuestra memoria histórica y un importante eslabón de la cadena que sostuvo el crecimiento de la automoción en España.

    El habitáculo del Horizon era cómodo.

    CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

    El Talbot Horizon GT fue la versión más potente.

    Fotos: wheelsage.org

    Amores de juventud: el Talbot Horizon