¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Dodge exprime el Challenger Hellcat para crear la brutal versión Super Stock

    Dodge Challenger SRT Super StockDodge

    La firma estadounidense ha presentado un buen número de novedades de su gama Hellcat, incluyendo una sorpresa de lo más inesperada, el salvaje Dodge Challenger SRT Super Stock. Esta versión es otra vuelta del Challenger Hellcat Redeye con numeroso ADN del brutal Dodge SRT Demon, convirtiéndose en la versión más racing y poderosa de la gama.

    Tal y como había prometido, Dodge acaba de presentar varias novedades de su gama muscle car, entre las que destaca sobremanera el nuevo Dodge Challenger SRT Super Stock, la verdadera sorpresa de la semana. Pues hasta su presentación, la firma estadounidense no había revelado el desarrollo ni la llegada de esta nueva versión. Tan solo se limitó a anunciar que llegaban novedades a su gama muscle car 2021, de las que además conocíamos y esperábamos la mayoría, pues varios informes y filtraciones adelantaron sus lanzamientos y en algún caso habíamos llegado a ver prototipos de desarrollo en la calle, como sucedió con el nuevo Charger SRT Hellcat Redeye Widebody.

    El nuevo Dodge Challenger SRT Super Stock es una versión totalmente nueva para la gama Challenger, pues no sustituye a ninguna versión previa, aunque se basa en una versión existente y cuenta con elementos de una versión ya desaparecida. Sin embargo, por naturaleza y rendimiento se posiciona en un escalón que hasta ahora no había sido ocupado por ningún otra variante de la gama Dodge Challenger. Su nombre lo dice todo, pues ha sido tomado prestado de la categoría Super Stock de las competiciones de Drag Racing.

    El nuevo Challenger SRT Super Stock es la versión más prestacional de la gama.

    Esta versión se basa realmente en el actual Challenger Hellcat Redeye Widebody, una versión que ya se caracterizaba por haber heredado varios elementos mecánicos y de bastidor del brutal Dodge SRT Demon de edición limitada. El nuevo Super Stock es realmente un Hellcat Redeye radicalizado con mucho más ADN del Demon, del que toma numerosos elementos, incluyendo su propio motor, el V8 HEMI de 6.2 litros sobrealimentado que entrega la misma cifra de potencia, 819 CV (807 hp) y 959 Nm de par máximo, asociado a una transmisión automática de 8 velocidades. Al contrario que el Demon, este solo emplea combustible convencional,de ahí que el nuevo Challenger Super Stock cuente con el mismo rendimiento que el Demon en su configuración estándar.

    Además de la mecánica, el nuevo Challenger SRT Super Stock cuenta con un nuevo conjunto de frenos Brembo, diferencial de deslizamiento limitado asimétrico y nuevos amortiguadores Bilstein adaptativos de alto rendimiento. Cuenta con varios modos de conducción, asistentes de salida, sistema Line Lock que frena el eje delantero para hacer ‘burnouts’ con más facilidad y los sistemas de refrigeración del Demon, especialmente desarrollados para impedir que se sobrecaliente la mecánica cuando la exprimimos al máximo.

    Aunque no sea muy distinto del Challenger SRT Hellcat Redeye del que deriva, el nuevo Super Stock se distingue por contar con las mismas llantas negras de 5 radios y 18 pulgadas del Demon, que están calzadas con neumáticos radiales de medidas 315/40. Además, podemos encontrar algunos elementos en color negro en el exterior, como es el caso de las bocas de las entradas de aire sobre el capó, el splitter delantero, la tapa del depósito de combustible, los distintos emblemas Hellcat o el llamativo spoiler fijo situado sobre el maletero.

    Nuevo spoiler trasero y las llantas del Demon.

    Gracias a su particular configuración mecánica y de bastidor, el nuevo Dodge Challenger SRT Super Stock se convierte en la variante más prestacional y especialmente habilitada para pista de la gama Dodge. Probablemente, los informes que aparecieron hace unos meses apuntando la llegada de una supuesta variante Challenger ACR, versión especialmente habilitada para pista, podrían estar basados realmente en este modelo. Pues resulta evidente que el nuevo Super Stock ha sido desarrollado para quemar goma en las drag strip, aunque una variante ACR habría sido configurada para circuito cerrado.

    Aunque no cuenta con toda la potencia del Dodge SRT Demon, que cuando empleaba gasolina de competición era capaz de alcanzar los 851 CV, el Dodge Challenger SRT Super Stock no se queda lejos de este en términos absolutos de rendimiento. Según la marca, solo necesita 3.25 segundos para completar el 0 a 96 km/h (0-60 mph), mientras que el cuarto de milla lo realiza en 10.5 segundos con una velocidad final de 211 km/h. Curiosamente, su velocidad máxima es inferior a la de otras versiones del Challenger, pues para poder cuidar sus gomas específicas para drag ha sido limitada electrónicamente a 270 km/h.

    Al contrario que el Demon, el nuevo Challenger SRT Super Stock no será una versión de edición limitada, sino que formará parte de la gama regular Challenger. Estará disponible en 13 colores diferentes y su producción comenzará este mismo verano.