Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Renault Captur Zen Energy dCi 90 S&S eco2 (III): comportamiento y valoración final

10

El crossover compacto francés resulta confortable durante la marcha y sabe transmitir confianza durante el tiempo que tenemos el volante en nuestras manos. El motor de nuestra unidad, el dCi 90, cumple de sobra en ciudad aunque en carretera puede sufrir en pronunciadas pendientes.

Llega el momento de situarnos tras el volante del Renault Captur 1.5 dCi 90 CV S&S Eco2. Veremos que tal se comporta el crossover francés hermano del Nissan Juke en todo tipo de circunstancias y si cumple con las expectativas del producto.

Renault ha hecho un buen trabajo con el confort del Captur pero la dinámica del vehículo se ve afectada por la naturaleza de su carrocería. Aunque posee medidas y aspecto de crossover, el Captur no está caracterizado por sus grandes cualidades offroad aunque sí se puede permitir salir del asfalto en determinadas ocasiones.

Encontraremos mayores dosis de deportividad en un Clio y notaremos menos los movimientos del vehículo cuando pasemos sobre resaltos pero el crossover destaca por saber transmitir confianza mientras rodamos. Esto quiere decir que tracciona correctamente y goza de buena estabilidad durante su paso por curva en la carretera aunque es claramente subvirador.

El terreno urbano en donde mejor se desenvuelve el crossover compacto debido a que resulta bastante ágil por su directa dirección, el pequeño ángulo de giro (10,4 metros) y el desempeño del conocido motor dCi de 90 CV que equipan también otros modelos del fabricante.

A priori su potencia parece escasa para mover a un vehículo de tales dimensiones y con unos 100 kg más de peso que el Clio pero los 220 Nm de par disponibles a partir de las 1.750 vueltas ayudan a que las prestaciones sean correctas.

En cuidad el Captur es perfecto para ciudad pero en carretera el cambio nos obligará a jugar a veces con las marchas

Realizar el 0 a 100 en 13,1 segundos no significa que sea un cohete pero el desempeño general es, como hemos comentado anteriormente, correcto. Como punto en contra encontramos que la caja de cambios manual de cinco relaciones posee un recorrido excesivamente largo para la 4ª y 5ª marcha, una configuración que beneficia en gran medida al consumo mientras circulamos a velocidad de crucero en carretera pero que entorpece de igual manera los adelantamientos y recuperaciones.

En carreteras de doble sentido debemos asegurarnos de que disponemos del tiempo suficiente para adelantar y reducir marchas hasta conseguir el empuje que necesitamos. Además el tacto del cambio no es todo lo fino que podríamos esperar, es posible que el cambio automático EDC de doble embrague y de seis relaciones ofrezca mejores impresiones generales aunque a costa reducir levemente las prestaciones y elevar el consumo.

Volviendo al pequeño dCi de 1.5 litros si podemos hablar de refinamiento resultando ser silencioso y transmitiendo pocas vibraciones por regla general a pesar de quemar combustible diésel en su interior. Cabe destacar que el consumo de este bloque resulta muy contenido, durante el periodo de pruebas el ordenador de abordo ha calculado un consumo medio de 5,8 litros a los 100 km.

Estoy seguro que usando el modo ECO y buscando siempre la máxima eficiencia del combustible no nos resultaría extraño que marcase los 5,0 litros en el ordenador de abordo. Esta versión además cuenta con el sistema de apagado y arranque automático del motor (S&S) durante las paradas desactivable mediante un botón.

A pesar de su aspecto no esperemos grandes capacidades offroad en el Captur, responde a las necesidades de una clientela moderna cuyos gustos exige la tan de moda carrocería de estilo SUV de tamaño compacto para la ciudad y que sea capaz de expresar un estilo propio.

Renault ha sabido responder a esta llamada con un producto que además cuenta con la ventaja de ser económico respecto a lo que ofrece pero debemos de ser conscientes de que fuera del asfalto no debemos exigirle demasiado. La altura libre al suelo es de 17 cm, escasa para un todoterreno, que nos permitirá salir del asfalto para movernos por zonas que no sean complicadas.

Toda la gama Captur es de tracción delantera y solo la Serie Limitada “Helly Hansen” equipa el dispositivo “Extended GRIP” que, junto a neumáticos especiales, mejora el comportamiento sobre barro y nieve pero no disponemos de ninguna opción para escoger la tracción a las cuatro ruedas.

Si deseamos un vehículo de estética y personalización similar pero que sea un verdadero 4x4 debemos irnos a otros vehículos como el Range Rover Evoque que está posicionado a otro nivel en todos los sentidos, incluyendo el precio.

Agradecimientos a Syrsa Automoción por la cesión del modelo:

Noticias relacionadas

Prueba Renault Captur Zen Energy dCi 90 S&S eco2 (III): comportamiento y valoración final
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto