¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La dirección de un coche: qué es, tipos, averías y mantenimiento

    El volante es el más visible, pero el sistema de dirección consta de más elementos.

    El sistema de dirección de un vehículo consta de un conjunto de mecanismos y tiene como función permitir al conductor dirigir las ruedas directrices de modo que este pueda controlar la trayectoria del mismo con precisión y sin esfuerzo.

    Para conseguirlo, el conductor maneja el volante, pero este es sólo uno de los numerosos elementos que conforman la dirección. El mencionado volante, va unido a la barra de dirección, que a su vez conecta con la caja de dirección. Esta es la encargada, finalmente, de transmitir el giro al eje de las ruedas a través de una serie de engranajes.

    En la actualidad, los volantes son mucho más que un simple aro con el que girar y, de igual modo, la barra de dirección ya no es la simple barra de antaño, sino que está formada por varios elementos que permiten una mejor direccionalidad, así como menor esfuerzo y protección en caso de accidente (al ser deformable).

    Un buen sistema de dirección debe proporcionar seguridad y fiabilidad, además de suavidad, precisión y capacidad de absorción de las irregularidades del terreno, permitiendo así al conductor no sufrir las consecuencias de las mismas y poder conducir justo por dónde necesita.

    Tipos de dirección

    En función de la complejidad, precisión o coste que el fabricante del vehículo pretenda conseguir, puede optar por diversos tipos de dirección:

    • Sistema de cremallera: cuenta con un piñón que gira hacia los lados sobre un riel dentado introducido en grasa, permitiendo así una mayor durabilidad. Es el más sencillo.
    • Sistema de bolas: este es más típico de vehículos pesados y utiliza esferas para suavizar el movimiento. Los engranajes son desplazados por una gran tornillo, que al girar sobre sí mismo los desplaza en el interior de una caja con un aceite muy viscoso denominado valvulina.
    • Sistema hidráulico: el motor se encarga de poner en marcha una bomba a través de su unión a la misma con una correa fijada al cigüeñal. Esta bomba acciona el mecanismo y dispone de un tanque encargado de distribuir el aceite impulsado por la misma.
    • Sistema electrohidráulico: Es muy similar al anterior, pero incorpora un motor eléctrico, que es el encargado de mover la bomba hidráulica. De ese modo, el motor no ve disminuida su potencia y permite el ajuste electrónico de la dureza de la dirección.

    Averías en la dirección

    El indicio más habitual de un problema en la dirección es que esta vibre, en cuyo caso es importante atajar el problema lo antes posible para no comprometer nuestra seguridad y la del resto de ocupantes de la vía.

    Por lo general, la vibración la detectamos una vez que el vehículo ha adquirido velocidad, creciendo dicho efecto a medida que vamos más rápido. Ello, además de hacernos sentir más incómodos y provocar pérdida de precisión a la hora de marcar una trayectoria, propicia que los neumáticos pierdan agarre al impedir que asienten correctamente sobre la calzada.

    El sistema de dirección incluye una barra deformable ante un impacto frontal.

    En muchas ocasiones, este problema no viene dado por el sistema de dirección en sí, sino por un desajuste de los neumáticos, que o bien cuentan con un desgaste irregular, o bien el equilibrado es defectuoso. Un buen modo de comprobarlo es ver si la dirección se mueve hacia uno de los dos lados al soltar el volante en un tramo recto y bien pavimentado.

    Además, el mimbreo de la dirección puede deberse a otras causas:

    • Soportes de la dirección dañados. La vibración se vuelve más notoria al girar.
    • Deterioro de los «Silentblocks», unos soportes de goma que tienen como función reducir el ruido y el movimiento de diversos elementos.
    • Aceite de la dirección deteriorado o insuficiente al no haber sido sustituido en su momento.

    Independientemente de la causa, lo mejor es acudir a un taller mecánico en el que verifiquen el problema y nos ofrezcan soluciones, pues no se trata de un problema que podamos dejar pasar a consecuencia de su poca importancia.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto