¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Objetivo Montecarlo. El sueño de correr el WRC

    Objetivo Montecarlo. El sueño de correr el WRC
    10
    J. Gómez
    J. Gómez

    El proyecto de Rally Center, de mandar a un piloto inexperto a correr un rally del Campeonato del Mundo, ha pasado de ser una difícil empresa a un reto cumplido. Después de lograr terminar uno de los rallyes más complicados del mundo, el bilbaino Joseba Castro ha cumplido su sueño de una forma realmente brillante.

    Por si no habéis oído antes hablar de Objetivo Montecarlo, os ponemos en antecedentes. Rally Center (escuela de conducción de rallyes de Infonova Automóción), bajo la dirección del piloto Oscar Fuertes, realizó una convocatoria a finales del 2011 con el objetivo de seleccionar a un piloto para correr una prueba del Mundial.

    Como condición: no tener palmarés deportivo y, por supuesto, ser rápido. Una iniciativa que contó desde el comienzo con el apoyo de la Real Federación Española de Automovilismo (RfdeA), el Real Automóvil Club de España (RACE), Mitsubishi Motors España y una buena lista de colaboradores que, de una forma u otra, aportaron su granito de arena para llegar a buen puerto.

    La selección se realizó en el Circuito del Jarama, donde los 220 candidatos realizaron distintas pruebas de conducción y habilidad. Dos serían los finalistas: Sergio Cruz y Joseba Castro, quienes aún debían pasar un últimos últimos test bajo la dirección del jefe del equipo, toda una referencia en el mundo de los rallyes: el copiloto Lucas Cruz. Las pruebas de karting, conducción en tierra, navegación y toma de notas concluyeron que el ganador final sería el bilbaino Joseba Castro (camarero de profesión) y el afortunado en poder disputar la edición 2012 del Rally Montecarlo, puntuable para el WRC. Por su parte, Sergio Cruz, disputará una de las pruebas del Campeonato de España de rallyes de asfalto.

    El equipo quedaría completado con una de las mejores copilotos del mundo: Arielle Tramont y un Mitsubishi Evo X de 295 CV preparado por los especialistas de Roberto Méndez Competición (RMC) quien, además, se encargaría del apoyo técnico.

    El objetivo del joven Castro (25 años) era claro y, en ningún caso fácil: concluir el rally. Por delante les esperaban, 485 km de tramos de asfalto, con más de un 40% de nieve y hielo y unas de las condiciones climatológicas más complicadas de las últimas ediciones.

    Figuras como el presidente de la RfdeA, Carlos Gracia, o el propio Carlos Sainz, no quisieron dejar pasar la oportunidad de ofrecer su apoyo y consejo al debutante, quien se veía en la tesitura de recorrer los mismos tramos que hombres como Sebastian Loeb y Dani Sordo gracias a que su novia le había inscrito en la selección semanas antes.

    Castro demostró una gran solidez y fue ganando confianza con el paso de los tramos, manteniéndose siempre en la parte media de una clasificación en la que, de los casi 90 inscritos, 29 se vieron obligados a abandonar y 22 de ellos, por accidente. Es decir, casi uno de cada cuatro pilotos que corrieron “se la pegaron”.

    La llegada al último podium de Montecarlo, la posición 40 de la general y el Top 10 de su categoría supusieron los mejores resultados posibles para una aventura realmente apasionante.

    Tras este éxito, el equipo de Rally Center y el propio piloto confían en seguir adelante su andadura. Los primeros, organizando la edición 2013 de Objetivo Montecarlo y Joseba Castro con la esperanza de encontrar una fórmula para continuar con su recién estrenada carrera como piloto profesional.

    Fuente: Rally Center

    Temas relacionados

    Objetivo Montecarlo. El sueño de correr el WRC