• Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5

Prueba BMW X3 2018: lo mismo, pero mejor

El BMW X3 2018 llega dispuesto a ser uno de los mejores SUV premium del momento y armas no le faltan. La tercera generación del SUV alemán presume de confort, habitabilidad y equipamiento tecnológico. Lo hemos probado en su presentación.

El nuevo X3 2018 se asienta sobre la plataforma modular CLAR

Uno de cada tres BMW vendidos en todo el mundo corresponde a la familia BMW X así que los SUV cada vez juegan un papel más importante en la gama del fabricante alemán. La novedad más reciente desde Múnich es la tercera generación (G01) del BMW X3, un renovado modelo del que se comercializaron más de 50.000 unidades en España de sus dos generaciones precedentes.

Desde el punto de vista estético no parece que haya una gran revolución a simple vista en este nuevo BMW X3. El anterior fue un éxito comercial así que no tenía sentido que BMW rompiera sus lazos con el modelo actual poniendo en peligro la reputación cosechada durante estos años. Lo lógico era mantener los rasgos que le llevaron a ser uno de los SUV premium más recomendables del mercado, reforzando sus mejores cualidades y tratando de pulir sus defectos.

La tercera generación aumenta las razones por las que el X3 quiere cautivar con su diseño. Es verdad, no es un ejercicio estilístico a la manera de, por ejemplo, un Alfa Romeo Stelvio, un Mazda CX-5 o un Jaguar F-Pace, sino que se han buscado formas más rotundas y sólidas para recalcar su robustez y calidad. Es muy alemán si me permites la expresión.

Las dimensiones exteriores del BMW X3 2018 apenas cambian respecto al modelo anterior. Es verdad que aumenta en todas las cotas, pero apenas ha crecido 54 mm a lo largo, 10 mm a lo ancho y 15 mm a lo alto. Por lo tanto se queda con 4,72 m de longitud, 1,90 m de anchura y 1,68 m de altura.

El tamaño similar pero las proporciones de este SUV son más equilibradas gracias a una distancia entre ejes 5 cm mayor, un capó alargado y una parrilla en formato tridimensional con el característico doble riñón que ha ganado en presencia y volumen. La silueta es perfectamente reconocible y la trasera muestra un spoiler en la parte superior y una doble salida de escape, elementos que acentúan su lado más dinámico.

La personalidad se recalca según la variante escogida. El acabado xLine salpica de aluminio satinado alguno detalles exteriores, el Luxury Line se decanta por elementos en cromo, protector de bajos en gris Frozen o cromo y llantas de aleación de corte clásico y el modelo M Sport acentúa su deportividad con un kit aerodinámico específico, frenos deportivos con pinzas pintadas de color azul y la posibilidad de vestir el color exterior opcional azul Phytonic Blau reservado exclusivamente para esta versión.

Interior impecable por acabados, materiales y ajustes

Espacioso y refinado

Para acceder al interior del X3 se puede abrir con la llave con pantalla BMW Display Key, similar a la del BMW Serie 7 y del Serie 5. Es más voluminosa que una llave tradicional pero brinda funciones adicionales como informar sobre el nivel de combustible en el depósito, controlar la ventilación o verificar si las ventanas y el techo panorámico están cerrados.

En el interior se ha ganado en elegancia y calidad. Las formas se han suavizado recurriendo a motivos hexagonales y los acabados son impecables, con elementos galvanizados las teclas de la consola central, los interruptores de los elevalunas y el botón de arranque. Todo ello tiene una clara influencia del nuevo BMW Serie 5.

Como orgulloso miembro de la familia BMW X, el modelo bávaro muestra una ‘X’ impresa en las partes galvanizadas de las puertas delanteras y traseras y en los montantes B. Tampoco se ha descuidado la practicidad y el espacio de almacenamiento es grande ya que por todo el habitáculo se reparten compartimentos amplios donde guardar todo tipo de objetos.

