¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Lag Turbo: qué es, por qué se produce y cómo evitarlo

David Plaza
David Plaza
8 min. lectura
El turbo se instala ya en todo tipo de vehículos no solo en los deportivos. Imagen: Freepik

El Lag es uno de los efectos más típicos que podemos encontrar en los coches con turbo. Te contamos qué es y las razones que lo provocan, así como las posibles soluciones.

Actualmente, la gran mayoría de vehículos con motor de combustión recurren al turbo para incrementar su potencia y prestaciones sin tener que sobredimensionar los bloques.

Gracias al turbo, los motores actuales no necesitan cilindradas muy elevadas para proporcionar niveles altos de potencia y par motor. Sin embargo, muchos sistemas turboalimentados generan el famoso «Lag» del turbo.

Qué es el Lag del turbo

El turbocompresor aumenta la potencia de salida de un motor de combustión interna al forzar la entrada de aire adicional en la cámara de combustión.

Y, para conseguirlo, utiliza los gases de escape para hacer girar una turbina, que luego fuerza más aire en el motor, lo que resulta en más potencia. El Turbo lag o lag del turbo es un problema que afecta a los coches con motores turboalimentados.

Una medida muy habitual para reducir el retraso provocado por el turbo en la aceleración es recurrir a turbocompresores de pequeño tamaño y que sean más ligeros

En concreto, el Turbo lag es un retraso en la entrega de potencia del motor cuando se presiona el pedal del acelerador, debido a que el turbocompresor tarda en acumular presión de sobrealimentación.

Esto puede resultar en una aceleración reducida y una disminución general en el rendimiento.

Cuando aceleramos, el motor gana par mientras los flujos de gases de escape se aceleran. Una vez que estos han alcanzado una velocidad suficiente para impulsar el turbocompresor, el motor ofrece al conductor una aceleración súbita y relativamente brusca.

Por qué se produce el Turbo Lag

El retraso del turbo puede ser causado por varios factores, como el tamaño del turbocompresor, el diseño del sistema de escape, el desplazamiento del motor y otras variables.

El turbo se mueve por acción de los gases quemados, que hacen girar una turbina que está asociada a otra. Esta segunda tiene como función comprimir el aire que entra en la admisión del motor, pero acelerar ambas turbinas no es sencillo y, además, tienen un rango de funcionamiento efectivo limitado.

Turbocompresor Alanko compatible con vehículos del Grupo Volkswagen.

Por tanto, cuando la turbina del compresor gira a pocas revoluciones, no es capaz de comprimir el aire. Si el turbo no sopla en la cámara de combustión, no es posible inyectar combustible en grandes cantidades y, por tanto, tampoco es posible obtener altas dosis de potencia.

Por tanto, al pisar el acelerador, el conjunto de procesos en cadena que acaban con más caudal de aire dentro de la cámara de combustión, más potencia, más energía en los gases de escape y, por tanto, más energía para impulsar la turbina del turbocompresor, requiere un tiempo que conocemos como Turbo Lag o Lag del turbo.

¿Cómo reducir el lag de un turbo?

Una medida muy habitual para reducir el retraso provocado por el turbo en la aceleración es recurrir a turbocompresores de pequeño tamaño y que sean más ligeros. De ese modo, la inercia de las turbinas será menor y costará menos llegar a un punto en el que estas se aceleren para cumplir su función.

¿Qué es el Rolling Antilag?

Es una técnica utilizada para reducir el Turbo Lag que a menudo se usa en automóviles de alto rendimiento para aumentar la potencia de salida del motor.

El Rolling Antilag consiste en ajustar el acelerador, la sincronización de la chispa y el suministro de combustible para mantener los gases de escape fluyendo a través del turbocompresor en todo momento, incluso cuando no hay demanda de refuerzo.

Motor turboalimentado de un vehículo de alta potencia. Imagen: Freepik

Al hacer esto, reduce el retraso del turbo que se experimenta al acelerar desde bajas revoluciones o al pasar de bajas a altas revoluciones.

¿Cuál es la velocidad máxima de un turbo?

La turbina del turbocompresor suele girar a velocidades comprendidas entre 80.000 y 200.000 revoluciones por minuto (rpm).

Esto equivale a unas 30 veces más que las revoluciones por minuto a las que suele girar un motor convencional. Esto, unido a la intervención de los gases de escape, hace que el turbo trabaje a temperaturas muy elevadas.

Es una de las razones por las que los motores con turbocompresor utilizan el intercooler, que se encarga de reducir la temperatura del aire proveniente del compresor del turbo hasta unos niveles óptimos para su posterior entrada en los cilindros a través de las válvulas de admisión.

Consejos para evitar averías en el turbo

El fallo del turbo es un problema común que puede ocurrir en automóviles con motores turboalimentados. Y, si ocurre, ocasionará que el motor pierda potencia.

Pero evitar problemas en el turbo es relativamente sencillo siguiendo unos cuantos consejos de uso y conducción. Son los siguientes:

  • Evitar acelerones en frío, ya que el turbo no está bien engrasado en la fase inicial de uso.
  • No acelerar bruscamente en punto muerto para evitar un giro súbito de las turbinas.
  • Dejar funcionar el motor al ralentí durante al menos un minuto antes de apagarlo, permitiendo así que la turbina baje de revoluciones y el turbo se enfríe progresivamente.
  • De vez en cuando, conducir en marchas cortas y pisar con energía el acelerador en rampas para limpiar el sistema de admisión y escape de carbonilla.
  • Utilizar aceite de calidad y controlar su nivel y estado periódicamente.
  • Sustituir en el periodo aconsejado los filtros de aire y aceite.

Con estas prácticas sencillas, no sólo evitarás que el turbo se estropee y ocasione un importante gasto, sino que estarás cuidando el resto del motor.

Últimas noticias

¿Quieres saber más? No te pierdas estos artículos relacionados con el término turbo

Porsche patenta la reinvención del turbo3:51Novedades
por David Plaza4 min. lectura

Porsche patenta la reinvención del turbo

Pocas marcas han combinado de manera tan exitosa los motores atmosféricos con los turboalimentados. Ahora, Porsche quiere dar un paso adelante y reinventar un concepto que revolucionó el...