¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La pila de combustible de hidrógeno desarrollada por BMW se montará en SUVs

    Prototipo BMW i Hydrogen NEXT concept presentado en el Salón de Frankfurt 2019BMW

    La estrategia de electrificación al más alto nivel de BMW no parece tener límite. La marca alemana ha rediseñado sus plataformas de tracción delantera FAAR y de propulsión CLAR para concebir modelos de combustión, híbridos y eléctricos sobre la misma base. Pero el siguiente capítulo, ya se está gestando: la pila de combustible será viable en 2025.

    Hace unos meses, adelantamos en exclusiva las intenciones de BMW frente a la pila de combustible, para lo que presentarán un concepto completamente eléctrico más grande que el BMW i Hydrogen NEXT concept. El SUV más grande se convertirá en un demostrador tecnológico de hidrógeno, pero su comercialización todavía no es viable, al menos desde el punto de vista de la marca alemana.

    Aunque hay fabricantes que todavía no consideran esta tecnología del elemento químico como una variante más de movilidad sostenible, lo cierto es que la alianza de los bávaros con Toyota está permitiendo comprobar las ventajas que supone apostar por el hidrógeno. Al punto de que ya tienen desarrollado un sistema de propulsión y con el que llevan unos meses haciendo pruebas pero que, en condiciones reales, darán comienzo en 2023.

    Los SUV, como el X7, son los modelos ideales para montar una pila de combustible y reducir sus emisiones de CO2

    Nuestras fuentes indican que el prototipo disponible podría montarse perfectamente en un modelo, aunque su coste sería muy elevado -tanto como 10 veces más que un eléctrico convencional- a la vez que BMW siempre piensa a lo grande. Es decir, no pondrán en el mercado ningún eléctrico alimentado con hidrógeno, hasta que el sistema sea los suficientemente escalable para montarse en diferentes modelos de la gama. El objetivo, no limitarlo a uno solo como el X7.

    Y no solo la escalabilidad es un problema, sino el peso. Lo que se gana con un chasis y carrocería más ligeros, se recupera con el prototipo actual, por lo que se hace necesario hacerlo mucho más pequeño, de manera que la reducción de peso sea más notable. En esta situación, el fabricante seguirá trabajando con el objetivo de que, en 2025, puedan presentar un modelo de producción en serie con una pila de combustible "decente". Y ya podemos decirte, de antemano, que la veremos equipada a bordo de un SUV, en lugar de sobre una berlina.

    La marca, a través de Klaus Fröhlich, jefe de investigación y desarrollo, explica que éstos son más pesados que las berlinas, y en los que la reducción de las emisiones de CO2 se hace más complicada, especialmente por el factor peso. La electrificación es una de las soluciones, pero no la definitiva ante las cada vez más exigentes normativas, por lo que el hidrógeno será la única solución viable si el formato SUV permanece en el mercado mucho tiempo.