¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ponemos a prueba el configurador del nuevo Renault Mégane

    Ponemos a prueba el configurador del nuevo Renault Mégane
    11
    Javier Gómara
    Javier Gómara

    El ansiado y esperado Renault Mégane 2016 ya está aquí, bueno al menos ya su configurador ya está en marcha. Así que es hora de entrar en él y empezar a trastear con las multiples y variadas opciones que se nos presentan.

    La cuarta generación del Mégane ya está aquí, y tras siete años sin cambios, el compacto de Renault se renueva de pies a cabeza para seguir siendo uno de los modelos más vendidos en nuestro país. El Renault Mégane 2016 empieza su comercialización, y es hora de saber cómo es su configurador.

    El acabado GT se sitúa en lo más alto del escalafón de la nueva gama Mégane

    No vamos a hablar de los cambios estéticos recibidos, saltan a simple vista. No hay ni un solo panel o elemento compartido con la generación anterior. Todo es nuevo. Una nueva filosofía de diseño que empezamos a ver en el Renault Espace 2015 y que más adelante se dio continuidad en el Renault Talisman, el sucesor del ya extinto Laguna.

    En el interior observamos ese salto generacional del que hablamos. No solo la disposición y el diseño de los elementos son nuevos, sino que tras ellos se esconde tecnología de última generación. Todo ello dispuesto para batir a sus más directos rivales, como el Volkswagen Golf, el Peugeot 308, el Citroën C4, o el Opel Astra, entre otros. Que empiece el juego.

    Los precios del Mégane 2016 son oficiales desde el pasado sábado. Éstos parten desde los 16.600 euros. Se asocia al acabado Life, el más bajo de los seis posibles, al color blanco glaciar, a las ruedas de 15" con tapacubos, y al motor de gasolina TCe de 90 CV con cambio manual de seis velocidades. A partir de aquí miles son las posibles opciones y configuraciones.

    El Mégane Life es la opción más barata de todas, en blanco y con tapacubos de 15 pulgadas

    Como ya hemos dicho hay seis acabados diferentes: Life, Intens, Zen, GT Line, Bose y GT. Desde el acabado más básico encontramos elementos como los retrovisores eléctricos, el climatizador manual, el control de crucero, y una amplia cantidad de airbags y elementos de seguridad. Gracias a ellos no es de extrañar que el Renault Mégane haya obtenido cinco estrellas en los test de choque Euro NCAP.

    Según se avanza en el escalafón pasamos a encontrarnos con una gran cantidad de elementos y gadgets que van desde ciertas mejoras estéticas exteriores, así como luces diurnas de LED, Sensores de aparcamiento, climatizador bizona, faros principales full LED, Head-Up Display, sistema R-Link con pantalla de hasta 8,7 pulgadas, asientos deportivos y un sinfín de detalles que harán las delicias de los clientes más puntillosos.

    El GT TCe 205 llega asociado a un cambio automático EDC de seis marchas y a un chasis 4Control

    En cuanto a mecánicas habrá por el momento cinco opciones diferentes, dos diésel y tres gasolina. Como mínimo tendremos una potencia de 90 CV y como máximo 200. Como es habitual en Renault, se ha prestado especial atención a los consumos, habiendo unidades que parten de los 3,6 l/100 Km, llegando a un máximo de 6 l/100 Km si hablamos del TCe 205. Todo ellos datos homologados por la marca.

    En cuanto a la unidad más potente que se espera, el Mégane RS, todavía tardará en llegar, puesto que el RS actual se venderá hasta finales del año que viene. Por el momento el nuevo se encuentra en su etapa de desarrollo, aunque ya se especula con diversos datos de potencia y rendimiento. Aproximadamente serán 300 CV, y muchas voces afirman que la potencia provendrá de un sistema híbrido.

    El GT cuenta con una estética muy particular y deportiva

    En el tope de gama se sitúa esa unidad deportiva que hacemos referencia, el Mégane GT TCe 205. Su estética es particular, aunque podremos tenerla sin tener que asociarla con ese motor gracias al nivel GT Line. Como pasa siempre los colores son los que acaban de otorgar ese toque propio. Dentro de paleta de colores, 11 en total, el más caro y espectacular es el Azul Rayo, que tiene un sobre coste de 831,41 euros.

    Por su parte las llantas, con un tamaño de 18 pulgadas para esta versión, no suponen un mayor desembolso, algo que siempre es de agradecer, aunque obviamente los tamaños más altos únicamente estarán asociados a los niveles más altos. Sin embargo, es en el interior donde empezaremos a dejar un agujero grande en nuestros bolsillos, pues esta zona donde más personalización se permite.

    La unidad más cara de todas, la más equipada, permite incluir asientos deportivos de Alcántara con calefacción (1.351,03 euros), equipo de infoentretenimiento R-Link 2 con pantalla de 8,7" y sonido Bose (831.41 euros), Head-Up Display (363,75 euros), Freno de aparcamiento asistido (207,85 euros) y rueda de repuesto de emergencia (103,92 euros). En este caso no hará falta seleccionar los faros Full LED, pues vienen de serie con el acabado.

    Mucha tecnología en el interior, aunque deberemos rascarnos el bolsillo para tenerlo así

    El precio total de la unidad más cara de todas es de 31.368 euros. Un precio realmente competitivo si tenemos en cuenta la estética, y toda la lista de elementos, tanto de serie como opcionales, que se disponen. Aun así es de esperar que el acabado más seleccionado sea el ZEN, asociado al motor dCi de 110 CV con cambio manual de seis velocidades. Su producción ya ha arrancado en la planta que Renault tiene en Palencia.

    Ponemos a prueba el configurador del nuevo Renault Mégane