¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Porsche 911 (997): retorno del 911 clásico

16

La generación 997 del Porsche 911 supuso la vuelta a las raíces del 911 original, con una estética que trataba de recuperar la silueta que perdió su antecesor y una gama que se inspiraba y apoyaba en el pasado para la creación de nuevas versiones.

Porsche 991 Carrera (997).

En solo unos días podremos conocer la nueva generación 992 del Porsche 911, que será desvelada con motivo del Salón del Automóvil de Los Ángeles 2018. Para celebrar su llegada hemos preparado un monográfico especial del deportivo alemán contando con material gráfico desarrollado especialmente para la ocasión por la firma de Stuttgart.

Si la generación 996 del Porsche 911 supuso una ruptura absoluta con sus antecesores, la generación 997 trato de recorrer el camino contrario en ciertos aspectos, como el estético, ya que a pesar de suponer una evolución de las líneas de su antecesor directo, el nuevo 997 contaba con unos rasgos inspirados claramente en las primeras generaciones del modelo. Sobre todo en el frontal, donde encontramos unas nuevas ópticas circulares tras una cubierta transparente ovalada y unos pasos de ruedas más marcados en su zona superior para resaltar los volúmenes tras los faros principales, tratando de emular las formas de los primeros nueveonce.

El resto de su silueta es una clara evolución de la de su antecesor, al igual que su planteamiento técnico, ya que tanto a nivel de bastidor como mecánico el nuevo modelo es una simple evolución del 996, del que hereda las mecánicas refrigeradas por agua (que llegaron para quedarse), al igual que la composición de la gama, que se incrementó notablemente en esta generación hasta contar con 24 versiones diferentes en el catálogo.

Porsche 911 GT3 RS.

La base del catálogo la seguían componiendo las versiones Carrera y Carrera S, con los motores atmosféricos de 3.6 y 3.8 litros respectivamente, que contaron un abanico de potencias entre los 325 CV de las versiones Carrera iniciales y los 385 CV de la última evolución del Carrera S, gracias a la inyección directa que estrenaron las todas las versiones Carrera tras el facelift de 2008.

Las versiones Turbo estrenaron turbocompresores con tecnología de geometría variable y contaron con potencias de 480 y 500 CV (tras el facelift). En el caso de la versión Turbo S la potencia llegaba hasta unos espectaculares 530 CV. En todos los casos seguíamos encontrando mecánicas refrigeradas por líquido, primero de 3.6 litros y tras el facelift de 2008 de 3.8 litros, y el ya indispensable sistema de tracción total.

Esta generación estrenó las versiones GTS, destinadas a ocupar el hueco entre las versiones Carrera y las versiones GT, una gama que de nuevo contaba con las versiones GT2, GT3 y GT3 RS, pero que añadió los nuevos GT3 RS 4.0 y el poderoso GT2 RS. Las versiones GT3 contaban con un 6 cilindros plano de 3.8 litros que entregó 415 y 435 CV respectivamente, y hasta 450 CV en el caso del GT3 RS, sin embargo la aparición del nuevo motor de 4.0 litros supuso que se llegaran a los 500 CV.

Porsche 911 GT2 RS.

En el caso del nuevo 911 GT2 RS, esta versión también estaba basada en el 911 Turbo pero eliminaba el pesado sistema de tracción total en favor de la más simple y ligera tracción trasera y con una configuración de bastidor bastante más radical y ligera, a lo que sumaba un motor que disponía de 620 CV, el más potente en la historia de un nueveonce de calle que le convertían en el 911 más rápido de la historia, hasta ese momento. Este fue capaz de marcar un crono de 07:18 en el trazado Nordschleife de Nürburgring.

La gama seguía compuesta por las variantes habituales de carrocería, coupé, Cabriolet y Targa, a la que como es habitual en muchas generaciones del 911, se añadió más tarde el Speedster. Una variante que de nuevo fue lanzada como una edición limitada y que no había estado disponible en la generación anterior.

La nueva generación 997 no fue la primera en la que la marca trató de sacar rédito de su legado deportivo e histórico con versiones y ediciones especiales, pero cuando esta estrategia se hizo más patente fue precisamente durante esta generación, ya que la marca lanzó ediciones como la ya mencionada Speedster, de 408 CV y con una producción limitada a 356 unidades (un guiño al primer modelo que gozó de una versión de este tipo), o el 911 Sport Classic, del que solo se ensamblaron 250 unidades.

Porsche 911 Sport Classic.

La marca alemana también lanzó una edición muy particular, el 911 Turbo S Edition 918 Spyder, que solo podía ser adquirido por los 918 clientes que previamente habían comprado uno de los nuevos Porsche 918 Spyder y que en teoría servían para aliviar la espera del superlativo deportivo híbrido.

Noticias relacionadas

Porsche 911 (997): retorno del 911 clásico
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto