¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Callum Ilott: «El GT3 ofrece buena potencia, es agradable de pilotar»

    Callum Ilott posa con el Ferrari #71 de Iron Lynx durante el 'shakedown' del equipo en Mugello.

    Callum Ilott está emocionado por su debut en el GT World Challenge Europe a los mandos de uno de los Ferrari de Iron Lynx.

    El probador de la Scuderia Ferrari ha explicado las diferencias que hay entre el GT3 y los monoplazas que ha pilotado.

    Ferrari ha depositado toda su confianza en el equipo italiano Iron Lynx a la hora de desarrollar su programa GT3 en la Copa de Resistencia del GT World Challenge Europe. Un proyecto que contará con dos Ferrari 488 GT3 Evo en los que competirán Alessandro Pier Guidi, Nicklas Nielsen y Côme Ledogar (Ferrari #51) y Davide Rigon, Antonio Fuoco y Callum Ilott (#71). Este último, además de debutar a los mandos de un vehículo GT3 tras competir durante su etapa formativa en monoplazas, compaginará este programa con su rol de piloto de pruebas de la Scuderia Ferrari del Mundial de Fórmula 1.

    Al respecto de su primera experiencia con el Ferrari 488 GT3 Evo, Callum Ilott ha señalado: «Piloté en Mugello en el shakedown de Iron Lynx. Es diferente a lo que estoy acostumbrado ya que este GT es más pesado y tiene menos carga aerodinámica que un monoplaza. Pese a todo, el GT3 ofrece buena potencia, es agradable de pilotar. Puedes lanzar el coche, aunque hay que adaptarse al ABS y al control de tracción. Es un coche accesible a la hora de conducir, pero tengo que adaptarme al reto de competir en resistencia. El coche reclama técnicas específicas para tomar las curvas, pero poco a poco voy entendiendo todo».

    Sobre esta idea, Ilott ha añadido: «Iron Lynx tiene una alineación impresionante. Tuvimos un buen primer test y ya estoy esperando al test oficial de Paul Ricard. Antonio Fuoco ya sabe lo que son las carreras GT3 y Davide Rigon tiene una gran experiencia. Espero aprender de ellos para estar a la altura. Al final, voy a competir en las 24 Horas de Spa, un gran evento de mucho prestigio. Tener 60 coches en pista es complicado y aunque me hago una idea de lo que es, hay que experimentarlo. Espero que las citas de Monza y Paul Ricard me ayuden a prepararme para ese desafío».

    Fotos: GT World Challenge Europe