¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tesla revienta su récord de cotización, más de 900 dólares (pasado un año del "split")

    Tesla revienta su récord de cotización, más de 900 dólares (pasado un año del "split")
    Cotización de TSLA a 22 de octubre, en dólaresGoogle Finance
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Con el paso de los años, los historiadores no solo hablarán de Tesla por sus coches eléctricos, baterías estacionarias o placas solares. Lo harán por el bestial incremento de su valor bursátil. En cinco años, su valor ha aumentado un 2.174,77%.

    El hecho de que la capitalización de Tesla -su valor en bolsa- haya superado los 900.000 millones de dólares y se acerque al billón -o trillion anglosajón- no guarda relación ni con su volumen de ventas, ni con sus beneficios, ni con lo rentables que son sus acciones para los inversores. Tiene mucho de burbuja, pero sigue sin reventar.

    Como podemos observar en el gráfico de Google Finance, hasta el tercer trimestre de 2019, hace ya dos años, no era una compañía con un valor bursátil exagerado. Pero los resultados del tercer trimestre de aquel año, coincidiendo con la presentación de Cybertruck, comenzaron una espectacular subida, interrupida solo temporalmente por el estallido de la pandemia.

    Os contamos en agosto de 2020 que se anunció un «split»: cada acción se convertía en cuatro más, manteniendo el valor total de la inversión, para que cada título individual fuese más asequible. Antes del «split» Tesla había alcanzado -y superado los 900 dólares-. A un año y pico del «split», ha «vuelto» a ese nivel, lo que significa cuatro veces más que la vez anterior.

    Invertir en Tesla tiene gracia si vamos a especular, es decir, esperar que suban sus acciones para luego acabar vendiéndolas. En el argot bursátil, esto es operar a largo plazo. Otros inversores prefieren apostar a que los títulos van a bajar, los vendedores a corto o «short sellers», y ganan dinero con productos financieros complejos tales como CFD.

    Tesla no da dividendos, lo que significa que no se remunera a los inversores cada trimestre con una parte de los beneficios. Tesla reinvierte esos beneficios en seguir creciendo. Por eso, invertir en Tesla y pretender ganar dinero no tiene nada que ver con los dividendos. Esto favorece el componente burbujil.

    Tesla tiene motivos para estar muy valorada, como que a medio plazo tendrá una capacidad de producir dos millones de automóviles al año, una fábrica principal y cinco gigafactorías (Reno, Nueva York, Shanghai, Austin y Berlín), liderazgo tecnológico en coches eléctricos, valor de marca muy fuerte, cultura de innovación y audacia, etc. Su CEO, Elon Musk, es el hombre más rico del mundo: más de 200.000 millones de dólares de fortuna.

    El Tesla Cybertruck, que podría empezar a fabricarse en 2022 o 2023, es una de las grandes esperanzas de la compañía en el mercado de Norteamérica

    Si tenemos en cuenta que en marzo de 2020 Tesla llegó a valer 10 veces menos que hoy día, entendemos mejor eso de la volatilidad. Dado su componente burbujil, su cotización baja o sube por cosas que nada tienen que ver con el automóvil o la tecnología. Imaginemos qué pasa si, por ejemplo, en su fábrica principal se cae un avión encima o hay un incendio salvaje. A eso me refiero.

    Las compañías del automóvil «de toda la vida» no han tenido generalmente tantos vaivenes, muchas remuneran a los accionistas (y bastante bien), y tienen una magnitud de análisis fundamental muy favorable, el PER. Simplificando, cuántos dólares hay que invertir para ganar otro, y Tesla tiene un PER -relación precio/beneficios- de 295,19.

    Daimler AG tiene un PER de 6,54, Volkswagen AG 5,57, BMW 5,12, Toyota 9,37, etc. Respecto a este criterio, Tesla está bestialmente sobrevalorada. Según vayan despertando sus competidores e inundando el mercado con coches eléctricos son nivel de tecnología similar, Tesla ya no tendrá semejante ventaja competitiva.

    Tesla Model Y, el futuro superventas de la compañía, al falta de modelo de segmento compacto

    No resulta muy fácil que la burbuja pinche, tendría que ocurrir una desgracia o un evento de pánico descontrolado en las bolsas. Lo que sí puede suceder es que su valor de mercado se acabe ajustando a la realidad de la empresa, y no subjetividades o todo aquello que no es tangible.

    Hay analistas que dicen que Tesla vale lo que vale, y va a seguir subiendo. Hay otros que dicen que la burbuja acabará reventando. Unos y otros se escudarán en magnitudes de análisis fundamental y criterios técnicos, o lo que creen, les parece o suponen.

    Los datos son estos: en el último trimestre Tesla ganó 1.618 millones de dólares, un 389% más que en el mismo trimestre de 2020, facturando 13.757 millones de dólares, un 32% más. Su margen operativo es de los más altos del sector, 14,6% en el trimestre. Lleva varios trimestres anunciando beneficios, tras haber estado perdiendo dinero 17 años seguidos. ¿Cuánto tiempo se pueden sostener estas cifras con una gama actual de cuatro modelos?