¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Amores de juventud: el SEAT 600

    20
    El SEAT 600, un símbolo de la libertad en la época de la dictadura franquista.

    Los hay más potentes, con más historia, con una tecnología más relevante… pero posiblemente ninguno ocupe un lugar tan importante en la automoción española ni en nuestro corazón como el SEAT 600: el que fue el primer coche para muchos.

    El 27 de mayo de 1957, el primer SEAT 600 de producción daba inicio a una historia que se extendió durante 16 años, hasta 1973. Es cierto, el 600 no ha sido uno de los modelos más longevos, ni tiene un lugar en el Olimpo de los deportivos o de los vehículos más avanzados de su generación.

    Sin embargo, el SEAT 600 forma parte inequívoca de la cultura y la sociedad española, tanto por el hecho de ser el primer vehículo que se asentó en nuestro país a nivel comercial, como por el haber sido el primero en propiedad para toda una generación de españoles, que aún vivía la dictadura y sus consecuencias.

    Por encima de las previsiones

    Como ya hemos comentado, el 600 comenzó a producirse en 1957, pero pronto las previsiones de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo fue superada por el mercado. Y es que las 5000 unidades previstas inicialmente pronto fueron vendidas, llegando al final de su vida comercial a las casi 800.000 unidades.

    Así influyó el SEAT 600 en la sociedad española.

    El primer modelo del SEAT 600 contaba con dos puertas que se abrían al contrario de lo habitual para facilitar el acceso, así como un modesto motor trasero de 633 cm3 y una potencia de 21,5 CV, lo que permitía alcanzar a sus 600 kg. de peso los 95 km/h de velocidad punta. La demanda fue tal que SEAT llegó a tener una lista de espera equivalente a cuatro años de producción, viéndose obligada a incrementar su plantilla. Además, las 65.000 pesetas que costaba, unos tres años y medio de salario de la época, propiciaron la instauración del pago a plazos.

    Ya en 1958, cerca de 50.000 unidades circulaban por España y comienzan a introducirse las primeras modificaciones. Además de lanzarse la versión con techo descubierto, se implementan topes cromados en los parachoques, nuevos faros y palancas de luces e intermitentes. Más tarde llegaron también las versiones comerciales y de cuatro puertas.

    Aunque el SEAT 600 suponía un paso adelante con respecto a microcoches de la época como el Isetta o el Biscuter, no dejaba de ser un coche muy modesto y espartano que, eso sí, aprovechaba al máximo su espacio interior gracias a unos grosores de puertas y carrocería muy contenidos, algo habitual de la época por otra parte. En cambio, el maletero delantero era muy exiguo y el uso de baca en el techo era casi obligado cuando la familia se desplazaba a la playa o al pueblo para disfrutar de unas vacaciones.

    El 600 D

    En 1963, aparece una nueva versión del 600 denominada «D», que supone un aumento de potencia gracias a un motor de 767 cm3 y 29 CV, lo que eleva la velocidad punta por encima de los 100 km/h, concretamente hasta los 108.

    A nivel estético, las luces de posición pasan a estar bajo los faros principales, que ahora tienen los intermitentes situados a su altura en los laterales. Además, la cerradura queda ahora incrustada en la maneta de apertura de la puerta. En el interior, el arranque ya no es de palanca y adopta el sistema de llave de contacto situado en el centro del salpicadero.

    El SEAT 600 D aún conservaba las puertas con apertura hacia atrás.

    Un año más tarde, llega el SEAT 800, que en realidad era el 600 de cuatro puertas y contaba con 180 mm más de longitud, aunque su escasa capacidad de maletero -pues mantenía el motor en la parte trasera- no le hizo muy popular en el mercado de los vehículos de cuatro puertas.

    La segunda serie del 600 D, que actualmente se consideraría un «restyling», llegó en 1966 e incorporó un parachoques de líneas más curvas y con topes de goma, con asientos más grandes en el interior y unas llantas terminadas en color crema.

    El 600 E

    Pasan los años y se cumplen ya 13 años del lanzamiento del primer 600, llegando una versión más lujosa en 1960 bajo la denominación «E». Aunque este modelo no presenta novedad alguna a nivel mecánico, sí mejora su nivel de acabados y equipamiento.

    No hay muchas unidades de ocasión a la venta, pero en Motor.es puedes encontrar algunas. Click aquí

    Las principales novedades que presenta son las puertas con apertura hacia adelante, un nuevo sistema de cierre para evitar la gran cantidad de robos que se producían del modelo anterior, nueva tapicería, cambio en la forma de los faros delanteros, arranque junto a la dirección y sistema antirrobo, bandeja portaobjetos, cenicero central y sustitución del indicador de temperatura del agua de aguja por uno luminoso.

    El 600 L

    El canto del cisne llega con la versión «L», lanzada en 1970 y vendida hasta la desaparición del 600 tres años más tarde, cuando SEAT decide apostar por los nuevos 127 y 133. La mecánica permanecía inalterable, lo que ya en plena década de los 70 suponía un lastre considerable en un mercado cada vez más extenso y competitivo.

    El cuadro de mandos del 600 L ya presentaba unos niveles de acabados muy superiores a los del primer modelo de 1957.

    En la práctica, el único modo de distinguir este modelo del «E» eran las tomas de refrigeración incorporadas para compensar la presión del interior al cerrar las puertas. Atrás habían quedado 800.000 unidades fabricadas y toda una leyenda del automóvil nacional, que aún hoy conserva bastantes modelos en buen estado por nuestras carreteras, así como en concentraciones de coches clásicos.

    ¿Quieres empaparte aún más de 600 y conocer todas sus particularidades y las sensaciones que ofrecía? No te pierdas la prueba de una unidad del 600 D que en 2017 hizo nuestro compañero Alberto Pérez. Imperdibles sus conclusiones y las fotos de máxima calidad, algunas de las cuales acompañan este artículo.

    CARACTERÍSTICAS GENERALES

    Fotos: Motor.es | wheelsage.org

    Amores de juventud: el SEAT 600