¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Shelby Lone Star: prototipo único del cancelado sucesor del Shelby Cobra

Shelby Lone Star: prototipo único del cancelado sucesor del Shelby Cobra

Tras años de espera, el prototipo único del Shelby Lone Star, el deportivo que pretendía ser el sucesor del Shelby Cobra pero que que no dieron luz verde, ha sido finalmente restaurado y será presentado en el Amelia Island Concours d'Elegance, a principios del próximo mes de marzo.

Shelby Lone Star, prototipo único.

En la próxima edición del Amelia Island Concours d’Elegance se va a celebrar una presentación para la que ha habido que esperar muchos años. Una pieza única que los propios organizadores de este certamen intentaron conseguir en alguna que otra ocasión para su exposición anual, hasta donde sabemos como mínimo para la edición de 2012, pero al no haber concluido los trabajos de restauración del modelo su presencia se ha tenido que retrasar hasta ahora.

El próximo mes de marzo, al fin, será presentado en el césped del Club de Golf de Amelia Island, Florida, el recién restaurado prototipo único del Shelby Lone Star, el único prototipo del proyecto que tenía como fin crear al sucesor del Shelby Cobra original.

Aunque la historia de la génesis del modelo es bien conocida, no se sabe a ciencia cierta porque Ford no le dió luz verde al proyecto, relegando este prototipo a las páginas menos conocidas de la historia de la compañía fundada por Carroll Shelby.

Una de la pocas imágenes de época del deportivo.

Su desarrollo comenzó en 1965, un momento muy complicado para Carroll Shelby, ya que en ese momento se encontraba con varios proyectos a la vez. Por un lado se acaba de lanzar la versión Cobra 427, pero Shelby estaba muy atareado ya que acaba de coger las riendas del proyecto Ford GT40 (que al año siguiente venció en Le Mans) y desarrollando la icónica versión Shelby GT350 del Ford Mustang.

Por ello, el desarrollo del modelo (cuyo nombre de proyecto era Cobra III) y la fabricación del prototipo fue encargado a JW Automotive Engineering, quién desarrolló una propuesta de deportivo muy diferente a la que había esbozado Shelby en un principio. Si Shelby tenía en mente un deportivo de motor delantero, como el Cobra, contando con el motor V8 351 que Ford estaba desarrollando en ese momento, los de JW Automotive Engineering tomaron como base el Ford GT40.

Tomando el radical deportivo de competición de Ford como plantilla, trataron de crear una versión algo más civilizada empleando uno de los motores Ford V8 289 modificados por Shelby que iba posicionado tras el habitáculo de manera longitudinal con la transmisión a continuación. El habitáculo era biplaza, pero tanto el diseño de la carrocería como del propio bastidor resultaban bastante más radicales y complejos que los del Cobra original.

Tras sacar estas fotos, se le hicieron pequeñas modificaciones al prototipo.

Para simplificar los costos, se tomaron muchos elementos tanto del GT40 como de la saga Cobra, pero, aún así, el modelo final era bastante más caro y complejo a nivel técnico que el modelo al que pensaba sustituir. Evidentemente, con este planteamiento técnico gozaría de mejores prestaciones y un comportamiento más neutro que los explosivos Cobra 427, dotados de un enorme motor V8 de 7.0 litros de competición.

Su nombre final se cambió a Lone Star porque Cobra ya era una marca registrada de Ford, por lo que decidieron bautizarlo con el nombre Lone Star, en referencia al estado en el que había nacido Carroll Shelby, Texas.

Tras terminar la fabricación del prototipo, este se envió a la sede de Ford en Dearborn, Michigan, para que la marca le diera el visto bueno a su paso a producción, pues sería Ford quien correría con todos los gastos de su paso a producción. Sin embargo, Ford no le dió luz verde al proyecto y devolvió el prototipo, que simplemente fue aparcado. Así acabó el proyecto que pretendía -según el propio pliego de condiciones original- crear un deportivo con unas “prestaciones superiores a las de ningún vehículo disponible en el mundo”.

Teaser del modelo previo a su presentación en Amelia Island 2018.

No se sabe a ciencia cierta por qué Ford no aprobó el proyecto, pero se cree que pudo ser por su radical estilo, poco apto para un verdadero vehículo de calle, aunque tuviera un potencial enorme como vehículo de circuito (y para eso ya contaban con el proyecto GT40) y porque su precio le situaba cerca del GT40, costando más del doble que el Cobra más caro del momento.

Tras unos intensos trabajos de restauración que se han prolongado durante más de diez años, el único prototipo existente de este proyecto será expuesto en Amelia Island, el próximo mes de marzo, con motivo del Concours d’Elegance que se celebra puntualmente cada año justo antes de la llegada de la primavera.

Fotos: TheGentlemanDriver

Fuente: Hemmings

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto