¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Callum Ilott y su debut en GT3: «Todavía hay algunas cosas que mejorar»

    El británico Callum Ilott y sus compañeros del Ferrari #71 se quedaron a las puertas del podio.

    Callum Ilott firmó un buen debut a los mandos del Ferrari 488 GT3 de Iron Lynx en las 3 Horas de Monza.

    A pesar de las condiciones cambiantes, el británico tuvo un buen ritmo, a la altura de los pilotos GT3 más experimentados.

    Callum Ilott, piloto de test de la Scuderia Ferrari de Fórmula 1, ha vivido un exitoso bautismo de fuego en la clase GT3. En unas 3 Horas de Monza marcadas por la lluvia y las condiciones de pista cambiantes, Ilott firmó una buena actuación junto a Davide Rigon y Antonio Fuoco que permitió al Ferrari #71 de Iron Lynx terminar en cuarta posición, a escasas décimas del último escalón del podio. El vigente subcampeón de la Fórmula 2 además tuvo que lidiar con una de las fases más críticas de la carrera, ya que Iron Lynx fue el primer equipo en utilizar gomas slicks cuando la pista empezaba a secarse.

    «Luché desde el principio con los neumáticos porque no tenía agarre. No tenía gran confianza porque no había pilotado el coche en mojado. Me lo tomé con calma y poco a poco me puse a la misma velocidad de Nicklas Nielsen. Fue entonces cuando me pusieron los slicks. Ascari y la Parabólica estaban mucho más secos que el resto de la pista. Fue realmente difícil al principio porque tuvimos que lidiar con un Safety Car, las gomas estaban muy frías. Entonces empezó a secarse y ahí fue cuando empecé a ganar tiempo con el resto» explica Callum Ilott sobre su debut sobre un GT3.

    El británico además ha añadido: «Tuve que ser sensato porque todos buscaban las zonas de mayor tracción. Pasamos del vigésimo al tercer puesto. Cuando estaba a punto de entregar el coche a Antonio Fuoco, empezó a llover de nuevo. Se volvió muy difícil mantener el coche en pista. Fue un bautismo de fuego, tuve un stint muy complicado cuando se suponía que debía ser el stint más fácil. Todavía hay algunas cosas que mejorar, pero fue en general un fin de semana muy positivo. Pasamos del octavo lugar al vigésimo y luego volvimos arriba. Quizá nos queda la espinita de no subir al podio, pero para mi fue una gran experiencia de aprendizaje».

    Fotos: GT World Challenge Europe