La 'X' está más presente que nunca

Es una buena noticia encontrarse que elementos que suelen encontrarse en la lista de opcionales aquí están disponibles en todas las versiones porque el equipamiento de serie es generoso. Desde el modelo de acceso se equipan luces LED, sensores de aparcamiento delantero y trasero climatizador de tres zonas o portón trasero eléctrico, por poner algunos ejemplos. De todos modos no hay que despistarse a la hora de configurar una unidad porque la lista de extras es larga y costosa así que la tarifa final puede crecer enormemente.

El espacio es muy abundante tanto delante como detrás. La fila posterior de este BMW admite sin problemas a pasajeros de 1,90 m de estatura, está dividida en una proporción 40:20:40, cuenta con u respaldo que puede regular su inclinación y cuando se abate permite que el volumen del maletero aumenta de 550 a un máximo de 1.600 litros.

Compromiso entre confort y dinamismo

El conductor va sentado en una posición alta y dominante y recibe información de un cuadro de instrumentos digital que permite algunas (aunque muy limitadas) posibilidades de personalización. Se complementa con un Head-Up Display que proyecta la información relevante en el parabrisas con un buen tamaño y resolución. Por supuesto no hay que olvidarse del magnífico sistema multimedia que en el mejor de los casos puede ser el sistema de navegación Professional con pantalla táctil 10,2 pulgadas y control gestual.

Todas las versiones llevan de serie una caja de cambios automática Steptronic de ocho velocidades y nadie va a echar de menos el cambio manual. Esta transmisión automática es una maravilla por suavidad y eficacia y le va como anillo al dedo a un SUV lujoso y confortable como éste.

El cuadro de instrumentos digital mantiene el diseño de la instrumentación de BMW tradicional

El nuevo X3 es, sin duda, uno de los SUV más confortables del mercado pero eso no supone un deterioro en su dinamismo. La deportividad es innata en BMW como uno de los rasgos de identidad de la marca pero, es verdad, el X3 no es nada deportivo al estilo de un Porsche Macan. Sí que es razonablemente ágil para su tamaño y aporta mucha confianza al conductor en todo tipo de vías, a pesar de que la dirección no transmita mucha información. Quien quiera prestaciones desmesuradas tendrá que recurrir al BMW X3 M40i, aunque se trata de la versión más irracional. Otra cosa será el futuro BMW X3 M 2018.

Dos elementos que tienen una gran responsabilidad en el elevado confort de marcha de este BMW son la gran labor de la suspensión y el trabajo en el plano acústico. La insonorización es muy buena y apenas llega ruido al habitáculo. El coeficiente aerodinámico (Cx) de 0,29, el mejor de la categoría, ayuda a mantener bajo el ruido del aire y el parabrisas emplea de serie un material acústicamente aislante. De manera opcional, este material también puede estar presente en las dos ventanillas laterales delanteras.

El nuevo X3 hace dudar de si merece la pena invertir en el X5

En materia de asistentes a la conducción el nuevo BMW X3 presume de ofrecer conducción semiautónoma de nivel 2 con elementos como la última generación del control de crucero activo que en retenciones de tráfico frena el coche automáticamente hasta quedar totalmente detenido si es necesario y posteriormente, cuando el vehículo que nos precede vuelve a moverse, reanuda la marcha. También es posible disfrutar de asistente de cambio de carril, asistente de mantenimiento de carril o un asistente de aparcamiento, entre otras cosas.

El SUV más equilibrado de BMW

Posiblemente el BMW X3 se reafirma como uno de los miembros más interesantes de la familia SUV de la marca alemana. Tiene más presencia y ofrece más habitabilidad que un BMW X1 y no tiene unas dimensiones tan aparatosas como el imponente BMW X5.

Convence por su imagen elegante, un confort de marcha fantástico, un espacio interior inmenso con un refinamiento sobresaliente y un equipamiento de serie generoso, características que se pagan con un considerable precio de salida de 50.300 euros. A buen seguro el nuevo X3 2018 reeditará el éxito comercial de su predecesor ya que mantiene las cualidades que hicieron triunfar a su predecesor, pero mejorando cada una de ellas. Una evolución perfecta.

Nota: 8.4

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

  • Comentario de equi
    18/12/2017 (13:18)

    equi

    "Igual que un Koleos pero el doble de caro. Por cierto, no sé si es más feo por fuera o por dentro."

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto