¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Se equivoca Toyota con un sucesor de gasolina y/o híbrido para el Aygo?

    Gama Toyota Aygo en 2014, segunda generaciónToyota Europe

    En un segmento A en clara contracción, los que se quedan tienen una oportunidad si aprovechan los huecos que dejan los que se van. Toyota tiene capacidad de producción de sobra para inundar el mercado europeo de utilitarios basados en la misma plataforma, con la consiguiente optimización industrial.

    Recientemente tuvimos confirmación por parte de Toyota de que va a seguir comprometida como marca en el segmento A europeo, donde varios rivales se han retirado por distintas razones. Entre los ausentes están el Opel Adam, el Ford Ka... y próximamente se retirarán los Peugeot 108 y Citroën C1.

    La fábrica donde se han estado produciendo los tres modelos (Citroën C1, Peugeot 107/108 y Toyota Aygo), a lo largo de dos generaciones, está bajo el control de Toyota desde este año. Se trata de TPCA, de Toyota Peugeot Citroën Automobile, situada en Kolin, República Checa. Los C1 y 108 siguen de momento en producción de todas formas.

    En el anuncio de Toyota se nos dio un detalle interesante, los Yaris, Yaris Cross y el sustituto del Aygo (no se mencionó nombre alguno) estarán basados en la misma plataforma, GA-B, por lo que se dan las condiciones para crear economías de escala y que el coste por unidad se pueda reducir. Se cumple por tanto lo que anticipamos hace tres años.

    En la tabla superior vemos el rendimiento de los últimos años de los dos modelos en el mercado europeo, Aygo y Yaris, que iban in crescendo hasta que apareció el coronavirus en nuestras vidas. Toyota no tuvo un récord de ventas en 2020, pero sí lo tuvo de cuota (6%), lo que significa que perdió menos que la media del mercado y que se llevó mayor trozo de la tarta.

    La ambición de Toyota es llegar a medio millón de unidades al año de los derivados de plataforma de la GA-B, lo cual facilita que se cumpla el modelo de negocio esperado y que no pierdan dinero. El segmento A es uno de los más complicados para ganar dinero, habida cuenta de lo bajo de sus márgenes.

    Pero Toyota no se va a meter todavía en versiones eléctricas en segmento A, así que podemos esperar en el nuevo modelo (Aygo EVO, por abreviar) tanto motorizaciones de gasolina como híbridas, ya que la plataforma lo permite sin ningún problema. Parece medianamente obvio que hablamos de motores de tres cilindros sí o sí (total, todos los Aygo han sido así desde el principio).

    Un vistazo a la gráfica superior, que está rellena hasta 2017, nos revela el rendimiento comercial que han tenido los trillizos PSA/Toyota. El mejor año fue 2009, desde entonces cayeron hasta 2013, y a partir de ese momento más o menos se mantienen, estando ya el Aygo mejor en ventas que sus primos con escudos franceses.

    Desde entonces el Aygo se vende mejor, la estrategia de Toyota de arriesgar con diseños y sacar colores y combinaciones por temporadas ha funcionado, quedando los franceses como un escalón por detrás en atractivo a pesar de contar con motores más potentes en opción. La retirada de C1 y 108 puede potenciar las ventas del Aygo EVO por falta de competidores.

    Si apenas varían las cotas del vano delantero una versión híbrida es perfectamente posible, algo que no se daba en las dos primeras generaciones del Aygo

    Además, al mantener versiones de combustión, tanto puras como híbridas, permitirá al Aygo EVO permanecer muy por debajo en tarifa a otros modelos del segmento A que solo se ofrecerán como eléctricos o con otras hibridaciones menos optimizadas desde el punto de vista financiero. Sumando todos los factores, parece razonable que Toyota acabe llegando a medio millón anual de derivados de plataforma GA-B cuando escampe la tormenta pandémica y la economía se recupere.

    La nueva generación contará con versiones de techo cerrado convencional y de lona practicable

    Históricamente el Aygo ha sido un coche muy pequeño, pero la plataforma GA-B lo hará a la fuerza un poco más espacioso. Podría hasta ser un modelo un poco más SUV que 100% urbano. En 2020 los SUV representaron el 40% del mercado europeo, pero como las ventas se están desplazando a gente de mayor poder adquisitivo por la crisis del COVID-19, la proporción ha aumentado al 44% en enero.

    Se dan las condiciones para que Toyota se hinche a vender coches en talla pequeña, el Yaris Cross seguramente irá como un tiro, y si el Aygo EVO tiene pintas de SUV (las fotos espía apuntan maneras), lo lógico es que también, pero deben estar claramente diferenciados. A la pregunta inicial, Toyota no se equivoca, va a aprovechar la falta de competidores para ganar dinero con coches económicos.

    La carga de trabajo se la van a repartir Valenciennes (Francia) y Kolin (República Checa), ya que Kolin no puede mantenerse solo a base de Aygo EVO, a menos que se mantenga en las 200.000 unidades al año, cuando en los últimos años va rascando las 100.000, tendría que recuperar todo el mercado que dejan libre tanto C1 como 108. Desconocemos en qué proporción será la mezcla, ya que Toyota no habla de esas cosas... hasta que lo hace.