¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Qué es el intercooler y cómo funciona?

    5 min. lectura
    El radiador o intercooler de un vehículo dotado de dos turbos.

    Este elemento es esencial en los motores dotados de turbocompresor, pues este calienta el aire que recibe al comprimirlo. Para evitar que ello produzca una bajada de rendimiento, entra en escena el intercooler.

    Este elemento se sitúa entre el turbocompresor y la admisión del motor. No es más que un radiador aire-aire o aire-agua que tiene como cometido reducir la temperatura del aire proveniente del compresor del turbo hasta unos niveles óptimos para su posterior entrada en los cilindros a través de las válvulas de admisión.

    Por qué se calienta el aire en el turbo

    El turbo busca inyectar aire a mayor presión que la atmosférica en los cilindros, propiciando así un aumento de potencia sin por ello tener que recurrir a motores de mayor cilindrada, con lo que ello conlleva en cuanto a dimensiones, peso, consumo y emisiones contaminantes.

    Para lograrlo, sigue un proceso por el cual los gases de escape que han salido del cilindro a través de la válvula de escape hacen girar una rueda de turbina a cuyo eje va fijado otra rueda de compresor. Ambas comparten eje y, por tanto, giran a la misma velocidad. La de turbina es movida por los gases de escape que provienen del cilindro.

    En este vídeo podemos ver cómo funciona un turbo y el papel que juega el intercooler en el proceso.

    Ello propicia que, mientras los gases de escape que han movido la turbina salen de nuevo hacia el sistema de escape, el compresor aspira el aire proveniente del filtro de aire para comprimirlo y forzarlo a entrar a mayor presión en el cilindro por la válvula de admisión. Ese es el cometido del turbo.

    Pero, para que un motor con turbocompresor funcione correctamente, es necesario que ese aire, que se ha calentado al comprimirse adiabáticamente, sea enfriado. El intercooler se encarga de reducir la temperatura del aire proveniente del compresor para que llegue más oxígeno al cilindro, aumentando así el rendimiento de la mezcla.

    El aire sale del compresor del turbo a una temperatura aproximada de entre 90 y 120 ºC, perdiendo densidad y con ella la cantidad de oxígeno relativa en relación al volumen. Al haber menos oxígeno disponible para la combustión, el rendimiento de la misma y la potencia del motor disminuyen.

    Así funciona el intercooler

    La acción del intercooler consigue rebajar la temperatura del aire que proviene del compresor en unos 60 ºC, permitiendo un incremento de la potencia de entre un 10 y un 15%. Habitualmente, los intercooler son aire-aire, aunque algunos incorporan un chorro de agua que humedece el exterior para que se produzca mayor transferencia de temperatura al evaporarse el agua.

    El intercooler suele colocarse en el frontal del vehículo.

    El intercooler debe colocarse entre el turbo y la admisión del motor. En el caso de intercoolers de gran tamaño, este suele colocarse en la parte central del frente del vehículo para recibir la mayor cantidad de aire posible y así enviar este al colector de admisión a una temperatura muy inferior a la que tenía al salir del compresor del turbo.

    En modelos de menor tamaño, el intercooler también se puede colocar en los pasos de rueda del eje delantero. Obviamente, cuanto menor es la temperatura del aire exterior, más sencillo es el proceso de enfriamiento del aire por parte del intercooler, que en zonas calurosas y durante el verano toma una importancia vital para el buen funcionamiento del motor.