¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Indy 500La lluvia y la mecánica lastran a Alonso en un test liderado por Sato

    El piloto español perdió tres cuartos de hora de rodaje por un problema mecánico nada más salir a pista.

    La persistente lluvia limitó de forma considerable el rodaje para todos los pilotos.

    Test sin problemas para Oriol Servià, y brillante debut de Colton Herta, el más veloz sin rebufos.

    Casi todas las previsiones meteorológicas daban por hecho que el test general para las 500 millas de Indianápolis iba a transcurrir sin mayores incidencias meteorológicas, con un día soleado que permitiría que las siete horas de pruebas transcurriesen de forma contínua. No obstante, el tiempo primaveral del estado de Indiana es uno de los más impredecibles del mundo desarrollado, y éste miércoles limitó de forma considerable el rodaje del que dispusieron los 29 pilotos asistentes.

    Quién más sufrió éstas inclemencias, paradójicamente, fue Fernando Alonso, y no solamente por obra y efecto del clima. El piloto español se disponía a abrir en pista las dos horas programadas para los novatos y los pilotos que necesitaban pasar el "refresher test", como en su caso, pero su coche se negó a ello de forma fulminante debido a un problema mecánico no especificado en el momento de escribir éstas líneas, pero que se sospecha provino del software o de la caja de cambios.

    Tras más de tres cuartos de hora de reparaciones exhaustivas en la parte posterior del monoplaza, Alonso emprendió rumbo de nuevo a la pista para tratar de completar su refresher test y, pasados 42 minutos, había iniciado ya su segunda fase cuando se decretó una bandera amarilla por restos en la pista, durante la cual la lluvia reapareció para poner fin a la sesión y, posteriormente, a la jornada, sin que se disputase la parte final del test a la que todos los pilotos tenían acceso.

    Ésto ocurrió pasadas la 1:30 de la madrugada en España, mucho más tarde de la hora inicialmente programada para el final del test, y es que la lluvia ha sido la gran protagonista de la jornada desde el principio. Habiendo llovido en las horas previas, solo hubo 10 minutos de pista con bandera verde hasta que un frente lluvioso descargó con fuerza sobre el óvalo, posponiendo durante cuatro horas toda actividad en pista.

    Cuando las pruebas se reanudaron sobre las 21:15 de la noche (hora española), la jornada fue extendida hasta las 02:00 de la mañana para garantizar las dos horas de rodaje a cada grupo, limitando la duración de una sesión conjunta que no llegaría a disputarse. La sesión de los "veteranos" (pilotos a tiempo completo o con experiencia reciente en óvalo) no tuvo más inclemencias del tiempo, y permitió ver a un sólido Takuma Sato, ganador en 2017, liderar la clasificación con una vuelta de 226.993 millas por hora, siendo también el más veloz sin rebufo con un giro de 222.817 mph.

    Tras Sato, se situaron dos de los coches del equipo Carpenter, con el sempiterno favorito Ed Carpenter y Spencer Pigot superando las 226 mph, al igual que el vigente campeón, Will Power. Durante ésta sesión, Max Chilton sufrió una aparatosa rotura de motor en la recta trasera, algo inusual tratándose de un motor Chevrolet, y que resulta de mórbido interés dado que Carlin es el equipo que asiste técnica y tecnológicamente a McLaren éste año. Además, otro piloto con motor Chevrolet, como Tony Kanaan, no pudo completar una sola vuelta lanzada por una recurrente fuga de aceite.

    En la sesión de novatos y 'refreshers', pasados apenas 22 minutos, J.R. Hildebrand completó el tridente de problemas para Chevrolet al quedarse tirado en la curva 3. Tras su incidente, se sucedió una hora de rodaje continuo en la que los cuatro novatos participantes consiguieron superar sus respectivos test, pero entre los veteranos, solo Conor Daly tuvo tiempo de superar por completo su 'refresher', pillando el final de la sesión con la segunda fase iniciada a todos los demás.

    En lo que a tiempos respecta, Colton Herta no perdió ni un minuto en impresionar, completando el quinto mejor tiempo del día con una vuelta de 226.108 mph, por delante de todos los pilotos de Andretti (con el cual Harding tiene un convenio técnico), y siendo el hombre más rápido de la jornada sin rebufos, con un giro de 223.121 mph. Del resto de participantes, sólo Hélio Castroneves llegó a hacer una tanda de rendimiento similar, completando el octavo mejor registro como segundo mejor Penske de la jornada.

    La jornada de Oriol Servià, que probaba hoy en el tercer coche de Schmidt con vistas a pilotarlo el próximo mes, transcurrió sin demasiados problemas, siendo el mejor del resto en ésta sesión final con una vuelta de 222.755 mph que le situó en el 19º puesto global del día tras 38 vueltas, pero que no refleja lo que se podría haber conseguido con el tiempo que la lluvia arrebató. Alonso, por su parte, solo pudo completar 29 giros, y su mejor vuelta de 218.625, tampoco totalmente representativa, fue la peor de todos los participantes.

    Después de que las previstas siete horas de pruebas (cinco por piloto) se hayan quedado en poco más de tres, con poco más de una hora para los pilotos de la segunda sesión, los equipos completaron una frustrante primera toma de contacto en Indianápolis que, pese a todo, ha permitido ver dinámicas interesantes, y a varios de los favoritos en las posiciones esperadas. Ahora solo queda esperar 19 días hasta el inicio de los entrenamientos oficiales. Entre medias, el Gran Premio en el circuito rutero.

    Resultados del test general en Indianápolis

    Fotos: IndyCar Media