¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

¿Es Tesla una marca Premium?

¿Es Tesla una marca Premium?
Interior negro/blanco de un Tesla Model 3 con asientos de piel sintética
Javier Costas
Javier Costas6 min. lectura

Esta pregunta no se puede responder de forma categórica, y habrá partidarios tanto del sí como del no con argumentaciones sólidas. Vamos a ver en qué aspectos podría considerarse a Tesla como una marca Premium, y en cuántos otros no.

Tesla se fundó en un ya lejano 2003 y tardó seis años en poner un coche en la calle con su escudo, el Roadster. En 2012 entró en el club de los fabricantes de producción en gran serie, cuando el ritmo del Tesla Model S empezó a estabilizarse. Desde que llegó a escena el Model 3, está entrando en la liga de los fabricantes medianos.

Bajo cierto punto de vista, puede considerarse que Tesla es una marca Premium. Hablamos de ello hace ocho años. Una marca Premium nos va a dar algo más, a cambio de un sobreprecio, aunque no esté justificado al 100%. ¿Tesla nos da más que otros fabricantes? Desde luego, aunque esa diferencia se está diluyendo, y desde luego lo hace a un precio elevado.

El Tesla Model S de acceso, el P40, costaba en su momento 49.900 dólares a aquellos clientes que tuviesen créditos federales de 7.500 dólares. Por ese precio, en la actualidad, podemos comprarnos un Model 3 RWD (modelo básico de propulsión trasera y baterías estándar), que está posicionado por debajo. Con el Tesla Model S se apuntó muy alto.

Interior de un Tesla Model S de primera serie

En estos 10 años transcurridos, Tesla ha tenido que subir los precios para hacer frente al aumento de las materias primas, aunque las subidas se concentran en el último año y medio, y estas han ido por encima de la inflación, por lo que también se han inflado los beneficios de Tesla, que ya superan los 3.000 millones de dólares trimestrales.

Otra forma de considerar a un fabricante Premium es por la riqueza de su gama. Tesla ofrece tres versiones por modelo, como mucho, y solo tiene cuatro modelos. Estéticamente son prácticamente idénticos a igualdad de modelo, tanto el RWD estándar como el Performance, si uno no se fija en las ruedas. Considerando esto, o los cinco colores de pintura, Tesla no es un fabricante tan Premium, al menos no más que Dacia o Kia.

Lo mismo podría decirse en cuanto a extras, hay muy poco donde elegir, aunque hay marcas asiáticas que se consideran Premium aunque tengan pocas opciones en ese sentido y vengan por paquetes completos, como puede ser Lexus. Pocas dudas hay que de Lexus es Premium, así que eso vamos a dejarlo como dudoso.

Colores de pintura disponibles para el Tesla Model 3

En cuanto a los servicios que se incluyen en el coche como software, el «Full-Self Driving» o «Capacidad de Conducción Autónoma Total» (FSD) es una funcionalidad ultraPremium. El que la quiera, ha de pagar 15.000 dólares, aunque no podrá disfrutarla ahora, sino cuando Tesla complete el producto. Ahora está en fase beta y la están puliendo 160.000 voluntarios que sí, han pagado por el FSD, pero casi todos bastante menos (porque lo hicieron antes).

Respecto a que haya una red de Supercargadores para Tesla sí se puede considerar tranquilamente como Premium, porque ningún otro fabricante ha desplegado con su propia marca una red de recarga, y durante años ha sido exclusiva para los Tesla. Ahora son más pragmáticos y no hacen ascos al dinero de los clientes de la competencia, mientras no hagan acopio de postes de recarga.

En lo relativo a codearse con ciertos eventos de renombre, su publicidad o sus patrocinios, Tesla no existe, directamente. Toda su publicidad ha sido de boca a boca, de amantes de la marca y de los que la aborrecen. Hablan bien o mal de Tesla, pero hablan. Ni siquiera hay departamento de Comunicación. ¿Son Premium así? En este caso, diría que no. Además, Tesla vende coches a cualquiera que pueda pagarlos, y punto.

Tesla tampoco se ha asociado con marcas de estilo de vida o lujo, a diferencia de otros fabricantes Premium, y van por libre. Unos dirán que no les hace falta, otros que no necesitan ese recurso, y otros tantos pensarán que eso tiene poco de Premium. La imagen de marca es un activo intangible importante.

También puede valorarse el nivel Premium de una marca por cómo se atiende a los clientes en la postventa, si se dan soluciones adecuadas cuando hay problemas, si los servicios técnicos oficiales tienen los conocimientos, capacidades y herramientas, si las garantías se cumplen por las buenas o por las malas... Aquí encontraremos opiniones de todo tipo, porque lo que son datos, Tesla no los da.

En virtud de lo expuesto, no es una pregunta que admita una respuesta tajante. Puede que Tesla sea una marca Premium, pero lo que sí que no es, es una marca de lujo. Ese adjetivo ya se le queda grande, especialmente mirando los interiores, donde el nivel de artesanía es cero, pague el cliente lo que pague. Puede que Tesla tenga que hacernos actualizar la definición de qué es y qué no es Premium, a fin de cuentas.