¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La producción de los Tesla Model S y Tesla Model X se va detener durante varios días

    Tesla Model S ensamblado en FremontTesla

    El fabricante estadounidense ha confirmado a sus empleados vía email que los Tesla Model S y Tesla Model X van a detener su producción durante unos días de diciembre y enero. Se desconoce cuáles son los motivos que han impulsado a la compañía a parar la cadena de montaje, pero se cree que es para ajustar las cifras de stock y para implementar una actualización de ambos modelos.

    El próximo 24 de diciembre se van a detener las líneas de montaje donde son producidos actualmente los Tesla Model S y Tesla Model X. Esto ha sido confirmado por un email que la compañía ha enviado a sus empleados en los que se les avisa de una serie de días libres o vacaciones y les da la posibilidad de trabajar voluntariamente en otras áreas de la empresa durante ese tiempo.

    Por el momento, la única zona de la factoría de Fremont que se va a ver afectada por este parón es la relacionada con el ensamblaje de los Tesla Model S y Model X, los primeros modelos que fueron fabricados en esa planta y que precisamente son los más veteranos del catálogo del fabricante estadounidense. De ahí que algunos afirman que este parón productivo realmente tiene como objetivo implementar cambios en la línea de montaje relacionados con una actualización de ambas líneas de producto.

    La factoría de Fremont.

    El email que la compañía envió a sus empleados no habla en ningún momento de modificaciones en la cadena de montaje ni de novedades en las respectivas gamas de estos modelos, por lo que esta es, por ahora, una simple teoría sin base real. De hecho, de la misma manera que las líneas de producción se van a detener, todos los empleados destinados a esas áreas también lo harán. Pues la compañía ha planeado varios días de vacaciones para esos operarios, a los que incluso ha solicitado colaboración voluntaria para poder trabajar en otras áreas de la empresa durante esos días y así alcanzar los objetivos trimestrales.

    Esto no podría ser posible si la compañía hubiera planeado cualquier tipo de trabajo de modificación en la propia cadena de montaje, ya que, como mínimo, serían necesarios algunos de los operarios que trabajan allí habitualmente.

    Ventas

    Lo más probable es que llegado este punto del año, la compañía haya decidido detener la producción para poder regularizar el stock acumulado de estos modelos, ya que estos han sufrido un abrupto descenso de las ventas en los últimos 2 años. Entre 2017 y 2018, Tesla comercializó cerca de 100.000 unidades anuales de los Tesla Model S y Model X, pero la llegada al mercado del Tesla Model 3 supuso un inmediato descenso de las cifras de ventas de ambos modelos. Durante el ejercicio anterior, 2019, solo fueron entregadas menos de 67.000 unidades de ambos, mientras que en los tres primeros trimestres de este años esa cifra se ha visto reducida hasta unas 38.000 unidades. Por lo que no es de extrañar que la marca haya decidido detener la producción de ambos modelos, ya que seguramente contarán con suficientes unidades en stock para atender la demanda.