Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Técnica F1Día 5: análisis técnico de los test de F1 en Barcelona

La primera jornada de la segunda semana de pretemporada ha tenido al Mercedes W10 como gran protagonista.

El equipo alemán ha renovado por completo su máquina para la temporada 2019 en un intento de mejorar su rendimiento con respecto a Ferrari.

Mercedes ha dado la sorpresa en el inicio de la segunda semana de test al presentar un W10 renovado casi por completo. El monoplaza alemán estaba planteando dudas sobre su competitividad, especialmente en relación a un Ferrari SF90 que todo el mundo coincidía en señalar como referencia de la parrilla en este inicio de año.

Seguramente los alemanes esperaban tener dificultades con la versión inicial del W10, pues una remodelación tan profunda no se prepara en unos días. Es muy probable que los datos de la simulación ya insinuaran menor avance del esperado y, por ello, Mercedes se puso a trabajar en la versión B del monoplaza presentado el pasado 13 de febrero.

El fruto de dicho trabajo ha visto la luz en Barcelona a tiempo para ser exhaustivamente analizado y evaluado de cara a la primera carrera de la temporada, que se celebrará en Australia a partir del día 15 de marzo.

Alerón delantero y morro

Las modificaciones comienzan desde el mismo frontal del monoplaza, que ve alterado su tan característico morro (1-azul) para estrecharse en la unión con la bandeja inferior (2-verde), ensanchándose un poco más en la nariz del mismo. En cualquier caso, su seña de identidad sigue vigente, siendo extremadamente corto, estrecho y bajo, lo que reduce al mínimo el canal aerodinámico creado bajo el mismo. Además, las puntas más adelantadas de la bandeja se dirigen hacia abajo, creando con ello un pequeño canal que dirige el flujo hacia el anteriormente mencionado flujo inferior.

En lo que respecta al alerón, el característico endplate curvado hacia el interior -diseño que ningún otro equipo había elegido- desaparece para dar paso a la tradicional curvatura hacia el exterior del neumático (3-rojo). Complementariamente, el perfil horizontal curvado (naranja) gana unos milímetros en su unión a la base del endplate.

Para complementar dichos cambios, el plano secundario superior (4-amarillo) ha cambiado su curvatura para descender ligeramente en su aproximación al endplate, en lo que supone un tímido avance en dirección al concepto presentado por Ferrari, Alfa Romeo y el resto de equipos, excepto Red Bull.

Volviendo al morro, pero ya en su parte más atrasada y a la altura de la suspensión delantera, vemos como Mercedes ha implementado dos aletines (5-morado) junto a la salida del DRS y el tubo pitot situado en esa zona.

Bargeboards y pontones

La remodelación del W10 continúa en la zona intermedia del coche, que tras la modificación reglamentaria ha adquirido aún más importancia que en temporadas pasadas, pues es una parte vital en el buen funcionamiento del alerón delantero.

En los laterales del cockpit se han incluido dos aletines descendentes (6-naranja) con los que enviar el flujo aerodinámico a la toma de admisión del pontón y al suelo. Además, se le han añadido al bargeboard dos aletines horizontales (7-rojo y verde) con una función similar, pero en lo que respecta al flujo proveniente del alerón delantero. El cuerpo central del bargeboard ha ganado perfiles aserrados (8-azul) que actúan como divisores de flujo y, finalmente, el deflector lateral ha visto modificado el elemento central (9-rosa).

Más atrás, los pontones y el capó motor abandonan el concepto tradicional de Mercedes para inspirarse en el de Red Bull, buscando la caída progresiva (10) con la que unir los flujos superior e inferior en su base, para dirigirse posteriormente hacia la parte superior del difusor. Poco a poco, esta tendencia comienza a estar presente en la mayoría de monoplazas de la parrilla de este año.

Terminando con la zona intermedia, Mercedes ha añadido perfiles direccionadores de flujo en el anillo superior del Halo, (11-verde), buscando mejor la refrigeración del motor, así como el flujo que circula en dirección al alerón delantero.

Suelo y ala T

Ya en la zona posterior del W10, llama la atención el suelo del coche, que mantiene su concepto original, pero modificando ligeramente la disposición de las nueve hendiduras (14-azul) situadas delante del neumático trasero y, adicionalmente, incorporando dos grupos de tres perfiles verticales (12-rojo) junto al pontón y en el inicio del estrechamiento de la carrocería (13-naranja), junto a la caja de cambios. Las pestañas mantienen sellados los laterales de la cara inferior del difusor, mientras los perfiles buscan redirigir y potencial el flujo que circula en dirección a la cara superior del mencionado difusor.

Finalmente, Mercedes incorpora un ala T de doble perfil al final del capó motor para generar más carga aerodinámica y dotar de mayor eficiencia al alerón trasero, que es prácticamente el único elemento del coche que no ha recibido modificación alguna.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto