¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Volkswagen desarrollará su propio software y sistema operativo para 2024

    El Volkswagen ID.3 llegará con un equipamiento limitado por un problema en el software de controlVolkswagen

    Los grandes problemas a los que se ha enfrentado Volkswagen con el software de control del nuevo ID.3 han puesto en modo alarma a la marca alemana. Tras buscar socios para el desarrollo, los germanos han dado con la solución: crear su propio sistema operativo y su propio departamento de de desarrollo, que empieza a funcionar en julio.

    El hecho de que el Volkswagen ID.3 llegue a los clientes con algunas funciones capadas, y necesitadas de una actualización de software, es un hecho casi sin precedentes en la industria. Expertos han señalado a las demasiadas prisas de la marca alemana durante el desarrollo del software en cuestión, como la principal causa de este desliz que será solventado posteriormente.

    Volkswagen no quiere que esta circunstancia vuelva a ocurrir, por lo que ha decidido poner en marcha inmediatamente al departamento dedicado exclusivamente al desarrollo esta tecnología de control y un sistema operativo que se montará en todos los futuros modelos. Y, además, por cuenta propia, sin asociaciones con otros fabricantes o proveedores, lo cual implica una mayor inversión, de nada menos que 7.000 millones de Euros puestos de una tacada.

    El nuevo Volkswagen ID.3, en el control de calidad antes de abandonar la línea de producción en Zwickau

    El nuevo departamento,que acumula un gran retraso, arrancará el próximo 1 de julio y con el objetivo de que el sistema operativo bautizado como "VW.OS" esté listo y sin fallos para 2024. La marca alemana reconoce que tienen conversaciones con consultores y especialistas externos, pero no quieren que cada colaborador integre sus componentes. La idea es una arquitectura completa, incluyendo también toda la red de electrónica.

    Esta es la respuesta de Volkswagen a los problemas sufridos, incluido también el Golf. Ambos han registrado problemas con el software, diferentes y más problemáticos en el caso del compacto con la llamada de emergencia, y que han demostrado lo que se pensaba de inicio: la arquitectura incompleta no ha soportado correctamente los nuevos sistemas embarcados, cada vez más sofisticados y con mayor complejidad.

    Volkswagen, que no echa balones fuera con el problema del ID.3 ni del resto de modelos de marcas filiales del grupo, señala que muchos de los problemas en los softwares se detectan en las distintas fases de integración, al añadir nuevas funciones más tecnológicas a las ya disponibles, por ejemplo, de conducción autónoma o avanzados sistemas de asistencia a la conducción que requieren de más recursos técnicos, ya que su funcionamiento depende también del chasis.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto