¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Recauchutado: qué es y en qué neumáticos se recomienda

    Los neumáticos usados pueden tener una segunda vida gracias al recauchutado.

    La técnica del recauchutado, mediante la cual se le puede dar una segunda vida al neumático, tiene más de un siglo de antigüedad. En la actualidad se recomienda sólo en neumáticos destinados a transporte pesado.

    El neumático recauchutado es aquel al que se le retira la banda de rodadura gastada para colocar una nueva en su lugar.

    Se trata de una técnica ya utilizada a principios del siglo XX y que por aquel entonces se realizada raspando la banda de rodadura gastada para dejar la carcasa al descubierto. A continuación, se aplicaba una solución vulcanizable sobre la que se colocaba la banda de rodadura nueva.

    Los neumáticos recauchutados no son recomendables para turismos, aunque sí es más habitual su uso en vehículos de transporte pesado o aeronáutico

    El siguiente paso era colocar una serpentina de acero flexible en el interior de la rueda y meter en una caldera todo el conjunto para vulcanizar (calentar el caucho en presencia de azufre) el conjunto con vapor.

    Actualmente, el proceso es algo más sofisticado, aunque también comienza retirando la banda de rodadura gasta con raspado hasta llegar a unos 2 mm de la carcasa. Tras retirar el polvo resultante con aire seco y una escobilla metálica, se aplica una disolución de caucho y la cámara de vulcanización. Posteriormente, se inserta todo en una matriz y se procede al vulcanizado.

    Neumáticos aptos para el recauchutado

    Al utilizarse una carcasa usada previamente a la que se le ha retirado la banda de rodadura, esta debe encontrarse en perfectas condiciones, careciendo de golpes, cortes o abolladuras que comprometan su integridad y prestaciones.

    Actualmente, los neumáticos recauchutados no son recomendables para turismos, aunque sí es más habitual su uso en vehículos de transporte pesado o aeronáutico, ya que los nuevos son caros y el desgaste, elevado y rápido.

    Así es el proceso de recauchutado de un neumático.

    Entre las ventajas de un neumático recauchutado, encontramos el menor coste para el cliente, un uso de entre un 50% y un 75% menos de materia prima y menores emisiones contaminantes durante el proceso de fabricación.

    Por otro lado, también presentan inconvenientes, ya que son menos duraderos que un neumático nuevo, además de ofrecer menor adherencia, rigidez y precisión de conducción.

    Si quieres saber más sobre los neumáticos recauchutados, no olvides consultar nuestra guía sobre ellos.